IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de junio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.6

18.4

Temas polémicos

21 de julio, 2013

admin/La Voz de Michoacán

PUNTO NEURÁLGICO

Temas polémicos

Luis Sigfrido Gómez Campos

Es imposible que todos estemos de acuerdo en todo. En la variabilidad humana está la posibilidad de enriquecer el conocimiento y la comprensión de las cosas. Siempre habrá alguienmás inteligente o informado que sea capaz de tener una visión más acertada o un análisis más profundo sobre algún tema; como también habrá quien, por la poca información que posea opor padecerarraigados prejuicios, tenga una visión sesgada o poco clara de algún fenómeno o asunto.

Existen temas que en sí mismos se prestan a la polémica. Todos hemos escuchado alguna vez enalguna reunión de amigos, cuando van a compartir una copa, que se prohíbe hablar de política y religión. La razón es muy evidente: en esos dos temas la gente asume no sólo creencias, sino convicciones; el grado de convencimiento sobre estos asuntos llega, en muchos casos, al dogma de fe que no admite discusión, o a la militancia disciplinadaque no acepta matices ni concesiones; por eso resulta una solución adecuada para la sana convivencia dejar de lado estos dos temas.

Otra de las causas que imposibilitan ponerse de acuerdo en algún tema,es la ideología. Cuando nuestro sistema de valores, creencias y concepción del universo han sido aprendidos de diversa manera, por la pertenencia a una cultura o a un estrato social diferente, la percepción del mundo y sus fenómenos tendrá necesariamente que ser distinta. Por ejemplo: la visión de un joven educado en una escuela confesional donde le enseñaron una versión de la historia en la que se odia a Benito Juárez por haber impulsado las leyes de reforma que le quitaron los privilegios al clero, es distinta a la del joven educado en la escuela pública donde le enseñaron a venerar al indio de Guelatao por los mismos motivos.

Si estos dos jóvenes educados de maneradistinta se ponen a conversar sobre historia o sobre política seguramente no van a salir muy de acuerdo. Existe una barrera comunicativa que les impedirá coincidir. Seguramente es el caso del expresidente Vicente Foxal afirmar que él fue mejor Presidente que Juárez. Él simplemente expresa lo que cree de acuerdo a lo que conoce; tiene una visión de Juárez muy distinta a la de muchos mexicanos de acuerdo a la educación que recibió, él está convencido de lo que está diciendo porque es lo que aprendió. Fox fue el primer Presidente de México egresado en la licenciatura de una Universidad Privada. Eso explica, en parte, su visión sobre la historia de nuestro país, pero no su ego desproporcionado.

Otro ejemplo con anécdota: el día que los marines de los Estados Unidos mataron a Osama bin Laden, me tocó presenciar la noticia en la televisión de algún aeropuerto acompañado de un buen amigo, quien festejó la muerte del talibán afirmando que todo el mundo estaba de plácemes por el acontecimiento; le pedí mesura argumentando que lo afirmado era una desproporción porque seguramente había muchos que no estarían de acuerdo con lo que dijo. No me creyó y me pidió que le explicara quiénes no estarían de acuerdo con eso que le parecía tan evidente. A lo que respondí que no sabía cuántos de los más de mil millones de musulmanes que hay en el mundo lo tendrían como héroe. Mi amigo coincidió a fin de cuentas conmigo, porque a pesar de nuestras diferencias es un tipo racional. Pero es difícil que un musulmán y un católico se entiendan en el ámbito de sus valores y creencias.

La semana pasada escribí un artículo sobreEdward Snowden, el ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad estadunidense que se encuentra refugiado en un aeropuerto de Rusia por la persecución de la que es objeto por haber puesto en conocimiento del mundo un gigantesco programa de espionaje que invadía lo mismo la comunicación privada de ciudadanos norteamericanos y la de muchas sedes diplomáticas y países “amigos”, entre ellos México. En dicho artículo refería que en estricta lógica debíamos, los ciudadanos y países espiados, glorificar al perseguido por su osadía de oponerse al imperio y no verlo como un simple delincuente.

Como es natural, un tema sobre nuestros vecinos del norte siempre será controversial y provocará opiniones encontradas. Pero no esperaba que otro buen amigo, a quien le profeso especial agradecimiento y admiración, evidenciara su desacuerdo manifestando que yo quería glorificar al traidor. Reconozco que en este caso me duele la falta de coincidencia, pero considero que, en tal caso, quien pudiera hablar de traición, serían las autoridades que autorizaron un programa de espionaje que viola la ley y los principios de la sana relación que debe haber entre países amigos. Todo mexicano debería sentir indignación con quien nos espía y no contra quien los desenmascara.

Es imposible que todos estemos de acuerdo en todo y resulta normal que expresemos nuestras diferencias mediante la sana crítica que nos lleve a ampliar nuestra visión del mundo y el conocimiento de las cosas. Quienes manifestamos nuestra opinión en un medio público como éste nos exponemos al desacuerdo de nuestros lectores, sobre todo si hablamos de religión y de política.

_____________________

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario