IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 30 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.15

El mundo perfecto de los informes oficiales

19 de septiembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Mateo Calvillo Paz

 

Abre los ojos a la realidad de descomposición social. No te tragues el engaño de quienes nos pintan un país perfecto, con los mejores gobernantes del mundo.

Sufrimos una campaña intensa, repetitiva, insidiosa de los hombres públicos que hacen promoción a sus informes.   Es un gasto innecesario, irracional, mientras faltan tantos recursos para atender necesidades vitales en salud, educación, etc.

Vivimos una crisis de verdad, este valor es básico, cimiento de la convivencia social digna.

El mundo que pintan es una visión muy extraña de la realidad. Ven el mundo como le conviene verlo.

El lenguaje es astuto, triunfalista, sobrado, el tono patético, envolvente. Sutilmente hacen pasar la pretensión sutil de que todo lo hacen bien. En la historia ese comentario sólo se ha hecho de Jesucristo, pero él era Dios.

Tienen una idea subyacente falsa de hombre, para ellos no es una criatura limitada que comete errores y maldades, como la presenta una filosofía sana y la Biblia.

Según ellos, las acciones son las correctas, los pasos son los indicados para construir la paz, el progreso. ¿De dónde entonces la necesidad de estarlo martillando en los spots?.

Los datos tienen parte de verdad pero se da una perspectiva falsa de la realidad.

Una forma de corrupción es negar la realidad, manipularla para hacer creer a la gente. Es la mentira, el engaño, la vanidad de quien pretende deslumbrar a la gente.

Se le engaña para beneficio de los gobernantes, para satisfacer su sed de gloria, de poder, de dinero.

Es injusticia con sabor de burla de las multitudes de pobres y humildes, se les “utiliza”, para fines ajenos y su bien no importa.

Un pecado capital de la clase dirigente es su egoísmo y narcisismo, buscan los reflectores, los aplausos, las adulaciones.

Lo que busca es dar culto a su ego y proyectarlo a otras metas en su carrera política.

Otra gran falla es que viven en un mundo diferente, muy por encima del pueblo y se creen de una especie diferente de tlatoanis. No conocen la realidad de la gente y están blindados para sentir su pobreza. Viven en la nube, viajan en helicóptero, muy por encima de la miseria, la lucha dramática  para sobrevivir.

La realidad, con su panorama desolador está ahí, como lo testifican las poblaciones que sufren la consternación, el llanto por desapariciones y asesinatos. Testigo es la comunidad de Bocaneo que llora a sus tres jóvenes que los criminales, que son muy reales, desaparecieron y entregaron muertos.

Testigo es el campo, las carreteras sembradas de cadáveres como lo informan cada mañana los noticieros.

Testigo es la ciudad contaminada, sus calles tomadas por grupos que atentan contra el bien común, que no están en las aulas sino en la calle, con causas que no son el bien común.

Los pobres tienen sentido común y perciben que la información no es transparente,  pasa por filtros y manipuleos para dar una visión diferente.

Para los gobernantes, en sus informes, todo es datos alegres. Pasan por alto el aspecto de la realidad dolorosa y desastrosa. No mencionan los problemas, fracasos, limitaciones, datos negativos. Se amurallan detrás de afirmaciones generales de lo que debe hacer el gobierno y de la mención de las riquezas naturales y culturales del Estado de Michoacán.

Un gobernador vive en su pequeño mundo, ¿realidad político-virtual? en la promoción de su informe habla de realizaciones que la gente quiere oír.  Pero sus afirmaciones son desmentidas por la realidad.

En su boca están los ideales de la democracia, las virtudes que debe tener el servidor público, los valores morales. Un ejemplo: él dice aplicar la ley mientras que los normalistas queman autobuses impunemente, los profes democráticos no trabajan y tiene como rehenes a los niños, la ciudad se contamina con marchas y paros, colabora la CUL, se suelta a los criminales.

No hay paz porque no hay justicia ni seguridad, respeto a la vida ni fuentes de trabajo ni dinero para que coman los pobres.

No hay progreso porque somos los más atrasados entre los estados que nos rodean, excepto Guerrero.

La experiencia de la gente es que no vamos avanzando y que estamos en una corrupción sin salida, que no hay gobierno de justicia porque la ley no se aplica.

Ni siquiera se menciona en los informes la inmensa riqueza cultural, de valores espirituales, el sustrato de valores humanos espiritual de nuestra nación heredera de la cultura occidental europea e indígena, profunda, preciosa.

Aunque se atenta contra sus valores fundamentales como los ataques contra la familia natural  como la fundó el Creador.

Apoyados en este sustrato profundo, nos quedan energías para la esperanza. Porque el alma del pueblo es más grande que los gobiernos que no están con el pueblo, más fuerte que las olas de la corrupción.

Comparte la nota

Publica un comentario