IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Madres bienaventuradas

14 de mayo, 2015

admin/La Voz de Michoacán

“Nuestros hijos van por el mundo en busca de la verdad, donde haya justicia para todos”. La madre, Máximo Gorki

Hay madres que no solamente son felices por haber engendrado en su vientre a un nuevo ser y haber dado a luz un hijo o hija, sino son  bienaventuradas, doblemente felices, porque al pasar de los años cada día los ven crecer pletóricos de vida; y como afirma el rey David en su salmo 128: 3, refiriéndose a la madre. “será como una vid cargada de uvas”. Hermosa figura retórica del autor de este canto al comparar a los hijos como fruto de la vid, las madre

Las madres son doblemente felices cuando el esposo y los hijos reconocen y aprecian el valor que ellas tienen en el hogar. Sin lugar a ninguna duda que este reconocimiento no sólo debe ser  mostrado en fiestas y con regalos una vez al año, sino con hechos todos los días en el quehacer cotidiano; en esta forma se muestra que la autora de esos hijos es merecedora de todo respeto; y que debe ser objeto de todo cuidado como persona importante.

Desafortunadamente en la realidad de las familias mexicanas se vive con una herencia machista de esclavos en la cual la madre es tenida mayormente como sirvienta, de veinticuatro horas de trabajo continuo, sin prestaciones de ninguna naturaleza, y no como ser humano de suma importancia en el hogar. De esta forma, y aún en el día en que anualmente se ha dedicado para festejarle, ella es la que tiene que hacer la comida, servirla y finalmente está obligada a lavar la loza, mientras que el esposo e hijos reposan cómodamente. Con todo, este modo de actuar está cambiando en algunas familias porque estos ya participan en los quehaceres  que se necesitan.

Es gratificante que cada diez de mayo la mayoría de  esposos e hijos hacen todo tipo de festejos para agasajar a la madre;fue hermosa idea dedicar un día al año para enfatizar el cariño que se le tiene. Hace tiempo leí que fue una misionera metodista quien en Oaxaca tuvo el deseo de celebrar por primera vez un culto de acción de gracias a Dios por su madre; prosperó la iniciativa hasta convertirla en fiesta en todas las familias mexicanas.

Estoy plenamente seguro de que el propósito de la persona que inició la fiesta en honor de la madre no fue solamente que se le reconociera y festejara una vez al año; sino que por el hecho de haber tenido en mente el darle gracias a Dios por lo que ella significa en la vida, fue también   el recalcar la importancia de la familia en su responsabilidad en la sociedad en la cual se desempeña como persona.

Por lo tanto cada día diez de mayo nos está comprometiendo a rescatar los valores humanos que desgraciadamente se pierden paso a paso en un mundo neoliberal en donde la persona es apreciada más bien por los bienes materiales que posee y no por los principios de la verdad, en honor y la justicia.

Que la idea y propósito consumista de flores y regalos no nos convierta en dependientes de lo irreal y perecedero.  Que el diez de mayo nos sirva de reto para vivir como seres humanos en donde todos participamos con responsabilidad y con los derechos que la vida nos ofrece.

Comparte la nota

Publica un comentario