IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Mensajes concisos, profusos y difusos

6 de abril, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El día de ayer dieron inicio las campañas para elegir gobernador del Estado de Michoacán. Los partidos políticos postularon a sus mejores militantes y personajesde renombre socialpara mostrar, de la mejor manera posible,sus postulados teóricos, proyectos de acción, ideologías y principios para convencer a los electores de que son la mejor opción para resolver los problemas de la comunidad.

La fuerza avasallante de la democracia liberal supone la competencia electoral en un sistema de partidos que tiene su más cruda expresión en la guerra propagandística donde se oferta la solución condensada de los problemas de la comunidad con mensajes concisos, confusos, profusos y difusos.

De los ocho partidos políticos con registro ante el Instituto Nacional Electoral, sólo el PRI, el PAN, y el PRD, aspiran seriamente a gobernar a los michoacanos, “la chiquillada” se suma a estas fuerzas políticas como estrategia para no desaparecer, en tanto los candidatos de Movimiento Ciudadano, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y el Partido Humanista, Manuel Antúnez, María de la Luz Núñez y Gerardo Dueñas, salvo mejor opinión del electorado, tienen pocas posibilidades de ganar. Pero en política nada es definitivo y habrá que ver qué tanto arrastre tiene “el peje” con su nuevo partido y el poder de penetración que tienen los otros candidatos.

Las tres fuerzas políticas tradicionalmente más competitivas dicen tener la fuerza de la razón para sacar a Michoacán de la grave crisis de violencia que ha padecido durante los últimos años, recomponer las bases para el crecimiento económico y remendar el tejido social tan deteriorado. En este inicio enjundioso de campañas, en un arranque de arrebato pragmático, todos dicen ir encabezando las preferencias de los ciudadanos y quieran aprovechar al máximo los minutos que otorga la ley para la difusión de sus mensajes.

No obstante la enorme cantidad de información que se generará durante este período de campañas, los ciudadanos no contarán con una información fidedigna para formarse una idea precisa de quiénes van encabezando las preferencias electorales. El manejo de la información forma parte de las estrategias de los partidos políticos para hacerse propaganda, por eso nadie revela que el electorado los ha dejado de apoyar o que va en declive en las encuestas. Todos los partidos dicen contar con la simpatía de los futuros votantes.

Los partidos políticos, órganos de gobierno y hasta las autoridades electorales pagan empresas encuestadoras para monitorear permanentemente la evolución de las campañas, pero nadie revela los resultados de esas encuestas salvo cuando les favorecen y, como al mismo tiempo se difunden resultados de otros estudios de opinión elaborados “a contentillo”, se genera un caos informativo donde nada es verdad ni es mentira.

El electorado tendrá que sufrir durante dos meses no sólo la guerra de mensajes propagandísticos que se dará en los medios convencionales: radio, televisión, gallardetes, espectaculares, mantas, gorras, camisetas, mandiles, bardas y todo objeto que pudiere ser objeto visible de comunicación, sino también en panfletos, publicaciones y mensajes apócrifos en las redes sociales de internet para difamar a los candidatos y tratar de influir en el electorado con una guerra sucia que suele embarrar de lodo, aunque no sea la intención, a todo el proceso electoral.

Contender mediante procedimientos sucios no sólo deshonra a los institutos políticos, sino que daña severamente la credibilidad de un sistema electoral donde los partidos políticos son la base fundamental del sistema. Hay que tomar en cuenta que hay una gran corriente de opinión que considera que la vía para enfrentar los graves problemas de la comunidad ha dejado de ser el actual sistema de partidos y está convocando al boicot electoral. Enlodar el proceso electoral equivale a darles la razón de que este sistema político no da para más.

La petición de los órganos electorales a los candidatos y sus partidos políticos para que ajusten sus acciones a las disposiciones de la ley y realicen campañas limpias y propositivas, constituyen un llamado inaplazable para al rescate de la credibilidad en la democracia y sus instituciones, no entenderlo así pone en grave riesgo la estabilidad del sistema.

A tambor batiente los tres principales candidatos arrancan con slogans que pretenden decir mucho con pocas palabras y que, de algún modo, reflejan la personalidad de cada uno de los aspirantes a ocupar el llamado “solio de Ocampo”.“Un nuevo comienzo”, propone Silvano, lo que sugiere que quiere iniciar de cero para edificar desde el principio, como si nada se hubiera construido con antelación; “Un gobierno de verdad”, dice mi tocaya Luisa María, parece que sugiere que todo gobierno anterior fue mentira; y“Poniendo orden salimos adelante” de Chon Orihuela, me parece que de tan sencillo, de tan obvio, pudiera resultar entendible y atractivo para las masas. Desde luego cada uno de los candidatos tendrá que explicar durante la campaña estos lemas con un discurso que aclare qué es lo que nos han querido decir con estas frasecitas concisas, confusas, profusas y difusas.

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario