IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

El talón de Aquiles del Chapo

11 de enero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Todos sabemos que el gran Aquiles murió víctima de una flecha que le acertó Paris precisamente en el talón en la batalla final entre griegos y troyanos. Era el único sitio donde podían hacerle daño porque su madre Tetis lo había bañado en las aguas del rio Estigia para volverlo inmortal, pero al sujetarlo por el talón, esta parte del cuerpo quedó sin mojarse, por lo que resultó la única porción de su cuerpo vulnerable. Desde entonces, el talón de Aquiles es una expresión que se emplea para referirse al punto flaco o débil de una persona o cosa.

Se dice ahora que el talón de Aquiles del Chapo fue su megalomanía. Que tanto poder acumulado le hizo desarrollar una psicopatología de delirios de grandeza y llegó a pensar que todo lo podía. Se creyó su propio mito y quería hacer una película sobre su vida. Según declaraciones de la propia Procuradora General de la República, ese fue uno de los hilos de la investigación que se siguieron para su captura. Ya había contactado a varios directores y se había platicado con varias actrices para representar a sus mujeres.

Generalmente un narco se conforma con tener su propio corrido. Lo manda hacer con los compositores de música de banda o norteña y es común que grupos de cierta fama les graben incluso comercialmente sus canciones. Con eso satisfacen su afán de trascendencia; una canción lleva ya una carga importante de narcisismo que es la antesala de la megalomanía. Pero lo curioso es que jamás hayan servido como mecanismo de investigación para detener a nadie. Hasta que se pasaron de la raya y quisieron realizar un largometraje. Qué bueno que no lo permitieron. ¿Se imaginan? ¿Compitiendo como productor el Chapo Guzmán por un premio Ariel, o por un Oscar?

Su propia historia que lo representa como hijo de un campesino pobre que sólo llegó hasta sexto de primaria y que pasó parte de su infancia vendiendo naranjas, para después haberse encumbrado hasta las más altas esferas del poder criminal y convertirse en una leyenda por sus dos grandes fugas de los penales más seguros de México; todo el dinero acumulado con sus actividades criminales (la revista Forbes lo llegó a considerar en su lista de hombres más ricos del mundo); la facilidad para comprar voluntades en el sistema político mexicano para evadir la acción de la justicia, y todo el respaldo de un gran equipo logístico para construir túneles, remodelar viviendas con sistemas de escape hacia los subterráneos y cañerías de las principales ciudades de su natal Sinaloa, además de un cuerpo de sicarios dispuestos a entregar su vida por él si se hacía preciso, todo eso y más, le hizo sentirse realmente invulnerable y pensar que podía llevar a la pantalla grande, él mismo, su autobiografía.

Hay quien dice que este perfil psicológico de Guzmán Loera no coincide con las características de la personalidad del líder del cartel de Sinaloa. Que él era una persona más humilde que prefería la clandestinidad, el bajo perfil, andar de gorra y pantalón de mezclilla por los parajes de la sierra madre occidental escondiéndose entre gente sencilla que prefería morir antes que delatarlo.

Sin embargo ya se ha difundido ampliamente la noticia que lo ubica en octubre pasado dando una entrevista en un lugar indeterminado de la geografía mexicana al conocido actor norteamericano Sean Penn, en la que sirvió de enlace y se hizo acompañar de la actriz Kate del Castillo. Dicha entrevista se publicó este sábado después de la captura del Chapo en la revista “Rolling Stone”. No dudo que las autoridades de la Procuraduría General de la República, en su momento, citen a declarar a la conocida actriz mexicana quien, se dijo, ya está siendo investigada, y que en 2012 publicara una carta donde decía confiar más en el ‘Chapo’ que en el gobierno.

El Chapo no quiere ser extraditado a los Estados Unidos, las razones son obvias, en el sistema carcelario del vecino país del norte muy difícilmente encontraría la flexibilidad de las cárceles mexicanas para tener la cantidad de visitas que en nuestro país tuvo mientras estuvo recluido en el penal del Altiplano. La cordialidad y camaradería con que sus carceleros lo trataban, quedaría a un lado; mientras que todo privilegio producto de la corrupción, supuestamente quedaría eliminado.

El “Chapo” retornó al penal de máxima seguridad del Altiplano de donde ya se fugó una vez. Se dice que regresa en condiciones totalmente distintas: en una celda totalmente reforzada con placas de acero en el piso, puertas automáticas y un sistema de monitoreo permanente que imposibilitará su evasión; además que ahora sí le quitarán todos los privilegios con que contaba como televisión en su celda y visitas a discreción. En fin, que ahora sí se le pondrá muy difícil escapar.

Más valdría que las autoridades resolvieran el problema de raíz agilizando la extradición del Chapo, respetando siempre la legalidad de todas las instancias, porque una persona que ya se les ha fugado en dos ocasiones, se les evade una tercera. Además, no se trata de un reo común, sino de una persona que cree que lo puede todo. ¿Para qué le arriesgamos?

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario