IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.73

21.85

Ciudadanos en la Educación

4 de diciembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

La educación michoacana, en múltiples aspectos, durante de años de abandono, corrupción y omisión ha acumulado rezagos e irregularidades impermisibles. A pesar de que las condiciones de nuestro sistema educativo resultan indignantes, nuestra participación como ciudadanos es muy escasa. De hecho, Michoacán se ubica en el último lugar nacional en la conformación de Consejos Escolares de Participación Social, indicador que señala que históricamente en nuestra entidad se han establecido Consejos Escolares en solamente tres de cada diez planteles educativos. Evidentemente, el voto de calidad en el debate educativo será la voluntad de los ciudadanos en cuanto a hacer valer el derecho a aprender de sus hijos, pero a la fecha la participación de los padres de familia en las escuelas continúa siendo escasa por múltiples factores.

Además de ello, lamentablemente se ha hecho una campaña negra en contra de la participación de los paterfamilias en los Consejos de Participación Social, tanto a nivel escolar, como municipal y estatal. Se ha atemorizado a los padres señalándoles mentiras rotundas que este tipo de organización social permite el ingreso a empresas y corporativos a hacer negocios a las escuelas, o que se con su presencia validarán que se privatice la educación. Todas estas falacias han sido invariablemente acompañadas de amenazas y acoso a padres e hijos que se atreven a desafiar las imposiciones y el discurso dicotómico que manejan los enemigos de la participación ciudadana organizada en las escuelas, quienes se mantienen en una postura de rechazo sistemático ante los Consejos Escolares de Participación Social, por considerarlas parte de la Reforma Educativa, a la que dicen oponerse. Sin embargo, hasta la fecha no ha habido una alternativa real para la participación ciudadana, a quienes reducen a ofrecerles marchar, movilizarse y emplantonarse con ellos, apologizando al absurdo el reiterado abandono de las aulas y el incumplimiento de los planes y programas de estudio, con sus respectivas evaluaciones, con lo que de facto operan una contrarreforma educativa que corresponde a una visión agotada del desarrollo educativo nacional y que solamente cimienta las infinitas posibilidades de que la corrupción continúe anidada en un sistema que debería de estar destinado a conformar a ciudadanos que transformen las falencias de nuestra entidad en ventajas competitivas, que aprovechen las áreas de oportunidad y los recursos existentes para que de mano del conocimiento y la innovación se logre consolidar el futuro próspero que todos anhelamos para nuestros hijos.

Podrían refutarse palabra por palabra todos los sofismas de quienes se resisten a abrir la puerta de las escuelas a los padres de familia, pero por ahora basta decir que la única manera de tomar control de un sistema  es estando dentro de él. Considerar intervenir desde afuera para limitar o para modificar un sistema resulta inefectivo y absurdo. Es una realidad que la Reforma Educativa ha abierto las puertas a la participación ciudadana en la educación, aunque también es importante reconocer, rescatar y aprovechar las experiencias previas de organización social en torno a la educación. Especialmente, vale la pena retomar la experiencia que data de 2009, año en el que se constituyó  el Consejo Consultivo y de Apoyo a la Educación en el Estado de Michoacán, un acierto que en aquel entonces tuvieron el Mtro. Leonel Godoy y la Mtra. Graciela Andrade, Gobernador del Estado y Secretaria de Educación en el Estado respectivamente, cuando iniciaron a brindar espacios a la participación ciudadana a pesar de que no eran obligados por normatividad alguna.

Son públicas las memorias de las sesiones de trabajo de ocho comisiones ordinarias y una especial, que reseñan acciones, propuestas, debate y resultados que se reflejaron en política pública educativa. Especialmente, se lograron establecer comités de transparencia en cuanto a recursos materiales, humanos y financieros, se difundió el padrón estatal de trabajadores de la educación y se realizaron proyectos de innovación educativa, así como se implementaron herramientas cualitativas para el análisis de la problemática educativa estatal, entre otros logros.

Lamentablemente, la transición gubernamental impidió el debido seguimiento a las acciones, ya que la sucesión de funcionarios que pudieron haber dado seguimiento a tal política de gobierno abierto no acertaron a realizar lo conducente y la falta de continuidad de la participación ciudadana limitó poder alcanzar mayores resultados.

Por todo lo anterior, resulta remarcable que la actual administración que encabeza el Ing. Silvano Aureoles haya decidido volver a abrir la puerta a la ciudadanía, en los términos que estipula la normatividad. Más aún, ahora se está dando un paso importante para refrescar el CCAEEM y adecuarlo a la legislación aplicable, transformándolo en el Consejo Estatal de Educación, hecho que se verá consolidado en breve.

El ejemplo debe cundir entre los ayuntamientos y las comunidades escolares. A la fecha, más de un centenar de municipios michoacanos no cuentan con su Consejo Municipal de Participación Social en la educación, por lo que hay que realizar lo propio. Análogamente, es necesario también lograr que todas las escuelas reciban el  respaldo gubernamental para que los padres de familia recobren la confianza y participen en la gestión escolar.

Esto no es trivial, la nueva normatividad en materia de participación social en la educación implica un cambio paradigmático, ya que la escuela deja de ser administrada exclusivamente por servidores públicos y con ello, de ser concebida como una caja negra en cuanto a su administración, facilitándose la participación de los progenitores y tutores de los estudiantes  en términos y condiciones más amplias que las que las asociaciones de padres de familia tradicionales permitían.

Es un hecho que el pasado 1 de diciembre se dio un paso importante en cuanto a la participación social en la educación michoacana, ya que el Consejo Consultivo y de Apoyo a la Educación en el Estado de Michoacán se reactivó con miras a refrescarse y transformarse. Se destaca que el Ing. Silvano Aureoles haya presidido la sesión ordinaria y que se haya tenido el tino de invitar a ciudadanos, a maestros, padres de familia y estudiantes, además de los miembros ya definidos.

Con la inercia que se está alcanzando, resta que hagamos todos nuestro mejor esfuerzo por lograr que  en cada comunidad escolar michoacana los estudiantes y maestros sean arropados por los padres de familia, sociedad civil y gobierno. Nuestra participación es imprescindible para lograr la impostergable transformación del sistema educativo que merecen los hijos de Michoacán.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

 

Comparte la nota

Publica un comentario