IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Cómo me gustas, Morelia

16 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

A Morelia en su aniversario

Don Tomás Rico Cano escribió uno de los poemas más memorables que se hayan escrito a la ciudad de Morelia; con versos en octosílabo logró expresar una de las poesías más bellas que se han dicho sobre la ciudad de la cantera rosa. Su poema lo intituló Una carta a Morelia, y comienza así:“Cómo me gustas Morelia, / de noche y de madrugada; / ¡qué diáfana tu sonrisa / al aparecer el alba!…” Es un poema sencillo de creaciónpreciosistaque el poetapublicó en 1952, en un volumen bajo el título Amando a Tres Ciudades, Ed. Tzinapu. El maestro, de una vasta obra poética y literaria, publicaría otros poemas inspirados en la ciudad que lo acogió, como Tres romances morelianos, 1963,y otros poemas posterioresde su madurez como poeta,pero ninguno con ese saborprovinciano y romancero de su Carta a Morelia.

Don Tomás nación en la ciudad de Uruapan, pero fue un moreliano por adopción más moreliano que muchos que sí nacieron en esta egregia ciudad y que poco han hecho por ella. Estudió en la escuela Normal Rural No. 3 y en la escuela de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana y fue maestro del Colegio de San Nicolás de Hidalgo y de la Escuela Normal Urbana Federal, por eso añade en su poema: “Morelia, cómo me gustas / normalista y nicolaita, / recogiendo en la cantera / caricias de jacaranda”.

En su poema el maestro hace referencia a las noches y a las madrugadas morelianas, a sus torres y campanas, a su cantera lavada, a sus lámparas y nubes ensangrentadas, a su glicínea, su araucaria, sus camelias, malvas y sus jacarandas; a la vieja costumbre de dar vueltas por la plaza; a la alfombra de cantera. Refiere en forma poética los sitios que se le quedaron en su corazón, de esta ciudad que todavía conserva en su centro histórico los recuerdos de un pasado remoto que lucha por sobrevivir. Habla de su acueducto, su calzada, de Villalongín y la plaza; habla, en fin de todo lo que esta bella ciudad dejó en su almade sensibilidad de poeta.

Agrega don Tomás en su poema: “De madrugada y de noche, / con derrotas y esperanzas, / en el corazón te llevo, / Morelia de las campanas”. Y se despide diciendo: Cómo me gustas, Morelia, / de noche y de madrugada; / recibe y contesta pronto / los renglones de esta carta”.

Hasta aquí dejo los comentarios que dedico a este poeta moreliano que no obstante haber sido uno de los grandes personajes de la vida moreliana, no ha sido suficientemente difundida su obra.

Otro poeta que le cantó de manera hermosa a esta antigua ciudad fue Don Lucas Ortiz Benítez, su bello poema Romance de mi ciudad, es muy conocido gracias a que algún político decidió hacerle justicia inscribiendo las estrofas de sus versos en placas de cerámica en El Callejón del Romance, un triste y viejo callejón que estando ubicado en un lugar privilegiado, fueconvertido en centro de atracción turística. Su poema reza: “Romance de mi ciudad / bañado con agua zarca / para endulzarte, en los patios, / reventaron las granadas. // En la iglesia de San Diego / se bautiza la alborada / y por bolo distribuyen / cantos de paz las campanas”.

Don Lucas Ortiz, al igual que el Maestro Tomás Rico Cano, no nació en Morelia, él es originario de Taretan, Michoacán y también, para variar, fue maestro normalista. Con una amplia trayectoria profesional en el ramo de la docencia. No  abundaré más en mis comentarios sobre este prestigiado maestro que merece que le dediquemos alguna columna, por lo pronto me interesa dejar testimonio de su poema memorable a esta majestuosa ciudad en su aniversario.

Por último quiero dejar testimonio en esta columna de una obra que por su sencillez y dulzura merece ser conocida por todo moreliano que ame a su ciudad. Me refiero a Mi tierra, Canción a Morelia, de Cardenio Campos, que en alguna de sus estrofas dice: “Nos dejas la puerta abierta / con tu corazón sencillo / cuando te vistes de fiesta / de granada y de membrillo”. En estos días los balcones del centro de la ciudad se vistieron de fiesta de granate y amarillo para recordar lo que dice el poeta. Esta canción ha sido subida a YouTube, seguramente de buena fe, sin la debida autorización del autor y lo único que le duele es que no se hayan otorgadocorrectamente los créditos a quienes participaron en la obra. Entre algunas precisiones: no es la sinfónica de Michoacán la que participa en la grabación, sino sólo algunos de sus músicos. El poeta termina su canción diciendo: “ya me voy pero te dejo / un beso de despedida / tú sabes que yo regreso / te dejo en prenda mi vida”.

Dicho final para una despedida a la ciudad de mis recuerdos y querencias es mucho más bellamente expresado por la maestría y sensibilidad del gran bardo Tomás Rico Cano cuando termina otro poema A Morelia diciendo: “Morelia de Morelos, ciudad mía, / qué triste no cantar como mereces / al nivel de tus Rosas y tu vida // Sólo al decir tu nombre, me estremeces; / ¿regocijo? no sé, ¿melancolía? / yo tan sólo te pido: ¡no me dejes!…”

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario