IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 30 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.15

Participación Ciudadana y Sindical en la Educación

8 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

El pasado martes 5 de abril se realizó la sesión de instalación del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación (CEPSE) en la entidad, que sustituye al Consejo Consultivo y de Apoyo a la Educación en el Estado de Michoacán (CCAEEM), conformado en 2009 por iniciativa estatal de la Mtra. Graciela Carmina Andrade, en aquel entonces secretaria de educación y que coadyuvó a que hubiese participación ciudadana y se iniciasen procesos de transparencia y acceso a la información inéditos hasta entonces en una entidad sumida en los últimos lugares en cuanto a logro educativo.

En estos tiempos, ante las reformas normativas en el ámbito educativo, resulta un paso lógico el adecuar al CCAEEM al modelo de CEPSE, acción que tiene su fundamento normativo en el Acuerdo número 716 por el que se establecen los lineamientos para la constitución, organización y funcionamiento de los Consejos de Participación Social en la Educación, emitido el 4 de marzo de 2014 por el Lic. Emilio ChuayffetChemor, entonces secretario de educación pública. El mencionado acuerdo, en su artículo 4 señala que “en cada entidad federativa se constituirá y operará un Consejo Estatal de Participación Social en la Educación, de conformidad con el artículo 71 de la Ley General de la Educación”

El CEPSE michoacano, de conformidad a lo estipulado normativamente en el artículo 23 del Acuerdo 716, que a la letra dice que “en dicho Consejo se asegurará la participación de padres de familia y representantes de sus asociaciones, maestros y representantes de su organización sindical quienes acudirán como representantes de los intereses laborales de los trabajadores, instituciones formadoras de maestros, autoridades educativas estatales y municipales, organizaciones de la sociedad civil cuyo objeto social sea la educación, así como los sectores social y productivo de la entidad federativa especialmente interesados en la educación”. Cabe especificar que en cuanto a organizaciones de la sociedad civil cuyo objeto es la educación se encuentran conformando al CEPSE  Mexicanos Primero Michoacán y Fundación Lazos.

Resultó remarcable que durante su intervención, el Lic. Graco Luis Ramírez Garrido Abreu, gobernador del estado de Morelos y presidente de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte de la Conferencia Nacional de Gobernadores, declaró que durante años las acciones de las cúpulas sindicales han dañado ampliamente a la niñez michoacana. Lo cual definitivamente sí ha acontecido, al menos  mediante los siguientes cinco factores:

  1. a) La transgresión del ciclo escolar estipulado por la autoridad educativa, en las escuelas bajo su yugo, lo cual se da debido a las convocatorias a marchas, plantones y paros indefinidos, así como a la ilegal comisión a actividades sindicales de quienes están contratados como trabajadores de la educación en el estado. Al respecto, nuestra organización de la sociedad civil ha denunciado en múltiples ocasiones el abuso que se comete cuando cada ciclo escolar se han perdido en promedio cuarenta días de clases, al menos desde hace una década en Michoacán. Esto equivale a que un niño que cursa en nuestra entidad el  sexto grado de primaria tiene un ciclo escolar completo de desventaja respecto a sus pares de cualquier otro estado que sí cumple con el calendario escolar que emite la Secretaría de Educación Pública en el país.

Es imperativo que las organizaciones sindicales que tienen costumbre de emplear la transgresión al calendario escolar como táctica de presión para obtener canonjías, realicen una reflexión profunda respecto al abuso de estas medidas abusivas, ya que solamente afectan a los niños y jóvenes michoacanos, a la par que desdibujan su imagen ante los padres de familia y la opinión pública.

  1. b) La no aplicación de los planes y programas de estudio, debido a que mediante el boicot a los libros de texto oficiales, por considerarlos “neoliberales” pretenden modificar la formación que reciben los niños y jóvenes michoacanos, pero absurdamente empleando los libros de texto de su predilección, que son los editados durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, que son reimpresos cada ciclo escolar con cargo al erario estatal. Asimismo, emplean algunos materiales elaborados por los ideólogos de la CNTE que buscan ideologizar a las generaciones jóvenes, pero logrando el despropósito de sumirlos en la ignorancia y en la insularidad con tales acciones, al situarlos en estado de indefensión al tener que competir para ingresar a instituciones universitarias o para concursar por una vacante laboral sin contar con los conocimientos, competencias, destrezas, habilidades ni aptitudes que el sistema educativo nacional conforma en los estudiantes.

La exigencia es que se logre enganchar, en cada aula estatal, los procesos educativos al tren del sistema educativo nacional y se apliquen los planes y programas vigentes a nivel nacional sin pretexto alguno.

  1. c) La implementación de una contrarreforma educativa en lo administrativo, que colocando funcionarios comparsas, personeros y cómplices han permitido la asignación de proveedores afines a la CNTE al interior de la SEE, contar con el control administrativo e informático de múltiples procesos, la prevalencia de programas de dudosa calidad pedagógica y la aprobación de montos multimillonarios para la realización de congresos, viajes y toda clase de actividades que sirven solamente para alimentar a las cúpulas del sindicalismo, pero que saquean el presupuesto que originariamente está destinado a la educación de los niños y jóvenes michoacanos. Al respecto resulta imperativo lograr cumplir y hacer cumplir la ley en todos los procesos del sistema educativo michoacano.
  2. d) El bloqueo de las evaluaciones a los estudiantes, a los docentes y personal con funciones directivas en la entidad; que se ha realizado reiteradamente desde que estos instrumentos de diagnóstico se han intentado implementar, dejando al sistema educativo michoacano en la opacidad, excluyendo a maestros, padres de familia, estudiantes, investigadores y sociedad en general de la posibilidad de conocer con precisión y exactitud el desempeño de múltiples procesos educativos estatales.
  3. e) El control extralegal y fáctico de los procesos de formación inicial, selección, contratación, permanencia y promoción de los trabajadores de la educación en Michoacán; aunado al bloqueo, persecución y campaña de odio hacia los trabajadores de la educación que no fueron contratados ni promovidos por sus mecanismos.

En soporte de todo lo anteriormente señalado, abundan evidencias que son del dominio público.  En conclusión,  resulta impostergable invitar a que la reflexión que se realizó al seno del CEPSE respecto al  incorrecto accionar promovido por algunas cúpulas sindicales en Michoacán, conjugada con lo estipulado en el ya citado Artículo 23 del Acuerdo 716 se transforme el accionar de los sindicatos educativos michoacanos, para que se incorporen a construir el sistema educativo que estipula la ley y que nuestros estudiantes se merecen, defendiendo los derechos laborales de sus agremiados, pero sin menoscabar los de las generaciones jóvenes.

 

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario