IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Por la Independencia Educativa

16 de septiembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Horacio Erik Avilés Martínez

 

Indudablemente, una de las banderas más importantes de la Independencia de México fue buscar lograr universalizar la educación, sin distinción de clases sociales ni de color de piel. Más aún, a lo largo de más de 200 años de historia ha sido un principio que incansablemente enarbolaron los próceres que conformaron nuestra nación y con sus acciones lograron abonar hacia su consecución en mayor o menor grado. Lamentablemente, a la fecha sus ideales no son una realidad que vivencien millones de niños y jóvenes mexicanos, por todos los vicios, actos de corrupción y omisiones que han mutilado su constitucional derecho a la educación.

Sin educación de calidad, competitiva, integral y universal es imposible que exista una verdadera independencia, un pueblo ignorante siempre estará sojuzgado de todas las maneras posibles al ser incapaz de producir el pan que habrá de brindarle sustento. Asimismo, sin educación de calidad para nuestros hijos no podremos afirmar que poseemos soberanía nacional, ya que dependeremos siempre de los dueños del capital y de otras naciones para generar mediante sus medios de producción la riqueza y/o elevar el valor agregado de nuestro trabajo aplicando su tecnología. Empero, no es momento de bajar los brazos, sino de preservar incólume el ideal y buscar que la educación suceda para cada hijo de México.

En lo individual, cada estudiante alcanzará su manumisión en la medida en la que se centre, se resignifique como actor central del proceso educativo y se responsabilice profundamente del mismo; en lo colectivo, en la medida en que los maestros ejerzan su libertad de cátedra, asuman su rol transformador y lideren sus respectivas comunidades de aprendizaje; en cuanto a los padres de familia, que comprendan que la principal herencia que habrán de legar a sus hijos es su formación integral y en consecuencia, brindándola a toda hora, con el ejemplo y con el seguimiento a las actividades escolares; mientras que la autoridad educativa deberá de asumir de una vez por todas la rectoría del sistema educativo y administre con efectividad, transparencia y austeridad los recursos multimillonarios de que dispone. En ese momento seremos verdaderamente libres e independientes en lo educativo, dejando de estar en manos de grupos fácticos y redes de poder.

En Michoacán hay mucho por avanzar al respecto. Ciertamente, hubo avances en este año, pero en contraste, durante estos últimos días ha habido una serie de sucesos que no pueden sino llenar de desazón e incertidumbre a la sociedad michoacana que está al pendiente de los hechos en torno al sistema educativo, ya que incluso ponen en entredicho la ruta que se había trazado desde el principio de la actual administración estatal y que se había recorrido con mucho esfuerzo.

Por ejemplo, en Michoacán continuarán las acciones de presión por parte de los sindicatos de la educación, como en el subsistema CECYTEM de educación media-superior, en donde tiene un monopolio de representatividad el  SUTCECYTEM, afín a la CNTE y adherente al denominado Frente Cívico y Social, organismo gremial que está convocando a tomar casetas de autopistas este sábado 17 a su militancia, a la par que alardea haber logrado una serie de “conquistas sindicales” que contravienen la normatividad en la materia, conseguidas sin que la autoridad acierte a desmentir o a ratificar los supuestos acuerdos extralegales que se mencionan en sus panfletos.

Paralelamente, el 14 de septiembre, a muy altas horas de la noche, durante la víspera de la entrega del Primer Informe de Gobierno del Estado se dio el pago de la quincena 12 a los trabajadores de la educación federales que no la recibieron en tiempo y forma, por encontrarse en supuestos casos de incidencia de inasistencias a su centro de trabajo, pero por haberse acordado con la CNTE, finalmente cesó la firmeza gubernamental. Prácticamente, los militantes de la CNTE corrieron del plantón de la Plaza “Melchor Ocampo” a las oficinas de la Secretaría de Educación en el Estado a reclamar su recompensa, la cual fue literalmente cercada por cientos de personas que acudieron a cobrar sus cheques. No conformes con recibir esta dádiva, las cúpulas de la CNTE, como es su inveterada tradición, festinaron ante la base de su pirámide sobre la que se encaraman, toda clase de canonjías arrebatadas a la autoridad, en su denominada “mesa técnica”, las cuales pueden resumirse en la continuidad de la opacidad en torno al manejo de las plazas estatales, con toda clase de actos que transgreden el marco legal operante en la nación y que requieren la intervención inmediata y contundente de todos los órdenes de gobierno para solucionar estos vacíos que aprovechan año tras año los profesionales de la protesta.

En contrapunto, en Michoacán  trabajadores de la educación que confiaron en la ley y en hacer valer su derecho a desarrollarse profesionalmente mediante el Examen de Promoción,  continúan sin recibir su pago homologado. Se aúnan múltiples irregularidades en torno al proceso de ingreso al servicio profesional docente, cometidas en perjuicio de los aspirantes que mediante oposición meritocrática lograron el derecho de impartir clases en la escuela pública estatal. Asimismo, grupos de alumnos continúan sin maestro y docentes que participaron en los procesos evaluativos que estipula la ley continúan siendo perseguidos. Para ellos no hay libertad de ejercer su vocación docente ni de hacer efectivo su derecho a aprender. Sus gritos y exigencias jamás podrán ser acallados, ya que son reclamos vivientes a la injusticia e ilegalidad que inaceptablemente aún campean en nuestro sistema educativo estatal.

Sin hacer valer la normatividad difícilmente podrá Michoacán contribuir a que México sea una nación verdaderamente independiente en lo educativo, ya que seguimos confundiendo la libertad con la anarquía; sin procesos consolidados ni validados, sin modelo educativo operando a plenitud, sin reglas ni controles administrativos que funcionen, la educación solamente se torna en una farsa simuladora que margina, victimiza y precariza a las generaciones que más necesitan de ella. Por nuestros hijos y a la gloria de nuestros predecesores luchemos por liberar la educación michoacana de las cadenas, entelequias y grilletes que la atan y parasitan.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario