IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

¿Por qué fracasan los países (y las regiones)?

28 de julio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Jaime Rivera

 

Hace cuatro años, dos economistas de Harvard, Doran Acemoglu y James Robinson, publicaron un libro extraordinario: Why Nations Fail (hay traducción al español, Por qué fracasan los países. Barcelona, Crítica, 2013).  Se trata de un amplio estudio de historia económica y social que examina los cambios económicos del mundo desde el descubrimiento de América, la llamada Gloriosa Revolución de Inglaterra (1688), la revolución industrial, el ascenso del capitalismo y el liberalismo, el arribo de la democracia, el experimento fallido del comunismo y algunos de los desafíos del siglo XXI.

La tesis central del estudio es que la causa principal de las diferencias entre países que prosperan y los que se quedan rezagados, son sus instituciones, entendidas éstas como el conjunto de reglas formales e informales que condicionan el acceso al poder y a la riqueza. Desde esta perspectiva, hay dos tipos básicos de instituciones económicas y políticas: extractivas e inclusivas. Las primeras han predominado en la historia durante muchos siglos, desde los más antiguos imperios hasta la colonización de América y África: un poder despótico que extrae recursos de los grupos sociales dominados por medio de tributos, guerras y saqueos. Con ese tipo de instituciones no hay incentivos para aumentar la riqueza; ésta solamente cambia de manos hacia los más fuertes. Los esclavos, siervos o sometidos a cacicazgos no tienen incentivos para producir más; por ello sólo producen lo indispensable para subsistir en la pobreza y pagar el tributo. En consecuencia, el crecimiento económico es esporádico o inexistente. Las instituciones inclusivas, por el contrario, son las que “posibilitan y fomentan la participación de la gran mayoría de las personas en las actividades económicas que aprovechan mejor su talento y sus habilidades… Para ser inclusivas, las instituciones económicas deben ofrecer seguridad a la propiedad privada, un sistema jurídico imparcial y servicios públicos que proporcionen igualdad de condiciones”. Y las instituciones políticas deben dar a los ciudadanos libertad, acceso a competir por el poder y establecer un gobierno limitado por la ley.

Para ilustrar las consecuencias contrastantes que producen entramados institucionales diferentes, los autores de “Por qué fracasan los países” en el primer capítulo se refieren a Nogales, dos ciudades con el mismo nombre, ahora vecinas y que alguna vez fue una sola ciudad (antes de la anexión norteamericana de California, Arizona y Nuevo México): la Nogales de Sonora y la Nogales de Arizona. Las dos Nogales tienen la misma ubicación geográfica, los mismos recursos naturales y, durante muchas décadas, tuvieron casi la misma población mexicana. Sin embargo, una se encuentra en el estadio del desarrollo y otra apenas en vías de desarrollo. ¿La causa? Sus diferencias institucionales. Nogales- Sonora pertenece a México, tal como lo conocemos. Nogales-Arizona se beneficia de libertad económica con pocos obstáculos, seguridad jurídica para la propiedad, estado de derecho y una democracia madura. El ingreso promedio por hogar en la ciudad de Arizona es de 30 mil dólares anuales; el de sus vecinos de Sonora es de la tercera parte, aun cuando este estado es de los más prósperos de México.

Se pueden dar muchos ejemplos de países o regiones con una misma población, una historia y una cultura comunes, pero con instituciones económicas y políticas diferentes y consecuencias opuestas: las dos Alemanias de la posguerra, las dos Coreas, Taiwán y China comunista (antes de que ésta adoptara el capitalismo salvaje de hoy). Por lo tanto, no es el clima, ni los recursos naturales ni la cultura ancestral lo que determina el éxito o el fracaso de las naciones. Son sus instituciones, predominantemente extractivas o inclusivas.

Dentro de México también se pueden apreciar grandes diferencias entre regiones. Es conocido el enorme contraste entre el Norte y el Sur. Mientras en el Sur, poblado originariamente por reinos despóticos con alta densidad de población, la Conquista española aprovechó esa estructura social desigual y estableció instituciones extractivas (encomienda, tributos, servidumbre, cacicazgos), en el Norte, escasamente poblado y con tierras más bien áridas, la única manera de sobrevivir era con el trabajo propio, el esfuerzo y el ahorro.

También se observan grandes diferencias entre estados vecinos, por ejemplo, Michoacán y Guanajuato. Michoacán posee más territorio, menos población, más recursos naturales y más variedad de climas que Guanajuato. Pero los michoacanos tienen un ingreso per cápita de 70 mil pesos al año, mientras los guanajuatenses un ingreso de 98 mil, 40 por ciento mayor que el de sus vecinos del sur. La diferencia entre ambos estados era mucho menor hace 30 años. Y, dadas las tendencias actuales, podemos asegurar que la brecha se ensanchará. La industria automotriz de Guanajuato  -tanto el armado de vehículos como la fabricación de autopartes-   está creciendo aceleradamente, con miles de empleos bien pagados y una derrama multimillonaria de ingresos. Para los próximos tres años se espera la apertura de unas cien empresas nuevas y una inversión extranjera directa de de más de 8 mil millones de dólares. ¿Por qué los inversionistas prefieren Guanajuato antes que Michoacán? Por la seguridad jurídica, el orden, el respeto a la propiedad que, siendo aún muy imperfectos en Guanajuato, son abrumadoramente superiores a los de Michoacán.

En estos días Michoacán es víctima  -como lo ha sido por tres lustros-  de bloqueos carreteros, robo de vehículos comerciales, quema de autobuses e impunidad. Las únicas grandes inversiones industriales que Michoacán ha recibido en la última década son las del puerto de Lázaro Cárdenas, y hoy los activistas de la CNTE, al bloquear las vías del ferrocarril, están arruinando esos negocios y ahuyentando nuevas inversiones. Así, la pregunta de por qué fracasan los países, tiene una respuesta que lo explica en gran medida: porque algunos países, o algunas regiones, hacen lo que está haciendo Michoacán, en vez de intentar lo que han hecho Arizona, Guanajuato y Nuevo León, entre otros.

Comparte la nota

Publica un comentario