IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Sentido de solidaridad

7 de marzo, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Hace algún tiempo vi un documental televisivo que planteaba que el extraordinario florecimiento del bossa-nova y de la música popular brasileña en el siglo pasado, se debió al surgimiento de una gama de compositores y músicos de esa gran nación que tuvieron el talento y la sensibilidad para concebir una nueva forma de hacer música, pero sobre todo a la actitud de ese grupo que sabía compartir, discutir y enriquecer colectivamente sus experiencias; es decir, su sentido de solidaridad creativa le dio un empuje inusitado a su música.

De esa manera surgieron compositores de la talla Vinicius de Moraes, Antonio Carlos Jobim, Joao Gilberto y Luis Bonfá, que crearon y popularizaron canciones como La Chica de Ipanema, Desafinado, Chega de Saudade, Aguas de Marzo,  entre muchas otras.

En México, y muy particularmente en el medio michoacano, cuando alguien llega a trascender generalmente lo hace de manera individual y contra viento y marea. En los diversos ámbitos de la creación artística, cultural o deportiva, cuando alguien “triunfa” lo hace individualmente y porque tiene una actitud de lucha y perseverancia férrea que lo hace vencer todos los obstáculos. Pero esa persona generalmente llega a la cima solo, sin respaldo de grupo o equipo, y mucho menos de sus pares o compañeros de actividad.

Esos “triunfadores” son garbanzos de a libra con indudable talento y una voluntad férrea. Hay un gran mérito, claro que lo hay; sin embargo, falta el trabajo en equipo. Si nos ayudáramos mutuamente, si compartiéramos nuestro talento, seguramente sentaríamos las bases para un nuevo sistema de valores que las nuevas generaciones podrían aprovechar.

Hay quien considera que toda la culpa es de la forma de ser del mexicano. Yo creo que eso de alguna manera es una explicación simplificada de algo más complejo. Debemos tomar en cuenta, por lo menos, que vivimos en un sistema capitalista que impulsa al ser humano hacia la acumulación y el enriquecimiento personal por encima de otros valores.

El sistema capitalista tiene sus raíces ideológicas en los economistas clásicos europeos y en el iluminismo francés que impulsaron el liberal individualismo. Esta ideología plantea el desarrollo del ser humano y la defensa de sus intereses en tanto sujeto aislado, por eso las constituciones políticas inspiradas en esos principios contienen un apartado especial llamado Garantías Individuales, las cuales garantizan los derechos y las libertades de los sujetos en tanto entes individuales.

Es cierto, vivimos en un sistema injusto que promueve el individualismo; pero es cómodo echarle la culpa solamente al sistema y sentarnos a esperar que cambie por otro mejor, por simple evolución. Los sistemas políticos, económicos y sociales no son fijos, se transforman por la voluntad de los individuos que los componen, quienes es de esperar que tengan claridad a dónde quieren ir.

¿Algo tendrá que ver el carácter de los mexicanos, o de los michoacanos en particular?Probablemente sí. La formación del carácter y actitud de los grupos y las personas se configura por diversos factores y no puede negarse que en ello interviene el sistema establecido.

Se dice que los mexicanos, lejos de ayudarse y estimular su creatividad,  suelen ponerse piedras en el camino para mutuamente dificultar su éxito. Podríamos decir que algo hay de cierto, si nos atenemos a lo que observamos en buena parte de los miembros de los diferentes gremios de artistas y grupos diversos que a menudose regodean en el autoelogio y demeritan el trabajo de sus congéneres, en vez de estimularse y reconocer el talento de sus compañeros de oficio.

¿Cuándo aprenderemos que el camino del éxito no se encuentra en el demérito del trabajo de los demás, sino en la dedicación y el esfuerzo compartido, así como en el reconocimiento de los verdaderos valores? Ojalá que pronto. Aquella generación de brasileños nos enseñó que a pesar del sistema en que se desarrollaron, fue posible asumir una actitud solidaria, de retroalimentación mutua, en aras de dar a su arte una mayor calidad. Esto es válido para cualquier actividad humana.

Por supuesto que el ser humano debe intentar construir formas de organización más justas, que por lo mismo generen las condiciones propicias para que el talento y la creatividad humana puedan desarrollarse de manera plena. De hacerlo así, estaremos encaminándonos hacia un plano superior donde el otro me importa tanto como yo mismo.

El cultivo del ego y el auto elogio son formas perversas cuando son llevas al extremo de solamente reconocer lo propio. Es necesaria la autoestima para el desenvolvimiento de la personalidad, pero  cuidando conciliar el legítimo interés personal con el reconocimiento delos demás.

Los mexicanos debemos aprender del sentido solidario y la camaradería brasileña que con un elegante manejo de las disonancias armónicas logró regalarnos, a mediados del siglo pasado, una de las expresiones más bellas de la música universal.

______________________

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario