IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 16 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

20.29

21.48

Maestros profesionalizados para Michoacán

12 de febrero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

En un conocido hotel de la Ciudad de México, el pasado martes 9, la organización Mexicanos Primero presentó a nivel nacional el reporte “Prof”, cuyo objetivo es difundir el estado de la formación inicial y continua de los maestros mexicanos, realizando una serie de recomendaciones al respecto, con la finalidad de que los tomadores de decisiones en torno al tema orienten la política educativa hacia el logro cabal de la misión de los docentes del país. Entre el auditorio estuvieron presentes activistas y líderes de organizaciones de la sociedad civil, senadores, funcionarios federalesde la SEP y de la DGESPE, de la Secretarías de Educación, destacándose la presencia de la Dra. Silvia Figueroa Zamudio, secretaria de educación en el estado de Michoacán y su equipo cercano de colaboradores. Indudablemente, el mensaje del reporte presentado llegó a los actores que pueden realizar el cambio. El nombre del documento presentado no es casual, ya que además de ser el apelativo con el que millones de alumnos denominan a sus maestros,  también evoca palabras de enorme y profundo significado tales como profesionalización, profesión, profesar, entre otras, que nos brindan la noción de responsabilidad, de laboriosidad, de experticia, de diligencia y devoción que son intrínsecas al ejercicio del magisterio.

Es del dominio público que nuestra nación no obtiene los mejores resultados en los indicadores educativos. También, que la competitividad de nuestro país está muy por debajo de lo que podría esperarse de acuerdo con la dotación de factores, por la cantidad de población o por el tamaño de nuestra economía, debido a la pobreza imperante, a la desigualdad en el ingreso y a la corrupción. Es un hecho que lograr que México se mueva en la dirección correcta requiere forzosamente de profesionistas competentes e innovadores, de clase mundial, para hacer frente a resolver los atavismos que a la fecha ralentizan nuestro desarrollo, a la par que lograr que nuestra fuerza productiva confeccione y brinde los productos y servicios con alto valor agregado que atraerán recursos de todas las latitudes, que nos permitirán lograr otros estadios de desarrollo.

Todas las aspiraciones señaladas anteriormente se encuentran depositadas en las manos de los maestros, quienes son los escultores de los profesionistas que realizarán el cambio estructural de nuestra nación. Tienen como ningún otro gremio, la posibilidad de lograr en solamente una generación una transformación de largo plazo de nuestro país. Sin embargo, esto no ha sucedido como podría esperarse, debido a que de acuerdo con las circunstancias presentadas en estudios sobre docencia como TALIS, elaborado por la OCDE,  se ha encontrado que los maestros mexicanos no son debidamente formados ni tienen las mejores condiciones para hacer frente a los retos que el propio ejercicio de su profesión les impone.

El estudio Prof, evidencia que la formación docente en el país se encuentra desenfocada del aprendizaje,  en donde el estudio en las escuelas normales, que es la primera etapa del aprendizaje profesional para los maestros,  no alcanza en general el cumplimiento del mínimo esperado, que además adquiere un énfasis aún más crítico para los profesores que atenderán a su vez la escuela primaria intercultural bilingüe. Esto gravita de tal manera y se acumula durante el ejercicio profesional, a tal grado que a pesar de que casi todos los maestros en servicio participan de alguna manera en actividades de desarrollo profesional, una alta proporción de los mismos se sienten “poco preparados” justamente en dichos contenidos.

Asimismo, se muestra que el Estado mexicano ha sido incapaz de lograr que los planes y programas de estudios de las escuelas normales hagan sentir desactualizados a sus recién egresados, cuando debería ser exactamente lo contrario. La formación inicial es entonces, impertinente y aisladora, ya que mientras se inmiscuyen en los procesos que marcan los planes y programas de estudio de las normales, pierden vinculación con la realidad de las comunidades de aprendizaje, lo cual apenas se remedia mediante las prácticas profesionales.

Más aún, al ser la educación “normal”, se ha tendido a la verticalización de los planes y programas de estudio, por lo que ello conlleva intrínsecamente simulación al carecer de un contexto regional, a la par que propicia el individualismo, al evitar que los maestros en formación adquieran competencias para trabajar en equipo, compartiendo información entre pares, o aprovechando la experiencia de los maestros con mayor antigüedad que pueden fungir como tutores, pero cuyos saberes se desperdician por las falencias de la formación inicial docente.

A partir de ahora, es un hecho que la política de formación inicial y continua de los docentes debe de estar subordinada a las necesidades educativas de las nuevas generaciones, a las cuales debe de responder ágil y efectivamente.  El mensaje de “Prof” es contundente y debe ser escuchado e implementado por parte de quienes formulan y ejecutan la política educativa en el país.

Es con los maestros como nuestra nación habrá de recuperar la cultura del aprendizaje, que en su historia ha tenido destellos en medio de una noche oscura. A través de la posesión de la luz del conocimiento, sin duda México podrá transformar la realidad que nos embarga hoy, podremos desmantelar el oxímoron que constituye la coexistencia de nuestro crecimiento económico respecto a la pobreza, desigualdad e ignorancia que prevalecen entre amplísimos sectores de nuestra población.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario