IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Impresiones

21 de agosto, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Miguel Ángel Martínez Ruiz

El gran polígrafo mexicano, don Alfonso Reyes, escritor de gran reconocimiento y fama mundial expresó:¿Qué tenemos los mexicanos que no vamos hacia donde se dirigen los pueblos más adelantados del planeta? La respuesta se relaciona con las palabras corrupción, improvisación, atraso cultural, educación deficiente, simulación, indolencia, holgazanería. Aun cuando parezca demasiado drástico, es indispensable reconocerlo. La opinión pública tiene presentes las derrotas sufridas por los mexicanos en los últimos años. Según el Diccionario de Política de Humberto Bobbio y Nicola Mateucci, la opinión pública está constituida por las opiniones de los miembros de una sociedad sobre  uno o varios temas. Estos autores consideran que existen tres clases de público: un grupo reducido que discuten las alternativas de solución, otro más reducido que está bastante informado y asume una posición sobre los problemas de actualidad y un tercer círculo mucho más amplio de individuos que desconocen completamente, o que están al corriente solo en forma muy vaga, incluso de los debates de mayor relieve. También aducen que la ley de la opinión pública se coloca junto a las leyes (religiosas o civiles); y tiene su sanción en la reprobación o el elogio por parte de la sociedad hacia ciertas acciones.

Existen una gran cantidad de problemas en nuestro entorno local, nacional e internacional. En primer término, la política de los Estados Unidos de Norteamérica constituye una preocupación constante debido a las declaraciones absurdas de un individuo ignorante que  ha sido postulado como candidato del partido republicano a la presidencia de ese país, pues en caso de lograr su propósito pondría a nuestra nación en serios problemas al pretender expulsar a todos los compatriotas residentes como indocumentados, y cuyas remesas representan una de las aportaciones más importantes a la economía de México, más significativa que los ingresos por venta de hidrocarburos y el turismo, entre otras actividades. La situación económica por la que atravesamos es verdaderamente crítica, aun cuando los defensores del régimen tratan inútilmente de disfrazarla con fraseología trillada, pues la paridad del peso frente al dólar sigue afectando las exportaciones. El alza en las gasolinas y la electricidad ha repercutido en una inflación hasta ahora impredecible. Los índices de criminalidad aumentan cada día, al parecer la tan cacareada estrategia del mando único no ha dado los resultados esperados. El tráfico de enervantes y los cárteles que las controlan tampoco han disminuido. El caso de los estudiantes desaparecidos en Iguala no ha sido suficientemente clarificado. Al escándalo de la “casa blanca” que afectó la imagen del presidente, se agrega ahora otro relacionado con la adquisición de un departamento en Miami.  Las reformas promovidas por el Ejecutivo Federal tienen en común su poca efectividad hasta ahora. El obispo primado de México ha fijado su postura respecto a la iniciativa presidencial sobre los matrimonios igualitarios, y al respecto la iglesia fijó su postura al ver que se aproximan elecciones en 12 estados, un vocero señaló: “los propios candidatos tendrán que dar también su postura de lo que dijo el Presidente”, además de decir en el portal Voto Católico que será una oportunidad para ello. También se está convocando a una movilización nacional para el mes entrante en contra de este tipo de contratos civiles. Es tiempo de que  las autoridades federales le llamen  la atención a los jerarcas católicos o de cualquier religión por inmiscuirse en asuntos que no son de su incumbencia directa en cuanto a la toma de decisiones, ya que vivimos en un estado laico. En otro escenario, las tomas, plantones, marchas, mítines de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación o CNTE, pero sobre todo los bloqueos a las vías de comunicación, han alterado la vida de Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, en su afán de que se suspenda o nulifique la llamada Reforma Educativa, la cual no llega a ser una reforma que cambie profundamente la estructura del sistema educativo, motivo por el cual no incide en cambios verdaderamente sustanciales para la educción mexicana. Se trata de una serie de disposiciones legales sobre la evaluación de los maestros con el fin de elevar la calidad educativa, pero ¿por qué no se hace una evaluación en todas las áreas de la administración pública? Es una expresión muy recurrente decir que las escaleras se barren de arriba para abajo, pero es cierta. Se debe evaluar el desempeño del Presidente de la República, particularmente ahora que su nivel de aceptación es sumamente bajo, con el fin de corregir los errores cometidos. Continuar con los secretarios de Estado, pues la mayoría son individuos mediocres, de bajo perfil, que no han dado muestras de suficiente capacidad intelectual y política, acorde a la crítica situación que se vive. Sería también muy conveniente evaluar a los senadores y diputados federales, quienes hablan de los recortes al presupuesto de egresos, pero nunca mencionan que ellos se disminuirán sus dietas o prescindirán de los aguinaldos que en total ascienden a muchos millones de pesos, dinero que bien podría ser utilizado en sustituir las escuelas de palitos por edificios con todos los servicios para estar a tono con la pretendida reforma educativa. A propósito, da la impresión de que se tiene una idea muy limitada de lo que es la educación, pues el señor secretario de educación ha dicho que, mediante la reforma, se está garantizando el futuro de México. Olvida el señor Nuño que la formación de un ser humano no se da únicamente en las aulas, donde tiene lugar únicamente la educación formal. Existen otros tipos de educación: la informal y la no formal, que son más influyentes, pues en la primera se incluye la familia, ámbito en el que transcurren muchísimas horas en la vida del niño, el adolescente y el joven, y la segunda comprende el medio social, la televisión, la radio, el cinematógrafo, la internet, los cursos de capacitación para ciertas actividades, pero sin que se otorgue ningún certificado de validez oficial. Nadie puede negar el impacto de la televisión sobre la vida cotidiana y los grandes perjuicios que ocasiona, actualmente la Internet causa en instantes efectos devastadores sobre las personas a través de las computadoras personales y los teléfonos celulares. Frente a estos instrumentos, la escuela puede hacer muy poco. Ahora bien, la reforma educativa pide calidad, pero esa calidad también se debería  pedir a nuestros políticos. ¿Acaso tienen alguna calidad moral los gobernadores de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo, y el exgobernador de Sonora, cuyas robos millonarios al erario, ahora invertidos en bienes raíces a través de prestanombres llegan a cantidades verdaderamente sorprendentes. No es válido que en un país donde abunda la miseria económica, estos individuos sin escrúpulos se conviertan en milmillonarios a costa de la pobreza del pueblo sufrido y explotado. También se debe evaluar a los gobernadores y justipreciar su calidad en el desempeño de las responsabilidades que les competen, pero como todo debe ser incluyente en política también se debe incluir a los ministros de la suprema corte, magistrados federales, jueces, etc., presientes municipales, los partidos políticos e incluso a quienes pretenden llegar a la presidencia de la República, desde ahora se les debería hacer una evaluación para conocer su nivel educativo y sus planes de gobierno, porque en los cargos públicos se debe tener personas eficientes, con una inteligencia superior y un carácter bien dispuesto para poder realizar una buena labor gubernamental. El ejemplo del Gral. de Div. Lázaro Cárdenas del Río debería servir de ejemplo, pues su gestión al frente del poder ejecutivo se rodeó de funcionarios capaces y honestos, lo cual está muy lejos de ocurrir en nuestra época, donde el amiguismo, los incondicionales y todos aquellos que se dedican a echarles incienso mediante elogios deforman la percepción de la realidad y llega un momento en que el político se siente verdaderamente indispensable, el único, el elegido, el que todo lo sabe, la prueba está en las campañas de publicidad permanentes y que nadie cree. Piensan que así van a convencer a la gente, pero una sola acción echa abajo todo. Evaluación y calidad deberían practicarse constantemente en todas las áreas de la vida pública del país, pues no estaría de más evaluar a los profesionistas de todas las áreas y a los ministros de cultos para evitar tantos individuos crapulosos que utilizan su indumentaria para llevar a cabo abusos deshonestos en contra de niños indefensos, es decir,  son pederastas. El fracaso de la selección mexicana, conocida como “el tri”, frente a su similar en la copa América frente a Chile, con un marcador de 7 goles a cero puso de manifiesto el pésimo rendimiento de este equipo, hecho que se confirmó en la presentación del equipo de futbol en los juegos olímpicos, donde no pudo pasar ni de la primera fase. Pero toda la delegación que participó no estaba en condiciones de hacer un buen papel. Hasta el momento de escribir esta colaboración periodística solamente se había logrado obtener cuatro medallas, logradas a base de mucho esfuerzo por parte de los deportistas, quienes van a la justa deportiva a la buena de Dios, casi sin apoyo de las federaciones, la CONADE o los gobiernos estatales. El boxeador Misael Rodríguez relató que tuvo necesidad de andar boteando, o sea, pidiendo limosna a fin de tener los recursos necesarios para preparase adecuadamente. Da vergüenza enterarse de esta declaración del joven pugilista. No es correcto que esto ocurra, mientras los directivos de la Comisión Nacional del Deporte y del Comité Olímpico Mexicano y también las federaciones se gastan mucho dinero en llevar a sus amistades como turistas.

Por otra parte, en la lucha contra la corrupción se concretó en la llamada ley 3 de 3, la cual fue calificada por el dirigente de Morena como una tomadura de pelo, pero cuando él presentó la declaración correspondiente, hizo saber que no tenía ningún bien, pues todos estaban a nombre de su esposa y sus hijos. ¿Qué fácil se deshizo de la responsabilidad de cumplir con ese mandato de carácter legal?

¿En que reside nuestra falta de eficiencia, eficacia y efectividad en los diferentes ámbitos de la vida nacional, estatal y local? Es una cuestión que es verdaderamente difícil de explicar, pues quienes acusan a los mexicanos de perezosos carecen de razón, ya que en los Estados Unidos de Norteamérica se puede observar que son precisamente ellos quienes más trabajan. Ha habido mexicanos que laboran hasta veinte horas diarias. Nuestro nivel educativo es pobre, pero no se puede comparar con el de países que lograron su independencia después que México y tienen una escolaridad inferior. Como ejemplos están la mayor parte de los países del cono sur del continente americano o los de África. El tener gran capacidad para improvisar pone de manifiesto la creatividad, es decir, la capacidad para hacer las cosas, que no sea el camino más adecuado es cierto; motivo por el cual se debe meditar y estar conscientes de que solo la preparación conduce al éxito. Que somos indolentes, puede ser verdad, pero más que eso, somos irresponsables. Se ve claramente en todas las áreas. Llegamos tarde a cumplir con nuestros debes, no somos serios al enfrentar los problemas, nos agrada la fiesta en lugar de ponernos a trabajar conforme a nuestras necesidades para dar a nuestras familias mejores condiciones de vida, y crear una patria más grande, a la altura del momento histórico que nos ha tocado vivir.

Comparte la nota

Publica un comentario