IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 20 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Evaluando ganamos

27 de noviembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Una vez realizada la evaluación del desempeño profesional docente el  domingo 22 de noviembre en Michoacán y habiéndose dado el primer trascendental paso para lograr la legalidad en el ámbito educativo en una entidad federativa que enviaba mensajes de insularidad y de secesión desde hacía años, vale la pena reflexionar al respecto.

Debido a que fue una medida estipulada en la ley, largamente anunciada, varias veces pospuesta y sumamente polémica, tuvo los reflectores encima y fue altamente politizada su aplicación. Como en una partida de ajedrez, hubo en varios flancos escarceos tácticos durante la víspera de la jornada evaluativa, por parte del Gobierno del Estado y de la CNTE, los cuales no pasaron a mayores. Como muy pocas veces en la historia de nuestra entidad, hubo un inusitado pronunciamiento de los líderes de opinión locales en torno a la evaluación del desempeño docente, por lo que todavía algunos días antes, había un pronóstico relativamente reservado en torno al éxito de la misma.

Es muy importante que con la confianza ganada el domingo pasado por parte de la autoridad establecida, se aproveche la renovada inercia  y se emprendan retos para regularizar los enormes rezagos que datan del siglo pasado en materia de construcción y mantenimiento de infraestructura educativa, así como el abatimiento del rezago educativo y especialmente el flagelo del analfabetismo, que aún se anida en cientos de miles de coterráneos.

Simultáneamente, el Estado mexicano y la sociedad en general deben desmantelar por todos los medios la campaña de desinformación y amenazas que han emprendido los enemigos de la evaluación, quienes se empeñan en denostarla fabulándole un carácter punitivo que no tiene. Recordemos que aún faltan muchos maestros por ser evaluados, por lo que el reto estriba en que la cultura de la evaluación debe arraigarse, asumirse como tal y darle seguimiento en todas las esferas de lo público, porque nos permitirá diagnosticar, comparar, retroalimentar, corregir, correlacionar y predecir los fenómenos sociales y gubernamentales que se susciten.

Es también de reconocerse que a pesar de las reiteradas amenazas de confrontación proferidas durante meses,  la propia dirigencia de la Sección XVIII de la CNTE supo establecer límites y no emplear como carne de cañón a su militancia. Incluso, por las señales enviadas en la víspera de la jornada evaluativa, sabedores de que la CNTE a última hora sabría guardar respeto y paz el domingo 22 de noviembre, prácticamente enfrente del plantón que instalarían, los trebejistas michoacanos realizaron un torneo de ajedrez masivo, que convivió con los transeúntes militantes de la CNTE sin que ocurriese incidente alguno. Con esto, esperemos que la oposición pacífica de este grupo sindical sea el principio de la construcción de consensos en los que el bien mayor, el desarrollo educativo de los niños y jóvenes michoacanos, sea el que prevalezca sobre cualquier postura parcial.

Por lo anterior, puede afirmarse que fue un éxito la evaluación docente, ya que el Gobierno del Estado ratificó su compromiso de campaña y la palabra empeñada de nuestro gobernador durante todo su mandato, por lo que no solamente preserva incólume su bono democrático ganado en las urnas, sino que consolida su autoridad para ser empleada en subsecuentes acciones. La CNTE abre espacio para que con esta nueva actitud de respeto a terceros pueda convertirse en un movimiento del Siglo XXI, civilizado y renovado, que haga valer su derecho a disentir respetando a los demás, mientras que los maestros se ven fortalecidos, reivindicados y reconocidos como tales al dar esa muestra de enorme valentía, civilidad y ejemplaridad al romper la polémica y demostrar que son capaces de generar un cambio paradigmático. Gracias a ellos se está gestando la ruptura de la subcultura de la insularidad y con ello Michoacán realiza un histórico intento formal por engancharse a la locomotora del desarrollo educativo nacional.

 

No perdamos de vista que la meta fijada para 2016 es de más de 20 mil docentes a evaluarse. Es un gran reto que será conseguido solamente con la participación de todos los michoacanos. Especialmente, tengamos en cuenta que cada docente que se evaluó este domingo fue uno arrancado de las manos de las garras de las redes de corrupción, por lo que debemos arroparlos y velar porque no sean víctimas de la campaña de odio y venganza que ha sido montada para castigarles por su osadía de romper la hegemonía de quienes se sentían dueños de la educación estatal. Desde las bases que conforman los grupos magisteriales y desde la sociedad civil, se pueden desmontar estas estructuras fácticas y comenzar a transitar por la legalidad. Si los líderes de la CNTE saben leer adecuadamente los signos de los tiempos y abren paso a acuerdos y a la participación horizontal de sus bases, tienen la oportunidad de ser recordados como demócratas, logrando la unidad del magisterio y la construcción de acuerdos de largo aliento.

Asimismo, para que sigamos ganando evaluándonos, es necesario que la Federación continúe respaldando estrechamente al gobierno del estado, desde todas las dependencias posibles y de la manera más transversal posible para lograr revertir los enormes rezagos que nuestra entidad ha acumulado durante décadas de olvido y mal gobierno. Especialmente, todos aquellos temas que implican que existan marginados del progreso deben resolverse a la brevedad. Es una profunda injusticia que continúen más de trescientos mil coterráneos sumidos en el analfabetismo y más de un millón y medio de personas mayores de quince años sin concluir la educación básica. Si se logran solucionar esos enormes obstáculos para el desarrollo integral estatal, se estarán dando pasos firmes para abatir toda clase de resistencias.

Pero muy especialmente, es pertinente que se rescate al maestro de base michoacano del olvido, de la desinformación, de toda clase de amenazas y agresiones. En la medida en que el sistema educativo de nuestra entidad sea considerado un buen lugar para trabajar por parte de los docentes, en donde tanto el gobierno como la entidad sean garantistas y generosos en reconocer y estimular a quienes educan a los hijos del pueblo, podrá pensarse en una reforma educativa de gran calado, sostenible y transformadora.

La madurez alcanzada después de esta prueba de fuego debe servir para que se logre que prevalezca la legalidad, la calidad y la inclusión en todas las escuelas michoacanas, sin distingos. Que así sea.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario