IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

CNTE, de la ofensiva a la defensiva

2 de noviembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

La madrugada del pasado jueves, aproximadamente mil 500 elementos de las policías federal y estatal, así como de la Agencia Estatal de Investigaciones de Oaxaca llevaron a cabo el desalojo del plantón que los profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) habían mantenido afuera de las instalaciones del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO). Los profesores se mantenían en plantón exigiendo el pago de un adeudo de salarios a 6 mil trabajadores.

Como parte de esta acción de desalojo fueron detenidos cuatro profesores oaxaqueños acusados de diversos ilícitos que no alcanzan la libertad bajo fianza: la toma violenta de las instalaciones de la junta distrital en Tehuantepec; la ocupación de instalaciones estratégicas de Petróleos Mexicanos (Pemex), como la refinería Antonio Dovalí Jaime, en Salina Cruz, y el centro de distribución y almacenamiento El Tule, en la ciudad de Oaxaca, así como actos de vandalismo en contra de las instalaciones de la octava Región Militar y el robo de 10 mil libros de texto gratuitos propiedad de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Ante los hechos los profes de la sección 7 del SNTE con sede en Chiapas, se declararon en “alerta máxima” y convocaron a una reunión extra urgente para delinear acciones de apoyo para los maestros oaxaqueños detenidos; los integrantes de la CNTE del estado de Morelos exigieron al Presidente de la República la liberación de los cuatro maestros oaxaqueños detenidos, acusándolo de “autoritario y represor, igual que en los tiempos de los ex presidentes Gustavo Díaz Ordaz y Carlos Salinas de Gortari”, asegurando que la detención de estos docentes es parte de la “represión sistematizada” del estado para imponer la reforma educativa.

Los mentores de “La Coordinadora” de Guerrero y Michoacán no dejaron de formular sendas acusaciones y amenazas contra el Gobierno Federal. En este contexto de fijación de posturas no podía faltar López Obrador, quien declaró que las autoridades federales realizaron las detenciones como una “cortina de humo para tratar de desviar la atención y evadir su responsabilidad en los casos de corrupción en que están involucrados”.

Los profes de la CNTE tienen planeadas una serie de acciones para protestar por la detención de sus compañeros como boicotear las sedes donde se llevarán a cabo las evaluaciones y mantener la protesta a escala nacional; una jornada de luchadel 11 de noviembre al 5 de diciembre,que arrancará con una marcha del Ángel de la Independencia a la Secretaría de Educación Pública;la realización de una marcha-caravana que partirá de la ciudad de Oaxaca y culminará en el penal del Altiplano, en Almoloya, estado de México, así como la ejecución de bloqueos carreteros, foros de denuncia y la recolección de 30 pesos por docente en apoyo a los detenidos.

Las páginas de las redes sociales borbotean por las altas temperaturas que han alcanzado los denuestos y argumentos enjundiosos por las diversas posturas que sostienen “los adversarios”. Los profesores de la CNTE y grupos adyacentes no han entendido que toda lucha social requiere del apoyo de los diversos sectores de la población y que toda acción radical que afecta derechos de tercero, en vez de acarrearles simpatías les aporta montones de adversarios.

Sí, los profesores de “La Coordinadora” son muchos y muy combativos, además de que los grupos que los apoyan son igual de batalladores y hasta belicosos. Pero ese es precisamente el problema, la lucha radical atrae el apoyo de los grupos radicales y éstos, por más que se quiera pensar lo contrario, alejan a otros sectores sociales que podrían ser ideológicamente sus aliados.

Los maestros de la CNTE no tienen suficientemente claro que en un estado de derecho nadie debe estar al margen del cumplimiento de la ley, sin consideraciones ni distingos, sin justificaciones o aclaraciones, simplemente todos debemos someternos de manera estricta al imperio de la ley. No se deben cometer equívocos de interpretación en el sentido de “porque aquel no cumple la norma, yo por qué voy a estar obligado a cumplirla”.

Efectivamente, como ya lo puntualizó el Gobernador de Michoacán, debemos respetar y fortalecer el ejercicio de las libertades de manifestación, expresión de las ideas, tránsito y asociación; pero lo que no está permitido es que secuestren camiones o que obstruyan el libre tránsito de las vías de comunicación, ese es el límite que deben tener los grupos de maestros con sus protestas.

Más allá de pretender cuestionar la legitimidad de la lucha magisterial, lo que resulta claramente equívoco es la estrategia: la línea dura, el enfrentamiento desigual, el pintarrajeo de los edificios públicos y el ataque a establecimientos de las empresas privadas, la toma de camiones del servicio público federal, los bloqueos interminables a las carreteras, accesos y avenidas en las ciudades; no se diga los asedios a los aeropuertos, refinerías y áreas estratégicas propiedad de la nación. Esa línea dura los tiene ahora colocados contra la espada y la pared. Los replegaron en términos políticos, de la ofensiva, a la defensiva. Hay más órdenes de aprehensión, se dijo.

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario