IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de junio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.6

18.4

Trump sí es un peligro para el mundo

16 de abril, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

PUNTO NEURÁLGICO

 

Luis Sigfrido Gómez Campos

 

Los gringos arrojaron el jueves pasado, por órdenes de su presidente, la bomba no nuclear más potente que tienen. La arrojaron en Afganistán e iba dirigida contra un bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI), matando a 94 combatientes. La misión fue “muy, muy exitosa”, dijo Donald Trump. Obviamente a quienes no les gustó esa acción dentro de su territorio fue a los afganos, su embajador en Pakistán declaró en Twitter: “Si las mayores bombas fueran la solución, estaríamos hoy día en el lugar más seguro del mundo”. Mientras que el ex presidente afgano Hamid Karzai acusó al actual mandatario de traición nacional al permitir que se arrojara sobre el territorio de su patria una bomba similar a las atómicas.

La cosa no paró ahí. Ensoberbecidos los gringos por esa acción, “muy exitosa” desde su perspectiva, al otro día, el sheriff del condado de Butler, Ohio, sugirió por la misma vía, Twitter, que Estados Unidos use esa bomba de artillería masiva, conocida como la madre de todas las bombas, contra los cárteles mexicanos. Aunque no especificó el lugar preciso donde arrojarían su arma mortífera, sí enfatizó: “He dicho esto durante más de 10 años. Suficiente es suficiente. Puede ser usada contra el cártel de la droga. Vendrán días buenos”.

El día sábado se publicó en los periódicos una nota a ocho columnas: “Estudia EU “opción militar” para frenar plan nuclear de Norcorea”.

Muchos nos preguntamos qué les estará pasando a los gringos. ¿Enloquecieron? ¿Realmente estarán dispuestos a llevar al mundo a una guerra nuclear? Nosotros. Los mexicanos, qué daño les habremos inferido que nos tienen tanto odio.

Por la posición geográfica del territorio mexicano, somos país de tránsito obligado de todo lo que viene del sur. Además, si ellos, los gringos no fueran grandes consumidores de drogas no se generaría la gran demanda. ¿Por qué culparnos de todos sus males cuando todos sabemos que son una nación enferma que requiere de enervantes y sustancias psicotrópicas para sentirse mejor?

Se ha dicho con frecuencia que Donald Trump no se sostendría en el poder por mucho tiempo, pero todos sabemos que esos sólo son buenos deseos de gente ingenua que quisiera que esta pesadilla termine. Todos sabemos que el sistema político norteamericano es fuerte y que se mantendrá mientas cumpla con el deseo y voluntad de su pueblo. Y el pueblo gringo ya habló y puso a un hombre que sabe interpretar fielmente lo que piensa. ¿Qué no recordamos a los jóvenes vacacionistas que en las propias playas mexicanas festejaban a gritos hace poco tiempo la construcción de su muro? Ese es el sentir del ciudadano norteamericano promedio, para que de una vez por todas lo entendamos los mexicanos.

El sábado pasado los gringos salieron a las calles de varias ciudades de su país a protestar, pero la demanda principal era que el actual mandatario rindiera su declaración patrimonial como lo han hecho todos los últimos presidentes de los Estados Unidos de Norteamérica. Todavía no les cae el veinte de que las decisiones militares de ese hombre que los gobierna son nocivas no sólo para su país, sino para la paz del mundo entero.

Para acabalar este cuadro catastrófico de tensión, los norcoreanos ya contestaron a los gringos sus balandronadas. El sábado, en un desfile de las fuerzas armadas para celebrar El Día del Sol, donde exhibieron, como parte de su poderío, su nuevo misil intercontinental, el Vicepresidente de la Comisión de Asuntos de Estado, segundo en la jerarquía política de Corea del Norte, dijo que están preparados para responder a cualquier ataque nuclear por los mismos medios.

Mientras tanto los Estados Unidos ya mandaron a la península norcoreana un inmenso portaaviones con navíos de guerra y submarinos a hacer maniobras, es decir, a intimidar al gobierno de esa nación que no se amedrenta y que, por lo menos de palabra, contesta todas las agresiones. Los chinos apoyan a Corea del Norte y llaman a la solución por medio del diálogo, solicitando que los gringos dejen de hacer sus maniobras y los norcoreanos dejen de hacer sus ensayos nucleares, propuesta que rechaza Trump.

La soberbia norteamericana de querer gobernar los destinos del mundo sin acatar recomendaciones obedece a su enorme poderío bélico y a que considera que una guerra, en el caso de llevarse a cabo, no se llevaría en su territorio porque cuentan con bases militares en cada rincón del planeta y difícilmente, aún con el misil intercontinental, dejarían llegar una bomba nuclear a suelo norteamericano.

Lo malo de pensar con esta lógica es que no toman en cuenta que lo que está en cuestión es la paz del mundo y que en el caso de que provoquen una tercera guerra mundial, no habría ganador pues la humanidad entera sufriría las consecuencias de un desastre inimaginable.

Lo peor de todo es que el presidente de los gringos es mentalmente inestable y no sabemos si un día se despierte con la idea de arrojar sus bombas a los cárteles mexicanos y entonces sí, Dios nos agarre confesados. No cabe duda que Donald Trump no sólo es un peligro para México, sino para el mundo entero.

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario