IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Mirar, ver, reflexionar

27 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

“La justicia no mira a las personas, sino los hechos”. Desde el siglo XV se representa como una mujer que lleva los ojos vendados, una balanza en una mano para medir los argumentos y pruebas de cada lado, y una espada en la otra.

A través de esa imagen, se ha intentado dar la idea de que la justicia es igual para todos; es decir, sin miedos nifavoritismos, independientemente de la identidad, dinero, poder o debilidad de quien se juzga.

El origen más remoto de este icono, está en el antiguo Egipto, a través de la diosa Maat, patrona de los jueces; quien aparece de pie o sentada sobre sus talones con una gran pluma de avestruz sobre la cabeza, portando el cetro en una mano y la cruz egipcia en la otra; en algunas ocasiones, con un par de alas junto a sus brazos.

Las diosas Temis y Némesis -de la mitología griega- también se las representa con una espada para castigar a los culpables; en el caso de la segunda, incluyendo a los hijos que no obedecían a sus padres.

Iusticia, la diosa romana, se le simbolizó con los ojos descubiertos hasta finales del siglo XV; luego le fueron vendados como la diosa Fortuna (el destino), poniéndole rasgos de Tyche (la suerte) y la espada de Némesis (la venganza).

A la justicia se simboliza ciega, como el amor. Esta frase proverbial (el amor es ciego) tiene, como sabemos,el significado el que no se ven defectos en la persona amada. Algunas variantes: “Al amor lo pintan ciego”, y “El amor es ciego, pero los vecinos no”.Ciertos sinónimos: “Afición ciega razón”, “Al escarabajo, sus hijos le parecen granos de oro”.

El filósofo Ortega y Gasset refiere que la frase de que el amor es ciego, es la teoría de la ‘cristalización’ de Stendhal, según la cual el ser amado es el depositario de nuestras perfecciones imaginadas.

Cupido, en la mitología romana el dios del deseo amoroso, hijo de Venus (diosa del amor, la belleza y la fertilidad) y de Marte (dios de la guerra), se le representa como niño alado, con los ojos vendados y armado de un arco, flechasy una bolsa colgada del hombro por una correa para guardar estas últimas.

Hasta aquí podemos concluir que existen razones, tanto en la justicia como el amor,para que quien las propicie, tenga vendados los ojos; porquecomo le dice el sabio zorro al protagonista de El Principito (obra cumbre del francés Antoine Saint-Exupéry); al referirle que sólo con el corazón se puede ver bien, porque lo esencial es invisible para los ojos.

Quizá no resulte tan paradójico que la ausencia de visión, no obstante que sea un sentido vital para el ser humano, se encuentre vinculado a tan loables valores como la justicia y el amor, porque su uso como metáfora es bastante ejemplificativo.

José Saramago en su novela “Ensayo sobre la ceguera”, publicada en 1995, aborda el caos producido por una inédita plaga de pérdida de visión repentina que se extiende sobre una ciudad no identificada. Ese infinito manto lechoso que ven todos los contagiados, sirve al escritor para hablar de la invidencia mental de las personas reales: individualismo, falta de solidaridad y corrupción moral como diagnóstico de la sociedad occidental contemporánea.

En la contratapa de la edición portuguesa de la obra referida, se incluye una cita del rey portugués Dom Duarte I “Se puderesolhar, vê. Se podes ver, repara” (Si puedes mirar, ve. Si puedes ver, repara).

En un comentario posterior, José  Saramago dijo al respecto, que se puede mirar y no ver, se puede ver y no reparar (advertir, atender, descubrir o reflexionar); utilizando para ello el ejemplo de quien consulta su reloj de pulsera, que vuelve a consultarlo si en ese mismo momento alguien le pregunta la hora.

Los términos “mirar” y “ver”, aunque los solemos utilizar como sinónimos, no significan lo mismo en sus diversas definiciones. Mirar, en su primera acepción, es dirigir la vista a un objeto; ver, es percibir por los ojos objetos mediante la acción de la luz, también, algo con cualquier sentido o con la inteligencia.

La ceguera es un recurso simbólico de gran raigambre desde la antigüedad; a la vez, un problema grave de sanidad. De acuerdo a información de la Organización Mundial de la Salud, en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas; concentrándose en países de ingresos bajos el 90% de la población con esta afectación.

Más del 80% de quienes padecen ceguera, tienen una edad superior a los 50 años; siendo las cataratas y los errores de refracción no corregidos a tiempo,las principales complicaciones. En ese mismo porcentaje se estima que la discapacidad visual es susceptible de evitarse o curarse, pero para ello se necesitan recursos económicos que muchos gobiernos no están dispuestos a sufragar.

Cuando pienso en lo que sufren las personas con pérdida de la visión o discapacidad grave, máxime si son niños o jóvenes, la discapacidad visual moderada que he empezado a padecer en el último año es tolerable, máxime si tengo a la mano los lentes cuando quiero leer, ver la fecha de caducidad de los productos o ser capaz de enterarme de la información que me interesa.

La reducción de la visión por miopía, hipermetropía, astigmatismo, cataratas o glaucoma, se sufre en silencio; es complicado asimilar una discapacidad que por la edad, irá en aumento, pero si tenemos las herramientas indispensables para hacerle frente, es más llevadera.

El envejecimiento de la población mundial supone mayores problemas de discapacidad visual; sin embargo, son varios los programas que están atendiendo esta situación, máxime porque el adulto puede reconocer su disminución en la visión y acude a recibir atención.

Los menores de 15 años, en cambio, no son en su mayoría conscientes de si lo que ven es normal o menor a la capacidad estándar; de ahí que sean 19 millones quienes presentan discapacidad visual alrededor del mundo. 12 millones sufren padecimientos fácilmente diagnosticables y corregibles; otros, ceguera irreversible que requiere intervención médica para su pleno desarrollo psicológico y personal.

En México, 20% de los niños y adolescentes presenta problemas visuales, lo que impacta en su desarrollo escolar, situación que es frecuentemente desconocida por sus padres y profesores.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía(INEGI), la segunda discapacidad en el país es la visual. El 43.24% de la población requieren de servicios optométricos.

¿Y si en lugar de recurrir a estrategias populistas de bajar sueldos de funcionarios de primer nivel -como ya lo anunció el próximo gobernador de Michoacán- se ahorra el gasto públicoen adornos, edecanes, flores; también en viáticos exuberantes para funcionarioscuando viajan (lo que complementa su salario);comidas en restaurantes de lujo, prebendas, regalos excesivos en navidad con vinos de gran precio y calidad y otros gastos insulsos, a fin de que ese dinero se invierta en salud, para que principalmente esos niños y jóvenes que padecen disminución en un sentido vital,  puedan ver un día los diversos colores del cielo y las flores?

Comparte la nota

Publica un comentario