IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

La Voz del pueblo

22 de junio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

En 1962, cuando el alumno más humilde del grupo de la maestra “Paquita” del primer grado de la escuela primaria Madero y Pino Suárez no asistía a clases, era porque andaba “voceando”; es decir, gritando por las calles de Morelia el nombre del periódico que entonces era y sigue siendo, el más leído en el estado de Michoacán. La crueldad infantil no tiene límites cuando de los más pobres se trata, le apodaban “El Apache Negro”, y no era ni apache, ni era negro, simplemente era un niño moreno como somos la gran mayoría de los mexicanos, nada más que éste llevaba generalmente su carita sucia al igual que su ropa.

Desde las ventanas del salón, que daban hacia la calle de Cuautla, frente al cine Morelos, veíamos pasar al compañerito con su bonche de periódicos bajo el brazo gritando Laaaa Voooooooz, un canto melódico difícil de reproducir con letras porque al alargar la vocal de la palabra voz, hacía una inflexión que cambiaba ligeramente el tono, un pequeño viraje hacia una nota más grave en su aguda voz de niño. Debo reconocer que en el fondo de mi corazón siempre admiré a ese compañerito porque a sus escasos seis años ya ejercía, seguramente obligado por las circunstancias, un trabajo de adulto.

La Voz era un periódico joven de apenas 14 años, pero ya se trataba, sin duda, de la empresa editorial más importante de nuestro estado. En ese entonces no podía siquiera imaginar que llegaría a colaborar en las páginas de este importante diario que el pasado viernes cumplió 67 años de existencia.

Ya no existen voceadores, lo que más se le asemeja son los vendedores de diarios en las esquinas de los semáforos, trabajadores informales que inician su lucha de cada día en la madrugada para ofrecer a los automovilistas la noticia diaria, pero aunque oferten otros periódicos la mayoría de los lectores michoacanos no deja de informarse a través de La Voz de Michoacán, La Voz del Pueblo Hecha Periódico, eslogan publicitario insustituible que envidiaría cualquier empresa informativa del mundo.

Desde hace 33 años esta empresa editorial decidió celebrar cada aniversario de su creación, con la entrega de la Presea “José Tocavén”, quien fuera el fundador de esta empresa, a los miembros de la comunidad que, a juicio de su consejo directivo, se hacen acreedores por sus “méritos en las diversas actividades del quehacer humano, intelectual, artístico, cultural, o político”.

En este año dicho reconocimiento fue otorgado a ocho personalidades que por diversos motivos se han destacado en la vida pública de Michoacán, sin duda todas bastante meritorias, como la otorgada al Prelado Alberto Suárez Inda, quien fue Obispo de Tacámbaro de 1985 a 1995 y Arzobispo de Morelia desde febrero de 1995, ungido Cardenal por el Papa Francisco el 14 de febrero de este año.

Los otros galardonados como el uruapense Jorge Marín por sus méritos como creador artístico dentro de las artes plásticas; la uruapense Olivia Bucio Valencia, dedicada a la actuación en el teatro, cine y televisión; el uruapense Sergio García Malfavón ganador el rubro al mérito deportivo en el rudo deporte del judo (¡Carajo!, pareciera que sólo los uruapenses son virtuosos); Alexandra Sapovalova en el mérito docente; a la familia Briz-Garizurieta, por el mérito empresarial con su firma restaurantera en la ciudad de México “El Cardenal”; indudablemente que tienen los méritos suficientes para recibir esta importante distinción por su actividad destacada en cada una de sus especialidades. Difícil sería glosar el cúmulo de virtudes de cada uno de ellos en ten breve espacio.

El reconocimiento a la familia Bautista Rangel, integrantes del grupo P’urhembe, dirigidos por el maestro Francisco Bautista, originario de Paracho, es un justo homenaje a la virtud, la pasión y la entrega de quienes han sabido proyectar el sentimiento originario de nuestra tierra a través de su música a todo el mundo. Especial distinción merecen la calidad interpretativa de la señora María Rosalba Rangel Tovar y Francisco Bautista Rangel, su hijo, quienes han sabido hacer de la pirekua una fina evocación de amor y sentimiento.

En este mundo material y egoísta en el que la tendencia a la acumulación y al enriquecimiento personal prevalece por encima de otros valores, personalidades como la del Doctor José Mena Olalde, quien recibió el galardón al Mérito Profesional, suelen pasar desapercibidas. Él, habiendo realizado la Especialidad en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, en lugar de dedicarse a embellecer rostros y a redondear pechos y traseros de “las artistas”, actividad que resulta muy lucrativa para quienes tienen una capacitación como la suya, ha dedicado todos los días de su labor profesional a la tarea humanitaria de curar niños que nacen con fisura de labio y paladar.

Entre otras muchas actividades humanitarias fue un decidido impulsor y recolector de donativos institucionales, particulares, familiares y personales para la construcción de la clínica de Labio y Paladar Hendido del Hospital Infantil de Morelia, que abrió sus puertas en junio de 2010. Mi admiración y respeto para el Doctor Mena.

Honor a quien honor merece. Indudablemente que el otorgamiento de la Presea “José Tocavén”, es la mejor forma con la que se puede celebrar un aniversario más de este prestigiado diario. Mi reconocimiento sincero a su director Álvaro Medina González.

Comparte la nota

Publica un comentario