IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Centenario de la Constitución de 1917

5 de febrero, 2017

Paola Franco/La Voz de Michoacán

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RUIZ

El día de hoy se cumplen 100 años de la promulgación de nuestra Carta Magna, documento fundamental que fue resultado de todo un proceso histórico. Este espacio no permite hacer un resumen de todas las constituciones que ha tenido México a través de su historia, motivo por el que solamente se menciona la Constitución de 1857 y las Leyes de Reforma que fueron los antecedentes inmediatos. Durante el largo tiempo de la dictadura porfirista se desecharon los preceptos constitucionales, pues estos eran contrarios a la oligarquía impuesta por el sátrapa y sus incondicionales, entre ellos quienes detentaban el poder público, los latifundistas y no muchos industriales, además de los extranjeros dedicados a la explotación de la riqueza del suelo y el subsuelo nacionales. Pero, el pueblo de México, los sufridos trabajadores del campo ¿qué papel desempeñaban en esta realidad tan injusta e inequitativa? Eran los siervos, casi esclavos, de patronos deshumanizados, dueños de vidas y haciendas. Los campesinos y los obreros no podían seguir en estas condiciones, por eso se fueron a la lucha armada. Estaban cansados de vivir de rodillas frente a tantos abusos. Francisco I. Madero interpretó el sentir del pueblo e hizo el intento de llegar a la presidencia, respetando las leyes electorales vigentes. Al ver el tirano que gran parte de los votantes simpatizaban con Madero, se vio en la necesidad de ordenar su aprehensión y enviarlo a la cárcel. El hombre valiente que se atrevió a retar al poderoso logró escapar para refugiarse en los Estados Unidos, desde donde lanzó el Plan de San Luis, mediante el cual desconocía al presidente Díaz y convocaba al pueblo a levantarse en armas el día 20 de noviembre de 1910. Esto despertó la conciencia de diversos sectores de la población y, desde un día antes del anunciado, los hermanos Aquiles y Carmen Serdán iniciaron la lucha, varios grupos se manifestaron en el norte, otros en el sur, la situación del presidente y dictador se volvió insostenible. Estas circunstancias lo obligaron a salir del país, pues el anciano dictador no quería ver a su país bañado en sangre. Partió para Europa y vivió en París hasta su muerte. Después de su renuncia, Francisco León de la Barra accedió a la presidencia en calidad de interino, pues su función estaba limitada por la elección del próximo presidente que resultaría de las elecciones, en las que resultó triunfador Francisco I. Madero, cuya gestión tuvo muchos adversarios dentro de la administración pública, entre ellos varios generales, en los que absurdamente confió Madero y quienes fraguaron un plan, en connivencia con el embajador de los Estados Unidos, para asesinarlo juntamente con el vicepresidente José María Pino Suárez. El principal instigador de tales asesinatos fue Victoriano Huerta, quien llegó a la presidencia, tras exigirle al presidente legítimo su renuncia para dejar en el poder a Pedro Lascuráin Paredes, quien duró como jefe del poder ejecutivo solamente 45 minutos, pues tuvo que ceder el cargo a Victoriano Huerta. Pero, al poco tiempo, una serie de errores cometidos por él y sus seguidores propiciaron el levantamiento de Venustiano Carranza, apoyado por Francisco Villa, Pablo González  y Emiliano Zapata, a través del Plan de Guadalupe. El lema que adoptó Carranza fue “Constitución y Reformas”. Huerta huyó hacia Londres, donde permaneció algún tiempo para radicar después en España. Ocupó la presidencia Francisco S. Carvajal, quien era Ministro de Relaciones Exteriores, razón por la que tuvo que asumir este cargo en forma interina. A la llegada de Venustiano Carranza como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, este se hizo cargo de la presidencia, pero varios grupos manifestaron su inconformidad. Primero en las cámaras de los diputados y senadores, para después trasladarse a Aguascalientes, donde tuvo lugar la convención que lleva su nombre. Carranza y sus seguidores tuvieron que huir a Veracruz. En la convención se nombró como presidente de México a Eulalio Gutiérrez, pero solamente duró  en el cargo dos meses, diez días (del 6 de noviembre de 1914 al 16 de enero de 1915). Tras la derrota de Pancho Villa en los combates de Celaya en abril de 1915, el gobierno constitucionalista se afianzó en el poder y Venustiano Carranza convocó a una convención nacional para reformar la Constitución de 1957, con la finalidad de crear un documento jurídico que convirtiera en postulados constitucionales los anhelos del pueblo. Se organizaron elecciones para nombrar a los diputados constituyentes, quienes tendrían que reunirse el 20 de noviembre de 1916 para iniciar sus trabajos. Desde dos o tres días antes empezaron a llegar y se reunieron en la antigua Academia de Bellas Artes de la ciudad de Querétaro, Qro. Allí había sido una capilla, la cual media diez metros de ancho por veinte de largo y había sido pintada de color blanco. Tenía tragaluces que permitían la entrada de la luz solar. La primera junta se llevó a cabo el día 20 de noviembre, la cual se suspendió por disposición del Primer Jefe Venustiano Carranza, debido a la suspensión de trenes de pasajeros, el propio Carranza hizo el viaje de la capital de la República a Querétaro, montando un caballo. Recorrió el histórico “camino de Maximiliano” durante cinco días. La primera reunión oficial fue hasta el día 21, a las 10:30 de la mañana. Estuvieron presentes ciento cuarenta presuntos diputados. Se nombró como presidente a Antonio Aguilar, del Estado de México, y como secretarios auxiliares a los abogados Ramón Fraustro, del Estado de Guanajuato, y Juan Manuel Griffard, del de México. Como era lógico, se procedió a elegir la mesa directiva del Colegio Electoral, para la cual resultaron triunfadores: Manuel Amaya, presiente; Vicepresidentes, Heriberto Jara e Ignacio Pesqueira;  y secretarios Rafael Martínez Escobar, Alberto M. González, Luis Ilizaliturrie Hilario Medina. Don Manuel Anaya se condujo al principio como profesor de escuela chapado a la antigua, pues quiso imponer su disciplina con frases como “Aquí se hace lo que yo mando y nada más”. Algunos protestaron, sobre todo porque llegó a llamarles la atención con órdenes como “Usted, cállese y siéntese”. Prohibió fumar en el recinto. Sin embargo, muchos no le hicieron caso y fumaban discretamente. Hubo muchas discusiones para impugnar la entrega de credenciales a algunos compañeros, pero privó la cordura y poco a poco se fue integrando el “quórum”. Al principio se rechazó la condición de diputado al señor Rubén Martí, por haber nacido en Cuba. Él argumentó haber llegado a México desde que era muy pequeño. Uno de los compañeros lo objetó diciendo: “Cuando se nace en Cuba y se apellida Martí, no se va a mendigar patria a otra parte.” Al final se le aceptó. El 30 de noviembre ya se habían aprobado más de 180 diputados.Ese mismo día se hizo la elección para presidente, vicepresidentes,  secretarios y prosecretarios. El resultado fue: Luis Manuel Rojas, presidente; Cándido Aguilar, primer vicepresidente; Salvador González Torres, segundo vicepresidente; Fernando Lizardi, primer secretario; Ernesto Meade Fierro, segundo secretario; José M. Truchuelo, tercer secretario; Antonio Ancona Albertos, cuarto secretario; Jesús López Lira, primer prosecretario; Fernando Castaños, segundo prosecretario; Juan de Dios Bojórquez, tercer prosecretario; y Flavio A. Bórquez, cuarto prosecretario. Por la noche el diputado presidente del Congreso Constituyente rindió su protesta, y acto seguido, él mismo procedió a tomar la protesta a todos los demás integrantes de dicho congreso e hizo la declaratoria de inauguración. Dijo en aquella ocasión: “El Congreso Constituyente de los Estados Unidos Mexicanos, convocado  por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, en decreto del 19 de septiembre próximo pasado, queda hoy legítimamente constituido.” El primero de diciembre hubo una asistencia de 151 diputados, llega el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista y toma asiento a la izquierda del presidente de la mesa de los debates, quien declara abierto “el periodo único de sesiones”. Enseguida el Jefe hace entrega solemne de su proyecto de constitución reformada, y da lectura a su informe. El presidente de la mesa da contestación en forma sumamente respetuosa al titular del Poder Ejecutivo. Esa tarde la mayoría de los diputados van a diferentes lugares a brindar por el éxito de su elevada responsabilidad. El día 2 continúa la acreditación de otros diputados. Se formaron diversas comisiones, entre las que destaca por su importancia la de reformas, y no es sino hasta el día 6 cuando se elige por mayoría a los ciudadanos Francisco J. Múgica, Enrique Colunga, Luis G. Monzón, Enrique Recio y Alberto Román. Inmediatamente después se procede a dar lectura al proyecto de constitución presentado por Venustiano Carranza. Al terminar se levanta la sesión. Durante dos meses tuvieron lugar acaloradas discusiones,sobre todo cuando se elaboraron los artículos 3, 27 y 123. Hubo diferentes corrientes, entre las cuales se destacan los carrancistas como  Luis Manuel Rojas, José Natividad Macías, Alfonso Cravioto y Félix F, Palavicini. Los radicales, algunos identificados con Álvaro Obregón, como Heriberto Jara, Francisco J. Múgica, Luis G. Monzón, y también los moderados y algunos que se preciaban de ser  independientes. La sesión permanente se levantó a las 3: 45 horas p. m. del día 31 de enero de 1917. Se reunieron los diputados para la sesión solemne de clausura a las 16: 30 p. m. Después de esta ceremonia hubo un gran regocijo, pues se habían cumplido los trabajos en el plazo fijado, los anhelos populares eran ahora postulados constitucionales por las reformas incluidas al documento presentado por el presidente Carranza, lo cual representaba el triunfo de las ideas progresistas por encima de otros intereses creados.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos fue promulgada el día 5 de febrero de 1917 en el Teatro de La República de la ciudad de Querétaro, siguiendo la tradición, ya que la Constitución de 1857 también fue promulgada ese mismo día del año respectivo.

                Este documento está integrado por 136 artículos, que se incluyen en nueve Títulos, los cuales se encuentran subdivididos en Capítulos. La Constitución tiene dos partes, conocidas como dogmática y orgánica. En la primera quedaron consignados las garantías individuales(derechos humanos) y se reconocen derechos y libertades, tanto individuales como sociales. La parte orgánica alude a la división de los Poderes de la Unión y el funcionamiento de las instituciones del Estado. En palabras del Lic. Hilario Medina, el contenido de la Constitución Político Social contenía: “I. Una carta de derechos, sus garantías y la manera de hacerlas respetar por el poder público. II. La organización del gobierno y la distribución de sus facultades. III. Los derechos y obligaciones de los Estados miembros de la Federación. IV. Prevenciones generales limitativas de los poderes de los Estados, supremacía de la constitución y reglas para reformar ésta.”

                Muchos de los participantes en las luchas revolucionarias decían, entre chanzas y veras, frases como las siguientes: “Yo soy pre-constitucionalista; desde que la revolución degeneró en gobierno, estoya no sirve.”

                Uno  de  los cronistas de la Constitución, el también diputado constituyente de 1917, DjedBorquez escribió: “La Carta Magna del 57 murió en Querétaro. Un día se borrará también la de 1917.” Sería exagerado decir que la Constitución del 17 nació muerta, pues muchos de sus principios han servido de fundamento jurídico para realizar importantes acciones gubernamentales y también han regido la vida del pueblo de México. Hay errores muy graves, pero lo importante es reconocerlos para hacer las correcciones más adecuadas.

                Sin embargo, el propio diputado Borquez afirmó en un tono demasiado optimista: “…La administración pública adquirió respetabilidad. Cada vez escaseaban más los “embutes” y los gastos “para el desempeño de una función confidencial”. Se exigía el trabajo, durante las horas de oficina. Se empezaba a respetar a la policía por los revolucionarios que antes no obedecían más órdenes que las de sus ‘superiores jerárquicos’. Los asuntos se despachaban  después de un acuerdo y previo estudio”.

                ¿Qué diría si tuviera la oportunidad de ver el caos en que se debate el país? ¿Cuál sería su opinión respecto a tantos bribones que se han enriquecido escandalosamente aprovechando los cargos públicos?

                Nuestra constitución es un documento que merece una revisión concienzuda por parte de los hombres y mujeres más versados en cuestiones de esta índole, pues tiene muchos errores que deben ser corregidos de inmediato. Se expresan todos los derechos posibles para estar a la vanguardia en cuanto a los derechos humanos, pero la realidad es otra muy diferente. Tenemos personas poco preparadas en los cargos públicos, debería haber una selección cuidadosa de los candidatos, un análisis de su trayectoria como ciudadanos, su formación educativa, etc., porque en la actualidad cualquiera aspira a la presidencia de la República sin tener ni la más remota idea de lo que esto representa. Estamos corriendo el riesgo de elegir a otro “Trump” para que nos dirija, lo cual representaría un desastre como el que se ve venir  en el vecino país del norte y, por consecuencia, en nuestro país también.

 

Comparte la nota

Publica un comentario