IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Democracia directa: Morelia, Michoacán y el mundo

17 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

¿A quién no le gustaría -en su calidad de ciudadano-intervenir en las decisiones de las estructuras que le gobiernan, ya sea para proponer cambios o exponer problemáticas generales, sin que éstas se queden únicamente dentro de su cabeza o en charlas con familiares, vecinos o amigos?

Es decir, formar parte de una aportación social, en condiciones de igualdad por el bien común, donde la autoridad sí escuche y analice la viabilidad de las propuestas.

Dedicar tiempo, disponer de ánimo para contribuir al bienestar colectivo, ser prudente y también receptivo, son algunas características que se necesitan para integrarse a actividades que mejoren la vida propia y la de los demás.

En el mundo son varios los mecanismos de participación ciudadana que han resultado exitosos, incluyendo algunos municipios de México; aunque en nuestro caso, es aún bajo el índice de cooperación, por la desconfianza que existe en las autoridades respecto la genuina atención que les merezca lo que opinen sus habitantes.

En Madrid, la nueva alcaldesa Manuela Carmena (jurista y jueza emérita, de 71 años) estableció un interesante programa llamado “Decide” (gobierno abierto), exponiéndose en la página web que sus ciudadanos podrán proponer, debatir y decidir los temas que les preocupan; quedando rechazadas de antemano las proposiciones que tengan que ver con racismo, carácter sexista, xenofobia, apología del terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

Las propuestas podrán enviarse a la plataforma digital o gestionarse de modo presencial. A fin de hacerlas viables, deberá recabarse el apoyo del 2% de los empadronados mayores de 16 años (incluso, a través de una hoja de firmas); luego se someterá a debate por 45 días, invitándose a toda la ciudadanía a decidir si está a favor o en contra; si es el caso de lo primero, el Ayuntamiento asumirá como propia la acción y la llevará a cabo, comprometiéndose a que en un plazo máximo de un mes se realizarán los informes técnicos sobre legalidad, viabilidad y costo económico, publicándose luego los avances de los trabajos.

No obstante que el citado programa inició formalmente el pasado 15 de septiembre, existen ya cientos de propuestas en materias de movilidad, medio ambiente, derechos sociales, cultura, salud y economía, entre otras.

Por citar unos ejemplos: el billete único, que es cambiar de medio de transporte público y no pagar el segundo boleto, en un lapso menor a 90 minutos; hacer cumplir las multas por excremento de perros a sus dueños; nuevos carriles para bicicletas y uso obligado de casco; instalación de más contenedores para aceite de cocina; reducir el número de decibeles permitido en horarios nocturnos; ampliar las actividades recreativas para jóvenes los fines de semana.

Algunas de las experiencias más exitosas de este mecanismo se han realizado en los últimos años, gracias a las posibilidades que ofrece Internet. En Finlandia se logró la aprobación del matrimonio igualitario mediante la participación social. Estonia se sitúa a la cabeza de Europa en mayor interacción con el gobierno, mejorando notablemente su situación democrática a partir de ello.  En Suiza, aproximadamente una de cada dos leyes aprobadas en el parlamento, luego que se sometieron a la consulta de la ciudadanía, fue rechazada.

En Alemania no existe democracia directa a nivel nacional -como es el caso de varios países- pero sí a nivel regional y local, ejecutándose alrededor de cien iniciativas ciudadanas anualmente. En París, los residentes están actualmente en el proceso de decidir a cuáles rubros debe destinarse una parte del presupuesto municipal. Nueva York dedicó el año pasado una importante cifra para gestionar las propuestas de sus habitantes.

Considerando que en varios estados y municipios de México se están estrenando autoridades, por qué no solicitarles que hagan uso de las modernas herramientas de participación social, a fin de hacer más incluyente su gestión.

Morelia, en particular, que es gobernada ahora por Alfonso Martínez Alcázar, un político independiente (de los primeros seis que ganaron el cargo por mayoría, en las elecciones del presente año) podría ser precursora en este tipo de prácticas.

Este ingeniero industrial, que tuvo a bien anular en sus primeros días de gestión un peligroso carril para bicicletas sobre el bulevar García de León (recién inaugurado por su antecesor)podría ir más allá de lo que ofrece en la página web del ayuntamiento que preside: el servicio denominado “súmate ciudadano”, además de la sección “denuncia ciudadana”.

“Súmate ciudadano” es una especie de “micrófono abierto”, que nos recuerda al programa radiofónico de Abdiel López, que hizo historia en la radio michoacana, donde la participación social se circunscribía a denunciar bacheo específico de calles, luminarias fundidas, fugas de agua y situaciones de esa naturaleza. El apartado de “denuncia ciudadana” es para presentar quejas sobre el incumplimiento en las funciones de algún servidor público o mal uso de los recursos y bienes municipales.

Sin duda, la participación de la ciudadanía moreliana mediante mecanismos de democracia directa, que tuviese a bien implementar el nuevo gobierno municipal, puede ser una práctica útil y enriquecedora. Semejante situación podría experimentarse a nivel estatal, con el gobierno de Silvano Aureoles, que está a días de estrenarse.

No faltarían críticas y chascarrillos respecto a estas prácticas, pero superando tal etapa, se contaría con una verdadera aportación social para elevar la calidad del trabajo gubernamental, que en estos casos, sí sería cercano a la gente.

“Una participación directa en la creatividad, para retomar nuestra voz y convertirnos en impulsores del cambio; esa forma de colaboración ciudadana es la revolución más auténtica”; palabras del lingüista, filósofo y destacado activista de nuestro tiempo Noam Chomsky.

Comparte la nota

Publica un comentario