IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Educación: Cúpulas con “Pedigrí”

10 de julio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Los estudios y comparativos internacionales señalan concluyentemente que en el ámbito educativo mexicano no hay falta de inversión, sino una muy mala aplicación de los recursos, que está generando pérdida de competitividad, pobreza, migración y toda clase de enfermedades sociales.

La pregunta evidente es qué sucede con los miles de millones de pesos que los mexicanos dedicamos a nuestro sistema educativo, ya que no surten el efecto debido, porque los alumnos llegan a la escuela sin desayunar, se padece rezago educativo, deserción escolar, reprobación, el analfabetismo, las escuelas de palitos y las faltas de equipamiento, a la par que maestros ejemplares pero mal pagados a la orden del día. Los síntomas están a la vista, son lacerantes e inaceptables.

La reciente tragedia económica griega se puede explicar perfectamente a través del gasto excesivo que han realizado en aquél país durante los últimos años, lo cual puede brindar lecciones a una entidad como Michoacán de Ocampo, que depende para ejercer su gasto en un 95 por ciento de las participaciones federales y se encuentra endeudado por más de treinta mil millones de pesos, principalmente debido al abisal boquete financiero que genera el sistema educativo michoacano.

Si revisamos el gasto educativo michoacano, encontramos que más del 95 por ciento de los recursos destinados a este ámbito se ejercen en nómina, lo cual contrasta con el discurso de la disidencia magisterial que señala que los salarios de los maestros están precarizados.

Al revisar la distribución de los salarios de los trabajadores de la educación que tienen plaza federal y que son transparentados debido a las reglas de operación del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) encontramos que en Michoacán se incumple definitivamente el precepto social y laboral que señala que “a trabajo igual, salario igual”, ya que coexisten en la nómina educativa realizando funciones similares docentes que apenas ganan de uno a cinco salarios mínimos y otros privilegiados que por ser de linaje sindical o ser hijos de familia de funcionarios educativos cuentan con ingresos que los sitúan en el diez por ciento de los michoacanos con mayores percepciones, sin que haya fundamento ni motivación alguna para que esta desigualdad se perpetre en el ámbito educativo.

Increíblemente, hay familias que tienen tres generaciones simultáneamente cobrando de la SEE, donde abuelos, padres e hijos permanecen firmemente asidos de los recursos, sin que alguien pueda explicar transparentemente cómo ingresaron al servicio profesional docente. La visión patrimonialista de las plazas docentes es transgeneracional.

Más aún, estas elites muchas veces no solamente cobran verdaderas pequeñas fortunas conjuntamente con su progenie, sino que se comisionan a realizar funciones administrativas y perciben salarios muy superiores a los que los jefes de departamento, subdirectores o incluso directores de área llegan a cobrar mensualmente.

Los escándalos recientes a nivel nacional respecto a los ingresos de los líderes más visibles de la CNTE en las secciones de Oaxaca, Chiapas, Guerrero, D.F. y Michoacán son la punta del iceberg, ya que a pesar de que es fácil probar que no realizan labores frente a grupo, no son ellos quienes más salario perciben en sus respectivas entidades federativas. Basta señalar que en Michoacán, el líder de la Sección XVIII de la CNTE percibió 170 mil 841.06 pesos durante el periodo de enero a marzo de 2015, de acuerdo con el portal de transparencia del FONE. Pero por encima de él, hay todavía más de cuatro mil personas que cobran más salario, restando comprobar si ellos también efectivamente devengan lo que cobran.

Los jerarcas de la CNTE son solamente la punta del iceberg. Aunque se pueda señalar que cobran sin devengar su salario, justo es decir que su propia limitación en cuanto a formación académica y obtención de cédulas profesionales les impide lograr mayores percepciones mensuales. Sin embargo, es claro que hay abusos mayores entre quienes se dicen preparados, entre quienes obtuvieron una maestría, un doctorado o un nivel alto en la malograda Carrera Magisterial, quienes se encuentran supuestamente formando formadores o entre quienes se dicen asesores de la SEE.

Asimismo, entre quienes se encuentran con funciones directivas y de supervisión, ya que ahí están los nombres de quienes están cobrando salarios altísimos, digamos que de al menos un millón de pesos anuales. Si revisamos el listado del FONE encontraremos al menos a 544 personas que cobran esas cifras en Michoacán. Sí, podría perfectamente replicarse en la entidad la denuncia contra las cabezas visibles de la Sección XVIII de la CNTE que presentó Mexicanos Primero recientemente respecto a las estentóreas irregularidades laborales de Rubén Núñez, líder de la Sección XXII de la CNTE, en Oaxaca, aunque en justicia hay que decir que este ejercicio podría alcanzar a todos aquellos que simulan trabajar.

En Michoacán la ausencia de rectoría educativa muy probablemente es también el mismo tema. La calidad moral de los funcionarios está en entredicho cuando ellos mismos forman parte de las redes de corrupción. ¿Cómo puede un alto servidor público fincar responsabilidades a un trabajador de la educación cuando él mismo cobra varios sueldos a la vez sin devengarlos, incurriendo en flagrante incompatibilidad laboral? Es de esperarse que alguien que tiene varias responsabilidades sienta el compromiso multiplicado y responda con mayor dedicación y capacidad ante los retos que le impone la multiplicidad de funciones.

Sin embargo, ante tales circunstancias lo normal es que los funcionarios se dediquen a sobrellevar la bonanza, a enriquecerse y a cobrar puntualmente sus múltiples cheques. En lugar de que ejercer varias actividades profesionales y sociales les permita generar sinergias y potencie su desempeño, los privilegios que brinda ser servidor público pareciera opacar su voz e impedirles fungir debidamente, cumpliendo y hacer cumplir la ley.

Las cúpulas con pedigrí sanguíneo, afectivo o de amistad son el verdadero mal de la nómina magisterial michoacana y están presentes en la CNTE y las demás fracciones sindicales, a lo largo de la plantilla de personal de la SEE e incluye a funcionarios de todos los niveles de la misma. ¡Ya basta!

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario