IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de junio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.6

18.4

Profesionalización pervertida

29 de julio, 2014

admin/La Voz de Michoacán

José René Olivos Campos

Desde el año 2003, cuando se expidió la Ley del Servicio Profesional de Carrera de la Administración Pública Federal, cuya última reforma data del 2006, así como la publicación de su Reglamento, modificado en el 2007, se estimó un gran avance para superar la situación de inestabilidad de los servidores públicos de confianza que eran removidos con los vaivenes políticos generados por la alternancia en el poder público.

Con dichos dispositivos legales se ha pretendido que los servidores públicos federales de la administración pública centralizada, pudieran ingresar y permanecer en el servicio público, en los rangos de Director General, Director de Área, Subdirector de Área, Jefe de Departamento y Enlace o su equivalente de cada uno de ellos, sustentado en criterios de igualdad de condiciones de quienes participen, y que lleguen los más idóneos, aptos y calificados al cargo público que se llegue a concursar de forma abierta por la dependencia que tenga la plaza vacante, sustentado en el Sistema de Servicio Profesional de Carrera, que se traduciría en mejores servicios a la sociedad.

Prácticamente a una década de su implementación de dicho servicio profesional de carrera en la administración pública federal centralizada, enfrenta situaciones de perversión en su legislación vigente. Para muestra, lo constituye el artículo 74 de la Ley referida en el que prevé que un Comité Técnico de Profesionalización y Selección para el ingreso del personal bajo el sistema de carrera en que participan el superior jerárquico inmediato del área que se haya registrado la necesidad institucional o vacante, quien preside dicho Comité y a quien se le faculta con derecho a voto para determinar quién debe ocupara el cargo y también a oponerse con el derecho a vetar, al participante que haya sido aprobado por los demás miembros que integran el Comité, que se conforma además del presidente, por un representante de recursos humanos de la dependencia y uno de la Secretaría de la Función Pública, la cual se encuentra en proceso de extinción.

En otros términos, el presidente del Comité referido puede vetar a la persona que participó conforme a la Convocatoria para el Concurso de Plazas Vacantes del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal centralizada, que habiendo calificado en conjunto, el Comité, como la persona que aprobó las evaluaciones a que fueron sometidos todos los participantes y acreditó la idoneidad y aptitudes requeridas como experiencia profesional, conocimientos sobre el cargo, entre otros aspectos y con mayor puntuación, puede ser vetado por el presidente del Comité, que es el titular o superior jerárquico de la vacante que se sometió a concurso y puede escoger a otro entre los finalistas, lo que resulta un contrasentido el veto, que habiendo aprobado con su voto al finalista, el presidente, ejerza ese derecho de vetarlo. Es decir, si alguien obtuvo la mayor calificación con respecto a los demás, puede ser vetado por el presidente del Comité, y este puede escoger a otro de los finalistas que haya obtenido el promedio aprobatorio inferior que el finalista, con lo que se advierte que no importa la idoneidad y la calificación, al dejar el criterio unilateral de quien es el titular que bien podría elegir a alguien que tiene interés personal para que ingrese y no el mejor calificado.

El que fue vetado por el presidente del Comité, puede ejercer el derecho del recurso de revocación ante la Secretaría de la Función Pública, con lo que habrá de realizar un trámite que generalmente es confirmado el veto por dicha dependencia, con lo que se convierte en un proceso administrativo perverso al no garantizar al interesado el debido ingreso conforme a sus capacidades y conocimientos demostrados en el proceso de evaluación.

Debiera derogarse dicha disposición de veto de la Ley en cita. Esto demerita al servicio profesional de carrera en la administración pública federal centralizada, que debiera garantizar el mérito profesional y no el criterio del presidente del Comité que es un contrasentido y puede ser arbitrario y a favor de su interés personal, en el sistema de servicio civil de carrera, con lo que se desacredita el ingreso de profesionistas calificados que atiendan los servicios públicos que demanda la sociedad.

 

Comparte la nota

Publica un comentario