IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

El negocio del zika

8 de febrero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Refiere el gran escritor Gabriel García Márquez en su libro El Amor en los Tiempos del Cólera que se disparaba un cañonazo cada cuarto de hora, tanto de día como de noche, para purificar el ambiente y así acabar con el cólera morbo, epidemia que asolaba a un pueblecito ubicado en las márgenes del río Magdalena donde tiene lugar su historia de amor de su novela, hacia finales del siglo XIX y principios del XX.

La gran capacidad de Don Gabriel nos llevaría a pensar que este pasaje sólo es producto de su gran imaginación creativa, sin correspondencia con la realidad; sin embargo, debemos advertir que la pandemia que asoló al planeta hace ya más de 150 años, cuando los avances de la medicina estaban en pañales, la desesperación y la ignorancia hacían que las autoridades recurrieran a todo tipo de recursos. Cuenta el destacado intelectual cubano Ciro Bianchi Ross, que en la epidemia de cólera que hubo en La Habana en el año de 1833, cuando fallecieron aproximadamente 12,000 personas, las autoridades trataban de ahuyentar esa enfermedad a cañonazos, y que proliferaron los “especuladores y farsantes con sus parches y papelillos que recomendaban como infalibles contra el mal y que vendían a precios de oro”.

Males terribles agobian a nuestro pesaroso siglo XXI. En México, en el 2009, nos cayó la enfermedad de la influenza. La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó el brote de gripe (H1 N1) como nivel de alerta cinco; es decir, pandemia inminente; después la elevó a nivel seis. Todas las alarmas se encendieron y se decretó prácticamente un paro nacional de labores. El ejército repartió millones de cubre bocas que se encarecieron desapareciendo de las farmacias, tuvimos que aprender a hacer nuestros propios protectores bucales. La gente tenía miedo de salir a la calle. Se dijo que las empresas trasnacionales fabricantes de productos farmacéuticos trabajaron afanosamente para crear la vacuna que solucionaría esos males y poco tiempo después adquirimos millones de dosis. Dicen, no me consta, que todo el problema de esa enfermedad fue magnificado por las empresas farmacéuticas para lucrar con el pánico de los pobres mexicanos aterrorizados con el petate del muerto. Dicen.

Una de dos: o los mexicanos somos muy duchos para eso de la prevención de pandemias, o realmente esos señores de los grandes consorcios nos vieron la cara en complicidad con algunas organizaciones internacionales como la (OMS). Piensa mal y acertarás, dice la gente, y poco se equivoca. El mundo se mueve por intereses económicos, no importan otros valores.

¿Por qué los grandes males y las enfermedades siempre se ciernen sobre los habitantes de los países más pobres? Ahora el virus del Zika afecta a más de 33 países, según información proporcionada por la propia OMS. Y los países más afectados son Brasil y Colombia. Este padecimiento se conoce desde la década de 1950, y toma su nombre del bosque de Zika, en Uganda, de donde salió el virus por primera vez en 1947.

Es hasta el año de 2014 que este virus se propagó a América. Llegó primero a la Polinesia Francesa y después hacia la Isla de Pascua, para llegar apenas el año pasado a América Central, el Caribe y América del Sur donde el brote epidémico ha alcanzado niveles pandémicos.

El Zika es un virus que se transmite por la picadura del mosquito del género Aedes Aegypti y está probado que produce síntomas similares a formas leves de dengue, que van de una simple gripe, a una gripe hemorrágica que puede resultar mortal. El tratamiento para el Zika es de simple reposo y en la actualidad no hay medicamentos ni vacunas para su prevención. Sin embargo los expertos de la OMS ahora dicen que esta enfermedad puede estar asociada a microcefalia (malformación congénita por la cual los recién nacidos presentan cráneo anormalmente pequeños) en bebés  cuyas madres hubieran sido infectadas con este virus, o que también pudiera producir el Síndrome de Guillain Barré, otro mal de tipo neurológico que genera incapacidad de sentir calor, dolor, y otras sensaciones, además de paralizar progresivamente varios músculos del cuerpo.

No está suficientemente probado que el virus del Zika produzca necesariamente cualquiera de estos padecimientos, existe la simple sospecha por algunos indicios y conjeturas de los expertos médicos que hacen presumir la probable relación del Zika con estas  terribles enfermedades.

La burra no era arisca, dicen, pero las compañías farmacéuticas transnacionales que pagan a sus especialistas para generar pánico, han dicho ahora que se ha descubierto que el Zika se transmite también por vía sexual. Dicen. Todo puede ser, ¿pero por qué no difunden que el virus puede ser exterminado por una salva de cañonazos todos los días, siempre y cuando vaya acompañado de una serie de medidas higiénicas para acabar con el mosquito Aedes Aegypti?

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario