IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

La política al revés de Fidel y Alfonso.

18 de febrero, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

La semana pasada Fidel Calderón, Diputado Federal, y Alfonso Martínez, Presidente Municipal, anunciaron que regalarán a 1,300 de los más de 13,000 vehículos del transporte público la conversión de su sistema de combustión por uno a gas natural. El beneficio, dicen, será la reducción de más de 12,000 toneladas de dióxido de carbono por lo que los morelianos debemos agradecerles que hayan entendido que el calentamiento global es una realidad.

A primera vista da gusto saber que 60 millones de pesos del gobierno federal serán invertidos en Morelia, ingenuamente se puede pensar que eso moverá la economía y que por tratarse del transporte público será un beneficio que los ciudadanos también gozaremos, pero no es así y me permito explicarlo.

Los 60 millones son el 75% del recurso, el transportista (taxi, combi o camión) aportará otro 25%, en total 80 millones de pesos. Pero para ser más claro el asunto es que a cada “carrito” el taxista le invierte en abonos casi $15,000.00 y nosotros cerca de $43,000.00 para que el chofer llene el tanque, ahora de gas en vez de gasolina, con $483.75 en vez de $645.00.

Es innegable que los motores a gas natural contaminan menos que los de gasolina o diésel, pero imagine el absurdo que significa invertir $57,000.00 en uno de los taxis destartalados que funcionan en Morelia, o en una combi que ni espacio tiene para colocar el tanque porque cada centímetro cúbico se utiliza en subir un pasajero más. Lo que nuestros políticos proponen es inyectarle a un activo, que se observa obsoleto, el 39% de su valor cuando era nuevo, es darle una razón más a la COCOTRA para que el próximo año empuje por no sustituir las unidades pues se les acaba de meter dinero, es perpetuar el desarticulado modelo de transporte público que opera en Morelia y lo que más ofende es que nos quieren hacer creer que es por nuestro bien.

Si el asunto es disminuir las emisiones de dióxido de carbono, que los taxistas den sus 20 millones como enganche para comprar híbridos o eléctricos, que el Municipio garantice a las armadoras el pago con los otros 60, es mejor no atender a 1,300 pero fijar claro el objetivo de que Morelia será la primera ciudad con taxis que no contaminan, dar al gremio la señal de que los Morelianos no queremos ver estelas de humo detrás de los camiones.

Al pensar en las ciudades más modernas de la República Mexicana, incluso permitiéndome hacer uso de la dicha que la vida me ha dado de conocer la experiencia de transporte público en otros países, no encuentro registro de ninguna en la que el gas natural haya sido mejor opción a largo plazo que poner un tren suburbano, un sistema de autobuses articulados, el enlace de ciclopistas con estaciones de transferencia o hasta teleféricos; definitivamente éstas requieren más inversión, se tienen que licitar, implican involucrar a expertos y hasta hacerle caso al Plan de Gran Visión Morelia Next que sin haber sido pagado ya se presumió de aquí a China, pero ¿por qué habríamos de dejar de soñar con la ciudad que merecemos? ¿por qué no exigir que las cosas se hagan bien y pensando en nuestros hijos, no en nosotros y en el día de hoy?

Estoy cierto que 80 millones de pesos no alcanzan ni para el carril confinado de un circuito por todo el libramiento, ni para construir la ciclopista del Boulevard que hubo que pintar y despintar, pero sería mejor invertirlos en proyectos ejecutivos del plan de movilidad y con ellos multiplicarlos no sólo en la Cámara de Diputados sino inclusive en organismos internacionales; así Fidel y Alfonso podrían maravillarnos con la dupla de gestión que han creado.

Les pido una disculpa al Presidente y al Diputado porque quizá los entendí mal y de lo que se trata es de ir armando la reelección y consiguiendo apoyo para ser Senador porque con partido nuevo será más complicado, el asunto era decirles a los transportistas que sí son más fuertes que la sociedad, que el medio ambiente y que su voto corporativo ya no lo deben hacer a favor del PRD sino de quien los apoyó en medio del gasolinazo. A lo mejor se me olvidó pensar que de los 60 millones el 90% sí es para poner sistemas de gas natural, que el 20% de los transportistas será depositado en la empresa de algún empresario suficientemente cercano y por eso da igual si no hay estaciones de gas suficientes para que 1,300 carguen a las cinco de la mañana o a las 11 de la noche.
Acabo de caer en la cuenta de que las cosas no son como parecen, pero menos como nos las cuentan.

Juan Pablo Ríos y Valles Boysselle
@jpriosyvalles
Facebook/Juan Pablo Ríos y Valles
[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario