IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de junio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.6

18.4

Jóvenes con corazón de dinosaurio

31 de marzo, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Juan Pablo Ríos
Por fin se terminó el mes, hubo que remar contra corriente para que alcanzara el dinero de la quincena, la cuesta de enero ha durado hasta marzo y para echarnos porras el Presidente dice que la crisis “es seguramente lo que pueden tener en sus mentes” y en ese caso los michoacanos no podemos dejar de pensar en ella.
El INEGI dio a conocer esta semana los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo y nuevamente somos nota; de las 32 entidades federativas 29 disminuyeron el desempleo al comparar 2017 contra 2016 y sólo 3 perdieron puestos de trabajo, Michoacán, Campeche y Oaxaca.

Parecía suficiente la pobreza, el renacer de la inseguridad, la caída del turismo, la deuda pública, los corruptos que andan sueltos y el regreso de los interinatos, pero Michoacán siempre sorprende, no basta haber tocado fondo, seguimos cavando y desafiando los últimos lugares de competitividad, educación, inversión y ahora empleo. Hay quienes aseguran que estamos sumidos porque no merecemos más, porque no trabajamos duro, porque no se desquita el sueldo, pero de nada sirve abrirle más a la llave de agua si la tina no tiene tapón y lo primero que hay que dejar claro es que hace años que además de agua vertimos sudor y lágrimas, pero nuestros “líderes” han abierto nuevos boquetes.

Historias que lo comprueban hay suficientes, un teatro en el centro de Morelia que lleva 9 años en obra, hospitales construidos que abrieron un sexenio después, obra pública cobrada a precio de oro, un tesorero con fama de rico, ex alcaldes con casa en campo de golf y nuevos millonarios que mágicamente amasaron fortuna.

¿Dónde poner la esperanza?
Algunos Estados y ciudades han optado por confiar en los independientes como Bronco, Chihuahua apostó por regresar al partido de tradición y en esta era de experimentos hasta el Cuahu alcanzó a ser Presidente, pero ninguno ha funcionado; Nuevo León desaprueba en casi 70% al Gobernador, Chihuahua no puede con la inseguridad y Cuernavaca ya tiene candidato en vez de alcalde. Así que la siguiente posibilidad está en los jóvenes, en esa idea romántica de que una nueva generación se preocupará por trascender, por arrancar los vicios, por la naturaleza, buscar un desarrollo inclusivo, utilizar tecnología y alejarse de la corrupción, pero nuevamente la evidencia muestra lo contrario.

Nada más decepcionante que un político que construye su carrera perfeccionando las malas prácticas aprendidas, a un Diputado que con menos de 40 años ya es apodado “el moches”, a un Senador con poder a base de traición y transacción, líderes partidistas que se toman foto con sus hijos para dar imagen pero ni siquiera lo visitan en domingo, toman el control de los grupos estudiantiles de las universidades para hacer currículum y distinguirse por quedarse el dinero recaudado.

La tristeza aumenta en tiempos de campaña cuando los nuevos partidistas bailan al mismo ritmo: crean una asociación civil temporal, dicen que se interesan en el bien común, regalan unas cuantas cobijas y despensas para tomarse la foto, invitan a todos sus amigos y al final adhieren su “estructura” al que les prometa el Instituto de la Juventud, posiciones como Secretarios Particulares o de Asesores en el Congreso, porque es así “como todos empezamos”. Basta con observarlos, visten igual, adoptan el lenguaje, les seducen las prácticas corruptas y prefieren el dinero sobre sus valores.

Es en la juventud cuando se pone a prueba el corazón, cuando lo bueno que aprendimos en casa se afianza o se desecha, es cuando las responsabilidades no son tan grandes y permiten soportar las tentaciones del dinero fácil, de joven se entiende que por el simple hecho de vivir más años vale la pena cuidar la casa común; la mala noticia es que también en este sueño vamos en último lugar.

La elección de 2018 va a pretender ser distinta, mostrará caras frescas llenas de mentira, perfeccionará las habilidades del marketing político y buscará poner rostro de niño a cuerpos de dinosaurio. Ya nos vendieron un Presidente bien peinado, está tocando la puerta un candidato que, de ser un peligro, cambió a ser esperanzador, también vendrán los hijos que dicen no ser como sus padres y se sentarán a la mesa varios con hilos de marioneta. A los michoacanos ya no nos basta con ser paloma, hay que entender cómo se mueven las serpientes para que no nos coman, no debemos subestimar el poder de cada voto, entender que es minoritario el electorado que lo razona y que por eso se debe poner mayor atención en las internas, porque de lo contario volveremos a tener el menos malo en la silla.

Juan Pablo Ríos y Valles Boysselle
[email protected]
facebook.com/jpriosyvalles
@jpriosyvalles

Comparte la nota

Publica un comentario