IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Mejorando la Evaluación Docente en Michoacán

4 de marzo, 2016

admin/La Voz de Michoacán

El anuncio de los resultados de la evaluación docente por parte de la SEP fue un paso importante para que la sociedad mexicana conozca más a fondo este importante proceso, que ha estado salpicado por la polémica y la desinformación, pero cuyos datos duros son invaluables, ya que permitirán contar con un primer diagnóstico nacional objetivo acerca de aspectos del desempeño de los maestros y directivos en servicio -de educación básica y media superior- que participaron en el proceso.

Es importante recordar que la primera evaluación del desempeño docente obligatoria en la historia del país se llevó a cabo el año pasado para el primer contingente seleccionado, con la participación de 134 mil 140 maestros y directivos adscritos a las 32 entidades federativas. Los resultados nacionales del proceso mencionado muestran que los docentes y directivos evaluados se distribuyeron en estos porcentajes según su nivel de logro: Insuficiente: 15.3 por ciento; Suficiente: 36.2 por ciento; Bueno: 40.5 por ciento y Destacado: 8 por ciento.

Ante estos resultados, la exigencia ciudadana que realiza la organización Mexicanos Primero a la Secretaría de Educación Pública se reseña en cinco puntos, a saber:

  1. Que mejore el diseño y la implementación de la Evaluación Docente para este año y los subsecuentes. No pasemos por alto el hecho inaceptable de que un grupo importante de maestros de todo el país, dispuestos a participar en la Evaluación Docente fueron amenazados, hostigados o bloqueados; sufrieron numerosos problemas técnicos en el proceso, así como cambios de último momento por parte de las autoridades y la publicación tardía de las convocatorias. Todo ello dificultó la participación de maestros y directivos en el proceso de Evaluación y debe ser corregido. Estos incidentes se presentaron de manera exacerbada en Michoacán, por lo que se debe enfatizar la resolución de la problemática reseñada en ulteriores procesos evaluativos.
  2. Que se publiquen los resultados de la evaluación, maestro por maestro, para su verificación y monitoreo de parte de los padres, como lo señala el artículo 65, fracción VI de la Ley General de Educación y los ciudadanos, en un formato accesible para cualquier interesado. Así mismo, es imperativo que se entregue información personalizada a cada profesor, que constituya una retroalimentación completa de su proceso individual de evaluación, con el propósito de que ellos mismos exijan que la propuesta de formación responda a las fortalezas y oportunidades detectadas por sí mismos. Es importante recordar a la SEP que el pleno del Instituto Nacional de Acceso a la Información, en cumplimiento de las sentencias del Poder Judicial R.A. 114/2014 y 1174/2013, determinó que la asociación del nombre del docente evaluado con sus respectivos resultados son datos personales pero que “envuelven una relevancia pública y por ello este tipo de información no debe ser susceptible de confidencialidad” (Resolución INAI 4638/12 BIS), por lo que no deben de ser omisos en la difusión de las bases de datos completas.
  3.    Que se implemente un sistema de formación docente que conecte las necesidades de los maestros con la formación inicial y continua, orientada al aprendizaje de los alumnos. Los catálogos de cursos y actividades formativas deben ser públicos y sujetos a verificación en su operatividad, costo y eficacia, por parte de los ciudadanos y de los mismos maestros. Asimismo, la tutoría debe asegurarse como una actividad que no admita simulación, insuficiencia de personal asignado a la tarea, ni falta de preparación o motivación en los maestros designados para acompañar a sus colegas en el reforzamiento estipulado.
  4. Que se concreten las conclusiones de las consultas pasadas y las programadas para este año sobre la educación normal y la formación inicial de maestros, de manera que el plan que se proponga el próximo lunes 7 de marzo, según lo anunciado por la SEP, constituya un auténtico compromiso compromiso de que todas las escuelas normales autorizadas tomarán una verdadera dimensión de instituciones de educación superior de alto desempeño, que realmente sirvan como escuelas para transformar escuelas.
  5. Que mejoren la atención a los maestros que se evaluaron y los que estarán por evaluarse en los próximos ejercicios, brindando información clara, puntual y confiable sobre el proceso de evaluación; así como la pronta solución a inquietudes respecto de las irregularidades en los resultados.

En suma, si bien la aplicación de la evaluación docente y la publicación de los resultados es un gran paso que es justo reconocer como uno de los grandes hitos en la implementación de la reforma, es urgente que las expectativas sobre los maestros estén acompañadas del correspondiente apoyo para que las alcancen.

Las cifras y exigencias toman un sentido muy particular en Michoacán, en donde la información brindada por la SEP indica que el 78 por ciento de los maestros estatales de educación básica seleccionados para realizar el proceso de evaluación del desempeño docente simplemente no se presentaron a realizar el examen, porcentaje que se incrementó hasta el 91 por ciento en lo que respecta a los directores a quienes les correspondía haber aplicado la evaluación. A pesar de que a nivel nacional, el titular de la SEP anunció que se despedirá a todos los trabajadores de la educación que se negaron a presentarse a la evaluación, en nuestra entidad no sucederá tal medida, ya que la misma dependencia ofrecerá una segunda oportunidad para realizar su proceso de evaluación, a efectuarse durante el primer semestre de este año. Es impostergable que la cultura de la evaluación permee en nuestra entidad y por ningún motivo siga siendo considerado el magisterio michoacano como un caso insular. No es un reto menor, pero solamente mediante un diagnóstico podrá mejorarse la formación continua de nuestros docentes. Esperemos que la autoridad esté a la altura de las circunstancias y haga prevalecer el estado de Derecho por encima de intentar hilar alguna solución facilona que implique el torcimiento de la normatividad aplicable en materia de evaluación educativa en la nación. Sólo así podrá mejorarse la evaluación educativa en Michoacán.

Y por supuesto, para que suceda la evaluación, es impostergable contribuir a colocar el tema en la agenda pública michoacana, para que las autoridades conozcan el costo social en que incurrirían en el caso de que una vez más el proceso resultase con cifras pírricas, mientras que se deberá conminar a las fracciones sindicales que a la fecha se oponen al proceso de evaluación a repensar sus argumentos y a lograr con su acompañamiento que se respeten los derechos de los docentes y se equilibren con el derecho a aprender de los niños y jóvenes michoacanos.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario