IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

El abaratamiento de los Honoris Causa

19 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El pasado 13 de octubre la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) entregó distinciones de doctorado honoris causa a Elena Poniatowska Amor, José Narro Robles, Antonio Lazcano Araujo y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, en acto solemne del Consejo Universitario realizado en el Colegio de San Nicolás.

Un doctorado honoris causa es la máxima distinción que otorga una universidad a quien se considera que más allá de los títulos y grados académicos de reconocimiento formal, tiene merecimientos de sabiduría, dignidad y respetabilidad en el desempeño del arte, la ciencia o alguna otra actividad humana; es la confirmación institucional de la virtud, la convalidación de la integridad y la excelencia. Un reconocimiento de esta envergadura hace extensivo el prestigio de la institución que lo otorga al galardonado, y a su vez el recipiendario viste a la institución que lo concede, por lo que generalmente se reconoce a personajes de mérito indiscutible.

En el caso de la UMSNH, la decisión del otorgamiento de esta distinción se centra en el Consejo Universitario, máximo órgano constituido por las personalidades más eminentes y sesudas de la institución, quienes la debaten ampliamente.

Los cuatro personajes que la semana pasada fueron distinguidos con sendos reconocimientos tienen los merecimientos suficientes para recibirlos, lo que en mi criterio resulta equívoco es la decisión de otorgar cuatro distinciones en un solo acto; conceder doctorados honoris causa a granel, como si se tratara de simples corcholatas, es lo que me parece cuestionable.

No se requiere ser economista para saber que la depreciación de un artículo se produce de manera automática en la medida en que crece la oferta de ese producto en el mercado. No es otra cosa que la ley de la oferta y la demanda: cuando la oferta excede la demanda, disminuye el precio de un artículo; e inversamente, cuando la demanda excede la oferta, el precio de ese producto aumenta automáticamente. Lo que en términos llanos quiere decir que si se quiere conservar el prestigio de una condecoración, debe otorgarse sólo en casos especiales a personajes connotados y de manera dosificada.

¿A que otorgar un reconocimiento por causa de honor en un solo acto a personajes tan disímbolos? ¿Cuál es la prisa? Pareciera que nuestro querido rector fuera a renunciar y se le hubiera olvidado otorgar durante toda su gestión doctorados honoris causa y entonces entrega cuatro de un jalón para cumplir precipitadamente con un propósito inicial.

Hay quien cuestiona el otorgamiento del doctorado a alguno de los recipiendarios, yo no. Yo considero que los personajes seleccionados tienen los merecimientos suficientes para ser reconocidos, lo que me parece inapropiado es que no se cuiden las formas y que se incurra en el abaratamiento del máximo reconocimiento que otorga la institución educativa más importante del estado de Michoacán.

Un rector, un científico, un político y una escritora que tiene en común una actitud crítica frente al poder establecido, cuestionaron en su oportunidad al sistema y manifestaron su agradecimiento a las autoridades nicolaitas. No faltaron las alusiones a los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero y al proyecto Nueva Constitución que encabeza el propio Cuauhtémoc Cárdenas.

El bajacaliforniano Antonio Eusebio Lazcano Araujo Reyes es un científico especializado en biología evolutiva que se ha pasado la vida estudiando el origen y la evolución temprana de la vida por medio del análisis de secuencias de genes y genomas. Presidió en dos ocasiones la Sociedad Internacional para el Estudio del Origen de la Vida (ISSOL), habiendo sido el primer latinoamericano en ocupar ese cargo.

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano es un político de conocida trayectoria, ya que además de ser hijo del General Lázaro Cárdenas del Río, fue gobernador de Michoacán, fundador de la corriente democrática y del PRD, dos veces candidato a la Presidencia de la República. Renunció el año pasado a la vida partidaria y encabeza en la actualidad un movimiento político ciudadano que ha convocado a un Congreso Constituyente para que haga una nueva Constitución.

Hélène Elizabeth LouiseAmélie Paula Dolores Poniatowska es una reconocida escritora y activista nacida en París, Francia, que se proyectó en el mundo de las letras con la publicación de los libros Hasta no verte Jesús mío y La noche de Tlatelolco, además de ser una prolífica escritora de crónica, cuentos y novelas, principalmente.

José Ramón Narro Robles es un académico, médico y político originario de Coahuila que actualmente se desempeña como Rector de la UNAM, además de varios cargos en la administración pública y en la propia Universidad Nacional ha publicado 56 artículos científicos y 23capítulos de libros de orden académico y es un férreo defensor de la autonomía universitaria y encabeza una lucha para que se dote a las universidades públicas de un mayor presupuesto.

Todos los homenajeados, en mi criterio, merecedores de un reconocimiento como el que les entregaron el pasado martes, salvo que hubiera sido mejor en actos solemnes individualizados y en fechas distantes que hicieran resaltar debidamente sus méritos y cualidades para no abaratar la distinción.

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario