IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 18 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Revuelos

15 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El pasado domingo, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau ,publicó un mensaje en la red social Twitter que causó gran revuelo, al escribir “turkia” (y no, Turquía) referido a la violencia que sufrieron recientemente sus habitantes.

Imagino que se trató del suceso en Ankara, donde hubo casi un centenar de víctimas mortales.

Para muchos, el error ortográfico de la alcaldesa demostró poca cultura o pulcritud en sus expresiones públicas; no faltando quienes salieron en su defensa, señalando que lo plasmado de este modo fue debido al límite de caracteres en la referida plataforma social.

A decir de don Jesús Reyes Heroles, en política, frecuentemente, la forma es fondo; sea como fuere, lo cierto es que Ada Colau armó un peculiar alboroto con su manera de comunicar, sin que el tema central mereciera mayores comentarios.

La ortografía no es tema fundamental si lo contrastamos con reivindicaciones de mayor espesura o contenido.

No obstante, el reconocido escritor y periodista en temas lingüísticos, Álex Grijelmo, expresó hace meses, con motivo de la presentación de su nuevo libro “Palabras de doble filo”, que las faltas de ortografía son un poco el termómetro de nuestra temperatura humanística, de la formación que tenemos, de la estructuración de nuestra cabeza, de la gimnasia que hemos hecho leyendo. Una persona que lee mucho no tiene faltas de ortografía. La lectura es la gimnasia para todo, es el escudo frente a toda manipulación porque te forma, te da capacidad de abstracción, de concentración.

En nuestro tiempo, un gran número de jóvenes y adultos alrededor del mundo, expresan a diario ideas y sensaciones a través de la palabra escrita, al utilizar servicios de WhatsApp, Facebook, Twitter, entre otros canales de comunicación.

También se muestran continuamente cómplices de bromas, fotos y videos chistosos con la repetición de una onomatopeya que imita el sonido de la risa, la burla o la incredulidad (“ja”);de acuerdo a la “Ortografía básica de la lengua española” publicada en el añ0 2010 -página 140, en su edición oficial reimpresa en 2012- se recomienda escribirla de forma aislada y separada cuando se repite (ja, ja, ja).

No creo haga uso de tal sugerencia, ni criticaré a quien siga usando la expresión sin comas, porque además de que se piense que tengo una especie de hipo, no convenceré a nadie de lo que recomienda la RAE.

Se dice que la comunicación de hoy en día está regida por la prisa y las consecuentes ganas de abreviar, para seguir y seguir comunicando sin cansancio, sustancia nicontrol.Es probable.

Como también lo es que, según un reciente estudio del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia, el lenguaje casi ininteligible que usan los jóvenes en sus expresiones sociales, no está empeorando su escritura.  Prescindir de vocales y tildes no significa que vayan a cometer más faltas de ortografía cuando se enfrenten a un texto normal.

Para los expertos en este tema, los hábitos de escritura en la actualidad son parte de un juego que intenta marcar una diferencia generacional que se hace a propósito. Una especie de rebeldía, característica del periodo donde quieren alejarse del mundo de los adultos.

Preocupémonos los mayores de edad si -por citar únicamente dos ejemplos-para decir “por” utilizamos una “x”; y si al cerrar una frase con signos de admiración o interrogación (!!!)no verificamos antes que los hemos abierto.

Vuelvo a las palabras de don Álex Grijelmo, quien ante las conclusiones del estudio referido, mencionó que en el caso de los jóvenes, los hechos constatarán si esas abreviaturas y horrores ortográficos no restan luego calidad a sus trabajos académicos. En este caso, no habrá que echarle la culpa al sistema de comunicación, sino al educativo.

Los adultos no tenemos justificación, salvo que no hayamos podido asistir a la primaria.

La Fundéu(BBVA) y Twitter lanzaron en septiembre una campaña a favor del buen uso del español en redes sociales; #acentúate fue la palabra clave para usar en etiquetas o “hashtags”.

Si elegimos con tanto cuidado la foto del perfil en redes sociales, por qué no darle importancia a la ortografía, que dice más de nosotros que cualquier imagen; es la forma en que mostramos lo más íntimo que tenemos: nada más y nada menos que los pensamientos.

Comparte la nota

Publica un comentario