IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

El derecho de las parejas gay a adoptar

17 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

No uso mucho las redes sociales porque considero que es una verdadera pérdida de tiempo dedicarle una “x” cantidad de horas de tu vida diaria a las relaciones sociales vía Internet; o como dijera mi querido amigo Luis Ignacio, egresado de la facultad de filosofía en la Michoacana, “no estoy en el “feis” porque prefiero verles la “feis” directamente a mis amigos”. Sabias palabras para quien todavía cree que las relaciones interpersonales se deben hacer persona a persona; comprobación de que quedan algunos especímenes románticos en este mundo. No me extrañaría que mi amigo todavía sea de los que mandan cartas de amor por correspondencia ordinaria a sus enamoradas a través del servicio postal mexicano, o de los que “suele todavía mandar flores” como dice Roberto Carlos en su hermosa canción Amante a la Antigua.

Pues bien. La semana pasada me puse a echarle una revisadita a mis relaciones en Facebook y me topo con un mensaje de una exalumna de la facultad de derecho que se caracterizó durante el ciclo escolar pasado por ser particularmente extrovertida y jovial, además de cumplir satisfactoriamente con sus responsabilidades en tanto alumna. Se trataba de la reproducción de un cartel con la imagen de una cigüeña que carga en el pico un bebé con un envoltorio con una gama de los colores que se han convertido en símbolo de la diversidad sexual. El texto dice: Agosto 11 2015 / LA SUPREMA CORTE AVALA LA ADOPCIÓN PARA PAREJAS GAYS EN MÉXICO… y mi alumna Daniela, que así se llama, agregaba un pequeño comentario: “No sé qué pensar sobre esto…”. Parapetado en mi carácter de profesor autoritario poco diplomático, escribí escuetamente: “Estudiar”.

Un momento después otro internauta subió una imagen que decía: “En mi barrio no están de acuerdo con esas mamadas”. Yo, pensando equivocadamente que se trataba de otro de mis alumnos, comenté: “Tú también deberías ponerte a estudiar”. Pero como no se trataba de uno de mis alumnos, el joven me contestó algún improperio propio de los que se escriben en las redes cuando alguien es inadecuado; es decir, me había ganado a pulso el pequeño insulto que me estaban haciendo. Mi alumna entró al quite y le pidió a su amigo que no fuera grosero. Él simplemente comentó: “Qué, él empezó…”

Enseguida Daniela se dirigió respetuosamente a mí y me pidió un consejo al respecto, le dije inmediatamente que sí pero que no me parecía el medio adecuado para hacerlo, que le escribiría posteriormente.

Las discusiones en las redes sociales sobre temas de controversia son una navaja de doble filo: por un lado se democratizan las discusiones, es decir, vale igual el razonamiento que puedas hacer en cuanto a un tema y tiene la misma jerarquía un académico, un modesto estudiante o un autodidacta. Eso es muy valioso. Pero por otro lado, por el mismo carácter democrático de la utilización de las redes, podemos observar que muchas veces la sabia opinión del más prestigiado de los intelectuales es masacrada por el insulto y la diatriba de quien ni siquiera ha aprendido a escribir sin faltas de ortografía.

No obstante, cuando alguien ha elegido expresar públicamente sus opiniones queda expuesto al escrutinio público y debe aprender a aceptar de buen grado las coincidencias y los desacuerdos.

En relación a la opinión que se me pidió vía Facebook, primero, me disculpo públicamente con mi alumna porque igualmente no debo utilizar las redes sociales para mandarla a estudiar. No obstante que estoy convencido de que es muy sano instruirse, no es el medio para ordenarlo. Segundo: no hay verdades absolutas, pero sí hay unos juicios más acertados que otros, sobre todo cuando éstos se basan en la razón y no en el dogma y los prejuicios.

Las creencias religiosas se basan en dogmas de fe. La iglesia católica sostiene una posición muy conservadora en relación con los temas de la sexualidad, el matrimonio entre parejas del mismo sexo y la adopción, por lo que en un pueblo como el nuestro donde hay 93 millones de católicos, es lógico que mucha gente sustente sus opiniones en lo que dicen los curas desde el púlpito y no leyendo artículos o ensayos especializados, por lo menos. Las opiniones basadas en los prejuicios religiosos y morales carecen generalmente del esfuerzo racional que otorga el estudio.

A un estudiante de leyes le debe interesar si el derecho a adoptar de las parejas de un mismo sexo es un avance o retroceso en el marco de la protección de los derechos de la sociedad. La respuesta es incuestionable: se trata de un avance. Para llegar a esta conclusión los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tuvieron que discutir consideraciones de orden jurídico, moral, religioso, político y de toda índole para emitir su resolución. Al respecto el máximo órgano jurisdiccional del país en la actualidad cuenta con un sistema de consultamuy eficiente en su página www.scjn.gob.mx, donde se pueden presenciar incluso sus deliberaciones video grabadas. El asunto de la adopción del que hablamos puede ser visto entrando a su videoteca en sus sesiones del día 10 y 11 de agosto de 2015.

No obstante todo lo anterior, aunque es indudable el avance en materia de reconocimiento de los derechos humanos y de igualdad, el verdadero problema estriba en la discriminación que impera en el seno de nuestra sociedad hacia quienes no son heterosexuales.

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario