IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

No a un Mexit educativo

8 de julio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Horacio Erik Avilés Martínez

En estos momentos la opinión pública internacional debate respecto a la pertinencia de continuar con la formulación e implementación de medidas de política pública que continúen dando seguimiento a las tendencias globalizadoras versus la conveniencia de dar paso a las propuestas de movimientos reivindicatorios y localistas que se manifiestan abiertamente en contra de los procesos de mundialización, por las externalidades que han impactado específicamente a la economía local de múltiples naciones. Especialmente, los resultados del referéndum realizado el pasado 23 de junio en el Reino Unido respecto al denominado Brexit, que culminó con la negativa de la mayoría de los ciudadanos de Gales e Inglaterra a continuar perteneciendo a la Unión Europea, ha exacerbado a nivel mundial los ánimos de aquellos que se han manifestado abiertamente como antiliberales o globalifóbicos.  Por supuesto, México no se ha sustraído a esta serie de reacciones, en donde la oposición a la actual administración federal ha considerado haber encontrado un filón para hacer prevalecer sus posturas tradicionales, quienes han repetido su oposición al Tratado de Libre Comercio y al modelo neoliberal.

Sin embargo, dentro de la resistencia recalcitrante hacia el proceso de mundialización, se ha incurrido en la falacia de  generalizar y tratar con tabula rasa a todas las reformas. Específicamente, a la Reforma Educativa se le han endilgado etiquetas, con mero soporte ideológico tales como que es neoliberal, que obedece a la OCDE sin tomar en cuenta las necesidades ni contexto nacionales, privatizadora, punitiva y que fomenta el despido y adelgazamiento del Estado mexicano, el cual claudicará en su obligación constitucional de garantizar el derecho a la educación para todos sus habitantes en los términos y condiciones establecidas en la normatividad vigente.Entender que la Reforma Educativa ha tenido que conllevar medidas administrativas previas a ingresar al proceso de conformación del modelo educativo nacionalresulta sencillo, ya que es suficiente observar la campaña de violencia orquestada por  las cúpulas sindicales pugnando por continuar teniendo canonjías inaceptables. Con esto se dimensiona la necesidad que existía de apuntalar administrativamente a nuestro sistema educativo nacional.

Coyunturalmente, se dio la convergencia temporal de la denominada “jornada de lucha” de la CNTE con las elecciones de junio pasado en doce entidades federativas, la oposición política aprovechó para doblar torres y alinear dama y alfil en contra de la administración federal, definiendo como blanco la Reforma Educativa, para la cual exigen, sin que medie alguna contrapropuesta,  su abrogación, para retornar a la legislación vigente durante el salinismo o el calderonato, o incluso a las épocas de la Segunda Guerra Mundial, que fue cuando se fundó el SNTE. Si esto se consumase, significaría un Mexiteducativo, en el que nuestro país abandonaría una serie de medidas progresistas para retornar a la opacidad y a entregar nuevamente el sistema educativo a intereses mezquinos.

Los enemigos políticos de la actual administración federal deberían de ser muy cuidadosos con respetar avances que ha tenido la actual reforma educativa, en temas tales como la recuperación de la rectoría de la educación en el país,  transparencia, la rendición de cuentas, la participación social de los padres de familia, la cultura de la evaluación y la ampliación de las garantías constitucionales para el derecho a aprender de los mexicanos son algunos de los múltiples factores positivos que definitivamente no deberían tener un punto de retrogradación en nuestra nación.  En cambio, la Reforma Educativa requiere definitivamente, a la par que plena implementación para convertirse en ley viviente, que haya análisis, diálogo y mejora continua para que ésta se ajuste dinámicamente a las necesidades, intereses y aspiraciones de nuestra nación, por lo que es ya impostergable el debate y construcción de acuerdos respecto al modelo educativo nacional. Al respecto, es positivo que el diálogo entre la SEP, SEGOB  y la CNTE esté centrado en criterios como asegurar que todos los mexicanos tengan garantizado su derecho a recibir educación obligatoria, laica y gratuita, así como promover el desarrollo armónico de los educandos, a la par que desarrollar en los niños y jóvenes su intelecto, su carácter y su formación moral, con el fin de que sean capaces de insertarse plenamente en la sociedad del conocimiento. Asimismo, es remarcable que el diálogo se articule considerando diversos principios pedagógicos, para que en todo momento, el bien mayor se considere durante este proceso inacabable de construcción de consensos, en donde en todo momento, toda propuesta o crítica, antes de ser emitida, sea previamente cuestionada respecto a en qué beneficia ésta a los niños y jóvenes mexicanos. Si se logra superar este cuestionamiento, sin duda habrá un debate constructivo que en mucho beneficiará a nuestro sistema educativo nacional.

Sin embargo ello no basta, es necesario que las medidas administrativas para que los recursos se administren trasparenten y efectivamente continúen en operación. Resulta injusto que hoy se cuestionen acremente la poca presencia de los beneficios de la Reforma Educativa cuando ésta no ha recibido la oportunidad de ser debidamente implementada y por el contrario ha sido boicoteada y tergiversada. Resulta incluso cínico que aquellos que la acusan de toda clase de atrocidades sean precisamente los que serían los primeros erradicado del sistema educativo, que son precisamente los aviadores y comisionados sindicales.

Es injusto que ahora aquellos que no han construido una sola propuesta en torno al tema aleguen por la abrogación de la normatividad vigente en materia educativa, retornando de facto al oscurantismo y discrecionalidad del pasado. Más aún, en símil total con el Brexit, con qué derecho algunos adultos en búsqueda de  preservar sus intereses personales, están pugnando por un retorno al sistema educativo opaco, a costa de limitar los derechos de los niños y jóvenes mexicanos de las presentes y futuras generaciones.

Como ciudadanos, no debemos permitir que se negocie un Mexiteducativo, bajo ninguna circunstancia. El camino andado no debe sacrificarse en aras de dotar de una infusa sensación de gobernabilidad al mandatario en turno.Debemos alzar la voz y colocar en su justa dimensión a todos aquellos que desean transmutar las protestas originalmente relacionadas con el sistema educativo con acrecentarsu capital político.  No debemos tampoco de caer en la posición simplona de cuestionar el beneficio de la Reforma Educativa, tan solo por  ser perjudicados por las protestas. Presionar al gobierno para que le dé gusto a los manifestantes es exactamente el resultado que tienen calculado los profesionales de la protesta.

Especialmente, en nuestra entidad, no debemos permitir que el anacronismo prospere. Imaginemos una vez más a líderes sindicales y sus brazos armados instalados a su antojo, despachando desde las oficinas  y simultáneamente desde la protesta callejera, girando instrucciones que timoratos funcionarios acatarían o replicarían sin titubeo. Una vez más, en Michoacán, el principal vocero de la CNTE sería el secretario de educación y habría fraudes masivos con el presupuesto educativo, simulando ser una entidad libre de analfabetismo, mientras toda clase de tropelías ocurrirían con el presupuesto y recursos humanos adscritos a la SEE.

En suma, México debe seguir enganchado al tren del sistema educativo internacional y pujando por ser de los primeros vagones, o  incluso, la locomotora de la educación mundial; jamás pensar en estar siendo remolcados, nuestros niños no merecen estar  en el último vagón,  ni mucho menos, los michoacanos deberíamos de estar considerando saltar por la ventana del mismo.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario