IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Educación michoacana: cómo vamos

22 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

El día de ayer, Mexicanos Primero realizó la primera rueda de prensa semestral de evaluación de los Diez Compromisos por la Educación Michoacana con Inclusión y Calidad, impulsados por Mexicanos Primero en conjunto con otras 125 organizaciones de la sociedad civil y que fueron  suscritas por los seis candidatos a gobernador en mayo de 2015 y posteriormente ratificados por el Ing. Silvano Aureoles Conejo, gobernador electo; quien en continuidad a los mismos ha mencionado reiteradamente durante su periodo de gobierno que la educación es una de las tres principales prioridades de la administración que encabeza.

Durante la presentación que realizaron el Dr. Claudio X. González Guajardo, el Mtro. Alejandro Ramírez Magaña y el Mtro. David Calderón Martín del Campo, presidente, vicepresidente y director general de Mexicanos Primero, respectivamente, se destacó una evaluación del avance conseguido en torno los diez compromisos citados durante este periodo gubernamental, la cual estuvo  basada en las evidencias y resultados logrados por el sistema educativo estatal.  Basados en lo anterior, cabe destacar que no se logró obtener una sola evaluación satisfactoria o semáforo en verde.

En cambio, seis puntos obtuvieron una calificación amarilla, que fueron los siguientes: ciclos escolares completos; equidad en la educación; aplicar las evaluaciones de los alumnos; formación inicial y normales; rendición de cuentas en las escuelas y la implementación de un sistema de quejas y sugerencias para la ciudadanía.

Con especial cuidado se debe de analizar y resolver la situación de cuatro puntos del decálogo, que por la situación en que se encuentran fueron evaluados en rojo,  a saber: el concurso de todas las plazas docentes; la evaluación de desempeño docente; transparentar y depurar la nómina magisterial; así como la implantación de un sistema de información y gestión educativa.

Más allá de los resultados particulares de este ejercicio ciudadano que se estará repitiendo cada semestre, es importante tener una visión constructiva y proactiva. No olvidemos que a pesar de lo que pudiera señalarse en temas específicos, la educación michoacana es el pilar más sólido con que cuenta la edificación del desarrollo de nuestra entidad. A pesar de todas las dificultades que ha padecido, continúa siendo el mejor motor de competitividad, de crecimiento económico de distribución del ingreso y de movilidad social con el que contamos. Por ende, merece toda nuestra atención y nuestro esfuerzo más denodado para que se encuentre en plena operación, contribuyendo a que los sueños y aspiraciones de cada generación que emerja, encuentre en el Michoacán contemporáneo su respectivo sendero para lograr trayectorias ejemplares y exitosas de vida.

Si bien es cierto, muchos indicadores no nos han favorecido históricamente, la educación michoacana es la mejor de las inversiones que podemos realizar para lograr construir un mejor porvenir para todos.  Es el momento de construir consenso en ello y poner manos a la obra. No bastan las buenas intenciones ni el discurso, que no han logrado generar las condiciones para elevar el estado de la educación en Michoacán a la media nacional, sino que más bien han servido de parapeto para actos de corrupción y omisión que son del dominio público.Hoy más que nunca, la situación requiere de un gran esfuerzo colectivo para lograr superar las enormes brechas que se han acumulado durante décadas. Especialmente, vale la pena subrayar que Michoacáncuenta con las condiciones para levantarse de la situación educativa que nos coloca en los últimos lugares en los indicadores educativos nacionales.

En especial, exponer las condiciones de nuestro sistema educativo a contraluz de un esfuerzo que realizaron 126 organizaciones de la sociedad civil en mayo de 2015 es un proceso que merece seguimiento, porque es un proceso invaluable que emana de la sociedad civil con el exclusivo afán de poner a la educación michoacana primero, por lo que debe verse esta expresión libre y espontánea de las organizaciones ciudadanas como un parámetro de excelencia que anhela nuestra gente.

No olvidemos que durante muchos años, la catástrofe educativa michoacana fue ocultada a la sociedad, se  trataron de encubrir situaciones inaceptables, pero con el esfuerzo de muchos ciudadanos, ha aflorado a la luz la verdadera situación en que nos encontramos. Partiendo de este diagnóstico que hoy se conoce y es sabido,  es tiempo de que no retrocedamos, de que valoremos el momento histórico educativo estatal al que hemos arribado y reconozcamos que este proceso merece seguimiento y arropamiento para lograr en menos tiempo los resultados que Michoacán requiere para  que en la entidad existan las mejores condiciones de desarrollo.

Especialmente, el haber conformado el Consejo Estatal de Participación Social en el Estado es un paso importante que da la actual administración estatal en pro de un gobierno abierto, ya que simultáneamente establece rutas firmes para contar con mayor transparencia y acceso a la información, a la par que colaboración horizontal  y participación ciudadana, por lo que tenemos la posibilidad de contar como ciudadanos con espacios de expresión  propositiva y de interlocución directa con la autoridad, que a su vez debe garantizar que este organismo sea  lo suficientemente robusto para superar la resistencia que pudiese existir para lograr su plena operación.

Es importante señalar que ya conociendo cómo vamos en el sistema educativo estatal, a pesar de los semáforos en amarillo y en rojo, resulta claro que hoy en Michoacán hay mejores condiciones que nunca, al menos en este siglo XXI, para lograr resultados de alto impacto en nuestro sistema educativo. En múltiples comunidades de aprendizaje se asoman los casos de éxito. Hay maestros heroicos, padres de familia que realizan esfuerzos extraordinarios para garantizar la mejor herencia que pueden legarle a sus hijos: una educación de calidad.  Hay estudiantes de excelencia que enaltecen el nombre de Michoacán en certámenes académicos nacionales e internacionales, que son el ejemplo viviente de que el contexto no es pretexto. Hay funcionarios comprometidos y que están haciendo su trabajo. Hay comunidades de aprendizaje que realmente funcionan como tales. Es el momento de centrar la atención en las personas que hacen que la educación de calidad suceda en Michoacán. Nunca más les dejemos en el aislamiento ni en la casuística, reivindiquémosles, redimensionémosles y articulémosles para contar con un sistema educativo transformador. Aprovechemos las fortalezas humanas y materiales con que contamos, para integrarles y tomarles muy en cuenta en la construcción de una mejor educación michoacana.

Depositemos nuestro esfuerzo esperanzado en la formación integral de nuestras generaciones jóvenes, estableciendo y logrando metas en cada uno de los indicadores educativos. Si no construimos ahora, podríamos estar dejando pasar una oportunidad histórica de aprovechar el escenario presente.

En suma, en Michoacán,  la sociedad civil organizada seguiráluchando continuamentepor la educación que merecen nuestros niños y jóvenes, expresando propuestas de política pública, constructivas, apegadas a la normatividad y a los derechos de todos los involucrados, conformando ahora una sociedad futura que brinde lo mejor de sí para que nuestro sistema educativo alcance las altas expectativas que más de dos millones de padres de familia depositan cada mañana al dejar a sus hijos en las escuelas de la entidad.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario