IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Los perfiles para la educación michoacana

18 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Se acerca el momento de realizar el relevo institucional en la Secretaría de Educación en el Estado y una preocupación que reside en los interesados en el desarrollo educativo estatal es la conformación del gabinete educativo. No se trata solamente del reto de delegar el bono democrático obtenido en las urnas en un gran secretario de educación, sino de conformar un equipo de trabajo virtuoso en la estructura de la SEE, en donde las ciento cuarenta personas que la componen recibirán la encomienda  de cumplir y hacer cumplir la normatividad aplicable, gobernar con enorme efectividad y austeridad, elevar los indicadores educativos y resarcir el enorme rezago que padecen millones de michoacanos en estos ámbitos. Por lo anterior se requiere que los perfiles de quienes conformarán la SEE sean excepcionalmente altos, en cuanto a experiencia, probidad, formación académica, compromiso con la aplicación de la ley y luchar por el derecho a aprender de los niños y jóvenes michoacanos por encima de intereses sectarios e incluso sobre posibles contraórdenes que llegase a recibir.

Sin embargo, lograr el ideal no se visualiza fácil. Actualmente la CNTE desafía a la autoridad, chantajea y amenaza al gobernador electo Silvano Aureoles con el perfil del próximo secretario de educación, ya que en palabras de su Secretario Técnico “A”, la CNTE se movilizará en caso de que sea designado al frente de la SEE alguien  que haya tenido un historial de confrontación con el magisterio en Michoacán. En pocas palabras, si no tienen otro secretario de educación a modo y su equipo incluido, protestarán y harán los desmanes de siempre, hasta lograr tener funcionarios doblados a sus pies.

Ante tan francas y trilladas amenazas al próximo titular del Poder Ejecutivo Estatal es obligado alzar la voz: ¡Michoacán no merece más funcionarios, despachos, contratistas ni asesores de ninguna índole con antecedentes de amasiato con la CNTE ni facción sindical alguna, porque incumplirán y harán incumplir la ley! Especialmente, se requiere que no lleguen a ocupar cargo alguno en la SEE personajes que han estado asociados en sus cargos públicos previos con entregas ingentes de recursos a grupos de choque o fracciones sindicales, ya que difícilmente aquellos que ya probaron las mieles de la connivencia con los grupos fácticos podrán lograr resultados diferentes.

Sería inaceptable que se nombrase a algún funcionario en la SEE tan solo por “ser bien visto por los sindicatos”, o que se repartieran cuotas de poder entre las fracciones sindicales, como reconoció haberlo realizado el aún secretario de educación Armando Sepúlveda, con los resultados que son del dominio público.  No olvidemos que los funcionarios gobernarán la educación michoacana, no a las fracciones sindicales.

Más aún, resultaría tenebroso considerar que la SEE fuese una vez más una concertacesión con algún grupo político, una cuota de mal llamada gobernabilidad. Hoy más que nunca se requiere que quienes gobiernen desde la SEE el sistema educativo estatal tengan la capacidad de actuar a fondo y remover las estructuras corruptas, innecesarias, ilegales  y obesas de la SEE, realizando la urgente reingeniería  administrativa que requiere la mencionada dependencia. En la medida en la cual se conforme a un equipo de profesionales dispuestos a transformar la educación michoacana, el Gobernador electo demostrará que tiene verdadera voluntad de cambiar el sentido e inercia del sistema educativo estatal.

Si por el contrario, el gabinete educativo en su actuar resulta permisivo, intenta agradar y dar gusto al insaciable metabolismo de las cúpulas que tienen a Michoacán de rodillas, estará engrosando el número de funcionarios cuyas intenciones y promesas fueron llanamente fallidas. Es este el mejor momento para que se aprenda de las lecciones de lo acontecido en Oaxaca y se demuestre que el próximo titular del Poder Ejecutivo Estatal no negociará la aplicación de la ley ni compartirá la toma de decisiones con quienes desean que Michoacán sea una ínsula en la que se maleduque a los niños y jóvenes con una retardataria contrarreforma  que es solamente el parapeto de las verdaderas intenciones de acrecentar su poder, su control y de seguir expoliando los recursos que deberían ser para desarrollar a Michoacán a través de la educación de nuestro pueblo.

Es fundamental el arropamiento institucional que requerirá el Secretario de Educación en el Estado para realizar una labor acorde a las expectativas, ya que el ingresar a reordenar una de las dependencias más corruptas de Michoacán y del país. Por ejemplo, requerirá un enorme respaldo jurídico; lograr consolidar una auténtica reingeniería al interior de la SEE incluyendo los documentos normativos y reglamentos; la aplicación de la normatividad educativa con consecuencias para los infractores; implementar un  programa de desarrollo organizacional que incluya la conclusión de manuales de procedimientos y la implantación de un sistema de gestión de calidad certificado bajo la norma ISO en los procesos sustantivos de la SEE; establecer un control interno efectivo e incorruptible, que implicará la realización de una auditoría en cuanto a recursos materiales e inventario, respecto a obra e infraestructura, en cuanto a las actuaciones administrativas de los servidores públicos predecesores y finalmente, financiera, lo cual pudiera derivar en el fincamiento de responsabilidades a los servidores públicos que hayan actuado indebidamente, lo que implicará la implantación efectiva de un sistema de recepción de quejas y seguimiento a las mismas hasta su debida resolución, contando con contraloría ciudadana en plena operación.

Por lo pronto, que el propio representante sindical de la Delegación D-III-6, el profr. Juan Manuel Macedo Negrete declare que hay más de 700 personas trabajando en las oficinas centrales que nadie conoce, que no se sabe qué están haciendo es signo inequívoco de que hay una mayoría apabullante de michoacanos que queremos un cambio en el sistema educativo estatal, partiendo de que los mismos actores que fueron partícipes de la crisis difícilmente generarán un nuevo comienzo. Los resultados que aporte la nueva administración ante el reto que entraña la educación michoacana le colocarán una marca indeleble, que debe  por todos los medios asegurarse que sea positiva y trascendente.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter: @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario