IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

La Voz de la Fe

6 de marzo, 2016

admin/La Voz de Michoacán

“Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres”.

– San Pablo escribiendo a los cristianos romanos.

Recientemente ha habido algo de polémica en ciertos círculos con relación a la visita del Papa Francisco. Un servidor hizo algunos comentarios durante los días anteriores a la visita del Papa Francisco que fueron difundidos por diferentes medios de comunicación.

A propósito, mis comentarios y mi saludo con el Papa fueron hechos a titulo personal, sin pretensión alguna de representar a todas las denominaciones evangélicas, punto que enfaticé con mucha claridad a los medios cuando me entrevistaron.

Lamentablemente algunos medios no incluyeron estas palabras mías en su cobertura. A mis hermanos evangélicos quienes no comparten estas mismas ideas, y quienes tienen convicciones muy respetables pero distintas a las mías, les pido una sincera disculpa por la confusión que hubo y por la percibida representación de ellos por mi persona.

El saludo breve que tuve con el Papa fue con propósitos específicos. Los propósitos fueron los siguientes: 1. A los miembros del “Consejo Interreligioso” se nos invitó a estrechar su mano. Esto serviría como una expresión de respeto y aceptación mutua entre nosotros. Aunque los integrantes somos diferentes, buscamos la paz, la comunicación y la concordia en un estado tan conflictuado como el nuestro. 2. En lo personal decidí saludar al Papa con mucho respeto reconociéndolo como jefe de estado y líder del pueblo católico en todo el mundo, y además, 3. Con la finalidad de hacerle llegar un mensaje a través de libros que le entregue.

Yo le he pedido a Dios que nos permita ser factores unificadores y pacificadores en el pueblo donde vivimos. Para esto es necesario aclarar que “unidad” no es “uniformidad”, puede haber gran diversidad y contraste en la unidad. El Apóstol Pablo también dijo a los Efesios, “solícitos en guardar la unidad en el vínculo de la paz”. En otras palabras la “paz” es necesaria para lograr “unidad”.

Hay muchos tipos de unidad. Hay unidad entre esposos, entre padres e hijos y entre los que comparten un estado o una nación. Cada uno de estos tipos de unidad son muy diferentes con implicaciones y propósitos muy singulares. En otro sentido hay unidad de comunión espiritual profunda entre personas cuyas creencias espirituales, doctrinales y de pertenencia eclesiástica denominacionales son totalmente afines.

En otro nivel hay “unidad de propósito” muy específico, como por ejemplo cuando el Papa Fransisco, en terreno neutral, en un país comunista como Cuba, se reunió con el líder máximo de la iglesia cristiana ortodoxa promoviendo una unidad con un propósito específico. El propósito claro de esta unidad fue el de “protegernos todos” en contra de un grupo religioso extremista terrorista que está torturando y matando despiadadamente a todos los cristianos, sin importar su denominación religiosa o postura política. Así que a pesar de las diferencias religiosas se buscó esta unidad con este propósito.

Entre los católicos hay diversas órdenes como Jesuitas, Franciscanos y Agustinos, quienes tienen una fe común en Cristo, pero distintas expresiones en su servicio a Dios que los distinguen.

Entre los cristianos evangélicos hay diversas denominaciones como los Bautistas, Presbiterianos, Pentecostales históricos y Cristianos Contemporáneos. Nuestra fe en Jesucristo nos une pero distintos enfoques nos definen.

En este mes de Marzo en el que inicia la primavera y en el que celebramos el natalicio de Don Benito Juárez, reconocemos el bien que este gran hombre hizo por esta nación con las leyes de reforma que marcaron la separación estado/iglesia. Su frase célebre, “El respeto al derecho ajeno es la paz”, que hemos aprendido desde nuestra niñez en la escuela sigue teniendo grande relevancia y aplicación. Le pido a Dios que siga bendiciendo a Michoacán en el camino hacia la madurez y la pluralidad, en todas sus expresiones, como son la política, la religión, la cultura y la sociedad en general.

Comparte la nota

Publica un comentario