IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de junio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.6

18.4

El Dr. Julián Rodríguez Sesmas y sus aportaciones a la educación

20 de mayo, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RUIZ

Este distinguido maestro nació en el Ejido de Las Garzas, Municipio de Tuzantla, Michoacán, el 9 de enero de 1944; sus padres fueron Fortino Rodríguez Soto y Bernarda Sesmas Ortuño. Su progenitor laboró como ejidatario y la autora de sus días estuvo dedicada a las labores domésticas. Tanto él como sus hermanas quedaron huérfanos de madre a muy temprana edad, por lo que las circunstancias en las cuales transcurrió su infancia fueron muy difíciles.
Cursó los tres primeros grados de educación primaria en la Escuela Rural Melchor Ocampo de Paso de Tierra Caliente, para lo cual tenía que caminar desde su lugar de origen hasta donde se encontraba el plantel educativo, a cargo del Profr. Isael Gómez Huerta que atendía solamente hasta el tercer año. Fue indispensable que se trasladara a Jungapeo para completar la educación primaria en la Escuela Francisco I. Madero, gracias a la generosa ayuda del Profr. Flaviano Mora, quien le proporcionó hospedaje y alimentación en su propia casa. Consciente de las carencias que tenía, el adolescente Rodríguez Sesmas laboraba todos los fines de semana como peón en las huertas de plátano.
En los años de 1956 y 57, tuvo que ayudar a su padre en las labores del campo, tras la yunta de bueyes y en las demás tareas agrícolas como rosa y quema, limpia de barbechos, siembra, escarda, cosecha, desgrane de maíz, corte y sacudida del ajonjolí, así como extraer las semillas de calabaza. Para su fortuna hubo muy buenas cosechas y con parte del dinero obtenido pudo inscribirse en la Escuela Secundaria por Cooperación “Magisterio” en la ciudad de Zitácuaro. Durante ese año se vio en la necesidad de trabajar, cargando las maletas de los pasajeros en la terminal de autobuses o las canastas y cajas en el mercado municipal.
Un hecho fortuito fue determinante en su vida: la vista del Profr. Serafín Contreras Manzo, Director de la Escuela Normal Urbana Federal de Morelia, hombre íntegro, comprensivo y humano, quien le brindó todo su apoyo para que pudiera ingresar a esta prestigiada institución como becario y residente de la Casa del Estudiante Normalista, debido también a las excelentes calificaciones que había obtenido como alumno de primaria y secundaria.
Una vez concluida su carrera como Profesor de Educación Primaria, solicitó a las autoridades correspondientes se le adscribiera al Ejido de Las Garzas, pues consideraba un deber servirle a sus coterráneos, ya que casi nadie quería ir a esos lugares tan alejados de las ciudades y en condiciones económicas muy críticas. Allí se desempeñó como director y maestro de grupo; pero, dadas las necesidades del servicio educativo, gestionó y obtuvo se nombrara a otro profesor y así fue posible atender todos los niños en edad escolar.
Su gran vocación de servicio lo estimuló para enseñar a los adultos que deseaban aprender la lectoescritura y las operaciones fundamentales de la aritmética, alumbrándose con rudimentarios aparatos de petróleo.
Como amante del deporte, impulsó competencias de básquetbol, voleibol y carreras a campo traviesa. Aprovechando estos encuentros deportivos, daba orientación a los campesinos sobre cómo hacer las gestiones para lograr los objetivos de las comunidades, ya fuera su regularización agraria, las ampliaciones de ejidos o dotaciones de tierra para nuevos centros de población como fueron los casos de Acucha, Paso de Nicolás Romero, El Brasil, etc., también motivaba a los campesinos para que obtuvieran créditos para la ganadería y la agricultura en varios lugares, entre otros, los Ejidos de Joyas de Miranda, Tuzantla, Taracatio, Las Puercas, Tiripitio, etc.
Además, se reconstruyó un puente colgante para que pudieran asistir a clases los niños del poblado de Bejucalillos.
En 1965, el PRI impulsó su democratización interna, y, aprovechando esa oportunidad, los Comisariados Ejidales lo propusieron como precandidato a la Presidencia Municipal de Tuzantla, la dirigencia Estatal no lo quiso registrar, pues deseaba conservar el estilo político tradicional; esto lo obligó a presentarse con la documentación de apoyo ante el Lic. Carlos A. Madrazo, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, quien autorizó su registro como precandidato; ganó las elecciones internas y las constitucionales, convirtiéndose en Presidente Municipal para el trienio 1966-1968.
Los habitantes de ese municipio tenían, desde 20 años antes, una meta que no se había alcanzado: la introducción de la luz eléctrica; motivo por el que reorganizó el comité pro-electrificación, lo cual se logró algún tiempo después.
Con el propósito de que tuvieran mejores resultados en las gestiones motivó a los campesinos para formar la Confederación de Ejidos de la Tierra Caliente, y una de sus primeras acciones fue fundar la Escuela de Concentración, construida en el poblado de las Juntas, adonde concurrían alumnos de toda aquella región para culminar su educación elemental.
Ávido de continuar su formación profesional, el joven profesor ingresó a la Escuela Normal Superior de Puebla, donde cursó la especialidad de Biología, e ingresó a la Escuela Secundaria “Josefa Ortiz de Domínguez” de Zitácuaro, donde también impartió clases en la Escuela Preparatoria “Melchor Ocampo”.
Al concluir la Normal Superior, fue adscrito a la Escuela Secundaria Técnica de Zinacatepec, Puebla; ahí fue maestro de Ciencias Naturales; desempeñando esa actividad, fue electo Presidente de la Academia de Ciencias Naturales en la Zona Golfo Centro de nuestro País.
Por sus antecedentes, fue nombrado Director de la Escuela Secundaria Técnica Agropecuaria de Comala, Colima.
Posteriormente, Julián Rodríguez Sesmas fue comisionado para fundar en los límites de Puebla y Oaxaca una institución de nivel medio superior: el Centro de Estudios Tecnológico Agropecuarios donde se desempeñó como Director.
Como consecuencia de los resultados obtenidos, el Director General de Educación Tecnológica Agropecuaria, Dr. Rolando de Lassé, lo invitó para dirigir a el Programa Nacional de Educación no Formal para atender a productores rurales, en el que tuvo la oportunidad de crear 12 Centros de Instrucción y Superación Académica para el Desarrollo Agropecuario (CISADA), que permitieron la capacitación de muchos jóvenes, quienes, después de aprobar su capacitación teórico-práctica, integraban brigadas de Educación para el Desarrollo Agropecuario, lográndose crear 125 brigadas que se ubicaron en todos los estados de la República; de estas Unidades Educativas actualmente existen 11 en el Estado de Michoacán, que prestan servicios de apoyo a los campesinos.
Tuvo a su cargo dos Unidades de Capacitación para el Desarrollo Rural, ubicadas en Tapalpa, Jalisco, y Coatepec, Veracruz, las cuales siguen funcionando en la actualidad. Estas Unidades fueron producto de un convenio firmado por los Gobiernos de México y Alemania.
Siendo Director del Programa de Educación no Formal, su estrecha colaboración con los funcionarios de la SEP hizo posible la fundación de los Centros de Bachillerato Tecnológico Agropecuario en los municipios de Benito Juárez y Maravatío, Michoacán; así mismo apoyó para que se ampliaran fronteras agrícolas, desmontando y desempedrando superficies en varios ejidos como Mesas de Enandio en el Municipio de Zitácuaro, El Organista, Los Pinzanes, Tiripitio del Municipio de Tuzantla, promovió la perforación del primer pozo profundo para agua potable en el poblado de Paso de Tierra Caliente y se abrieron brechas para comunicar poblados rurales.
Impulsó en forma directa la constitución de una Cooperativa de consumo en la región oriente de Michoacán, para que las familias de escasos recursos económicos adquirieran artículos de primera necesidad.
En la comunidad de San Felipe los Alzati, municipio de Zitácuaro, promovió la construcción de una bodega para almacenar y distribuir fertilizante atendida por campesinos de la localidad.
Al conmemorarse el natalicio del General Emiliano Zapata en Anenecuilco, Morelos, sugirió al Dr. Rolando de Laseé y al Dr. Manuel V. Ortega, Subsecretario de Educación e Investigación Tecnológicas, para que autorizaran un programa nacional de Licenciatura Abierta para que los Técnicos de Nivel Medio Superior que trabajaban en las Brigadas siguieran preparándose, a fin de mejorar sus tareas como trabajadores de la educación, y pudieran superarse profesionalmente; hubo cientos de egresados que trabajando y estudiando han hecho sus maestrías y doctorados. Todavía muchos de ellos continúan laborando en el subsistema de Educación Tecnológica Agropecuaria.
Julián Rodríguez Sesmas supo combinar el trabajo y el estudio, de este modo pudo cursar la Maestría en Administración Pública, expidiéndole el Titulo la Universidad del Valle de México, en la que se desempeñó como catedrático en la División de Estudios Superiores, cátedra que dejo para participar como Coordinador Regional por parte de la CNC en una Campaña Presidencial.
Siendo maestro y funcionario de la DGETA, fue becado al Politécnico de California en EE.UU., para capacitarse en proyectos Productivos Estudiantiles y representó al gobierno Mexicano en la Reunión Latinoamericana en San Pedro Sula, Honduras; este acontecimiento se verificó para exponer lo que cada país estaba realizando sobre Educación y Empleo.
Fue becado por los Gobiernos de Corea y Japón para capacitarse sobre Formación de Cuadros y Transferencia de Tecnología, respectivamente.
Cursó el Diplomado de “Psicología y Parasicología” en el Instituto Libre de Derecho de la ciudad de México.
Su formación profesional de normalista se siguió acrecentando académicamente con el Doctorado “Formación de Formadores” realizado en la Normal Superior de Morelia, Michoacán.
Ha llevado a cabo múltiples actividades de carácter político. Por razones de espacio se destacan las más importantes: Diputado local, Diputado a la Legislatura Federal, Secretario de Organización del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional en Michoacán, Presidente de este mismo organismo político, Secretario de Educación Pública en el Estado de Michoacán, consejero ad vitam del Consejo Político Estatal del PRI, formó parte de la Dirigencia Nacional del PRI como subsecretario regional y miembro del Consejo Político Nacional, desempeñándose además como Delegado en los estados de Oaxaca, Hidalgo, Coahuila y Chiapas. Por su origen campesino y conducido por su padre ingresó a las filas de la Confederación Nacional Campesina a la edad de 16 años; muy joven fue Secretario de Acción Política en el Comité Central Ejecutivo de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Michoacán, más tarde ocupó la Secretaría de Acción Educativa y llegó a ser Líder Estatal de la mencionada organización.
En esta Organización Campesina le han otorgado dos reconocimientos uno a nivel estatal, la Presea Primo Tapia de la Cruz y otro a nivel nacional en el marco de la Promulgación de la Ley Agraria, acto realizado en el H. Puerto de Veracruz el 6 de Enero del año 2017.
Escribió la obra “Redención campesina”, publicada por el Centro de Estudios Históricos del Agrarismo en México, “La Educación permanente como alternativa del Estado Mexicano”, tesis que presentó para obtener el título en su maestría. Es autor del libro “De mi origen a nuestra realidad” y coautor de la “Guía para la formación de productores agropecuarios” editada por el Fondo de Cultura Económica.
La biografía de Julián Rodríguez Sesmas es la historia de un hombre que a base de esfuerzo ha logrado el éxito en casi todas sus actividades. Un verdadero ejemplo que debe ser imitado por los jóvenes de hoy, pues no existen otros medios que conduzcan al progreso personal y colectivo: sólo el estudio y el trabajo.

Comparte la nota

Publica un comentario