IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 30 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Jorge Vázquez Piñón, maestro y escritor

2 de octubre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Miguel Ángel Martínez Ruiz

La vida de este destacado educador  se inicia en la capital michoacana el año de 1951. Desde pequeño ingresó al jardín de niños, continuó  la primaria en una escuela pública, cuyos estudios pudo culminar en otra particular, “donde dominaba una fuerte formación moral católica, a la vez que una marcada diferencia de las clases sociales,  además, no se estudiaba en los libros de texto gratuitos de la SEP”.  Cuando cursaba el quinto grado de primaria, observó con vivo interés las manifestaciones que tenían lugar en la avenida principal de Morelia en contra y a favor del rector Eli de Gortari el año de 1963, lo cual produjo en él cierta inquietud por conocer las causas de este movimiento estudiantil y magisterial, ya que se habían involucrado los alumnos pero también los maestros de nuestra máxima casa de estudios.Toda la sociedad de ese tiempo se encontraba conmocionada políticamente. La división era evidente, incluso al interior de las familias, cuyos miembros tenían ideas opuestas respecto al desempeño del funcionario universitario. Algún tiempo después se produjo el desenlace del conflicto, pues unos militares fueron agredidos por un grupo de jóvenes que les dispararon desde la planta alta de la Escuela Popular de Bellas Artes sobre la calle Guillermo Prieto, el ataque fue repelido y varios estudiantes resultaron con heridas, solo falleció un alumno de la secundaria. El rector fue desconocido y se nombró una junta de gobierno, la cual designó al licenciado Alberto Bremauntz Martínez como nuevo rector.

El 21 de agosto de 1964, vino en visita oficial el presiente López Mateos, y durante su estancia inauguró la Escuela Secundaria Federal No 1,donde estudiaba Jorge Vázquez Piñón. Allí,  el adolescente tuvo oportunidad de verlo de cerca, acompañado del entonces secretario de educación pública, Jaime Torres Bodet.

                Al concluir la segunda enseñanza que le dejó experiencias muy importantes, no solo en cuanto al  aprendizaje dentro de las aulas, talleres y laboratorios, sino la lectura de sus libros sobre ciencias naturales y sociales. Le causó un gran asombro la complejidad de las matemáticas que constituyeron un gran reto que pudo superar gracias a su inteligencia. Sus profesores eran sumamente responsables. Adquirió una visión distinta a la que le dejó la escuela primaria. Le quedaron grabadas profundas huellas de esas primeras experiencias escolares, también las influencias del medio social, la música de los Beatles, los Rolling Stones y The Doors, grupo este último que le parecía incomprensible. Tanto admiraba al vocalista y compositor Jim Morrison que este le parecía un ser perteneciente a otro mundo.

                Un conflicto universitario posterior lo impresionó en 1966, entre las autoridades de la Universidad Michoacana y el mismo gobernador de la vez anterior. Recuerda que visitaron su escuela algunos jóvenes estudiantes que se decían alumnos de la UNAM, invitándolos a tomar la escuela secundaria, declararse en huelga y apoyar a los estudiantes nicolaitas; les argumentaban a  los muchachos, políticamente desinformados, que “el Presidente (Gustavo Díaz Ordaz) estaba de acuerdo con “la caída del gobernador” (Agustín Arriaga Rivera). Algunos grupos fueron “convencidos”; por supuesto, el orden interno fue restaurado después de algunos días, y en el siguiente lunes de homenaje a la Bandera Nacional, el regaño del director a todo el alumnado fue muy enérgico.

En noviembre de 1967,  el joven Vázquez Piñón ingresó a la Escuela Normal Urbana Federal de Morelia; en ella conoció a uno de los más prestigiados maestros que ha tenido esa institución y el Colegio de San Nicolás: el Dr. Honoris Causa  de ese plantel educativo y Primer Maestro Emérito de la Universidad Michoacana, el profesor  Rafael C. Haro; en cuyas  clases de lógica y ética ocurrió su encuentro con la filosofía. Cursaba el segundo año de la carrera de profesor normalista, cuando se inició el movimiento estudiantil del 68, el cual terminó con el horror del 2 de octubre en Tlatelolco; sin saber ni entender nada de las causas de las luchas estudiantiles, la tragedia sufrida por aquella juventud lo hizo sentir partícipe  de su dolor por tantos jóvenes asesinados brutalmente. Tanta saña ponía de manifiesto la incapacidad del estado mexicano para resolver un problema muy elemental, pues era la inconformidad por las acciones antidemocráticas del régimen, además de los presos políticos, acusados de cometer  el anticonstitucional delito de disolución social, entre otras motivaciones sociopolíticas.

En 1973, asistió a cursos de pedagogía durante la temporada veraniega en la Escuela Normal Superior de México, entonces la de mayor y merecido reconocimiento entre las instituciones de su tipo a lo largo y ancho de todo el  país. Ese mismo año ingresó a la recién fundada Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana. A través  de cinco semestres recibió  muy valiosas enseñanzas de los maestros Severo Iglesias, destacado filósofo y Arturo Esperón Villavicencio, estudioso de las disciplinas filosóficas y autor de varios libros.

El año de 1994, ingresó  a la maestría en sociología de la educación, impartida en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación.

Debe señalarse que culminó exitosamente las licenciaturas y maestrías en las que se inscribió, además de obtener algunas distinciones académicas por su dedicación y gran solvencia intelectual.

Su trayectoria docente ha transcurrido en escuelas de educación  primaria, en primarias rurales y urbanas, de enseñanza normal como la Escuela Normal Urbana Federal de Morelia, en la Escuela Normal Superior de Michoacán, la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana, el IMCED y en la extensión Morelia de la Universidad Pedagógica Nacional. En el año 2000 se jubiló  como trabajador del Estado al servicio de la educación. Pero, su vocación indeclinable lo llevó a impartir clases en la  Facultad de Historia de la UMSNH.

Obra publicada: Temas clave de filosofía. (coautor) Ed. Escuela Normal Urbana Federal, 1981.Ciencia y pensamiento crítico. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 1982.Sentido de la filosofía y significación del pensamiento crítico. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 1983.Las relaciones sociales en el aula. Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación, 1994.Filosofía de la educación. Edición del autor, 1994.Ensayos filosóficos. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 1994.Introducción a la filosofía. Editorial Morevallado, 1997.Perspectiva sociológica de la situación de México. Morevallado, 1998.La ciencia de la historia, la filosofía y el mundo histórico. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 2000.Filosofía, sociedad y educación. Ensayos y artículos. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 2001.Trilogía de ciencia, ficción y otros cuentos. Ed. de autor, 2009.Aforismos poético-filosóficos. Ed. de autor, 2009.Prometeo y el Hombre. Trilogía lírica. Ed. de autor, 2009.Dianoia y Paideia: Ensayos de filosofía y sociología de la educación. Ed. de autor, 2009.De la ambigua opacidad, cartas de la Ciudad de México. Ed. de autor, 2009.Doctor Atl. Nahui Ollin. Estudios biográficos. Ed. UMSNH, 2007.Vida histórica y estructura espiritual de México. Ed. Sociedad Cultural “Miguel Hidalgo”, 2012.Estudios de filosofía social. Ed. Sociedad Cultural “Miguel Hidalgo”, 2012.Panorama Aletheia. Ensayos y artículos. Ed. Plantel Morelia-UPN, 2012.Hombre de dos mundos, novela histórica. Ed. del autor, 2012.Un ilustrado de dos patrias, novela histórica. Ed. del autor, 2012.Un mexicano del siglo XX. Novela histórica. Ed. del autor, 2012.Cronología crítica de un profesor y escritor. Ed. del autor, 2016.Disertaciones sobre la formación de México y  el devenir del espíritu del pueblo. En prensa, UMSNH. Morelia, Michoacán,  junio de 2016.

El maestro y escritor Jorge Vázquez Piñón posee una cultura muy amplia. Su crítica, siempre bien fundamentada, se orienta hacia diversos temas; pero, le interesan especialmente las cuestiones de nuestro tiempo. Como un ejemplo de su capacidad discursiva, se incluye una breve reflexión de su autoría sobre la Escuela de Filosofía, de la cual es egresado: “El bimestre mayo-junio de este año marca el cuarenta aniversario del conflicto político-estudiantil que destruyó la Escuela de Filosofía que había iniciado sus labores en octubre de 1973. Los estudiantes que estallaron el conflicto, lograron su propósito: la destitución del Lic. Severo Iglesias como director de la institución.

“Cuarenta años es mucho tiempo; historiadores y sociólogos estiman esa cantidad de años como la duración de la vida activa de una generación. Los historiadores más conservadores prefieren extender semejante duración en diez años más. Grandes cambios han ocurrido en la historia y el mundo en el transcurso de una generación; el más importante, sin lugar a dudas, es la caída del socialismo soviético y los efectos de lo mismo, sintetizados en el surgimiento de un nuevo orden mundial, coordinado mediante el poderío económico y tecnológico-militar de Estados Unidos, el centro más importante y eficaz de la civilización de la globalización.

Sería interesante la revisión documental de investigaciones aportadas de parte de sus egresados sobre ese cambio mundial, considerado como emblemático de la transición entre milenios. […]Cuarenta años después de la “reconversión de la economía”, y veinte, de la “modernización”, las “reformas estructurales” de 2014, han culminado la misma reconfiguración. Puede decirse que la formación histórica generada por la Revolución tuvo su último acto en la nacionalización de la banca en 1982.

Ese  mismo año comenzó la inmersión de las ruinas de la Escuela de Filosofía, los discursos de la postmodernidad, los cuales aparecieron con un triunfalismo exacerbado y exaltante de la “nueva era” (capitalista) y como festín irrefrenable a que invitaba la desaparición del PCUS y caída del régimen de la URSS. El mismísimo Pink Floyd escenificó en la ciudad capital de la Alemania reunificada su producción de 1979 “The Wall”, en alusión a la caída del muro de Berlín, ocurrida en 1989. No sabemos a qué distancia de la Puerta de Brandenburgo, Roger Waters dirigió la impactante presentación.

“El devenir del mundo, la dialéctica de la historia y conciencia fueron ignorados por semejantes discursos, y también, en el diseño de planes de estudios y criterios formativos de licenciados de filosofía en la Escuela reformateada con inspiración en el neo-estructuralismo, uno de los sustentos del discurso de la posmodernidad. Puede decirse que el conflicto de la Escuela de Filosofía, “ya es histórico”. Ciertamente, se destruyó una gran escuela, pero el sentido propio que la sustentaba ha irradiado su luminosidad en la obra histórico-filosófica de Severo Iglesias, publicada en siete tomos por la editorial Morevallado, bajo el patrocinio del señor Urso Silva.

Es legítima la esperanza y misma confianza en aportaciones de las instituciones filosóficas de México para dar continuidad a la vida del pensar reflexivo en nuestro país, lo cual sería prueba de que están vivas, y que en ellas respira el aliento de Heráclito, por ejemplo. A pesar de todo, México respira, quiere vivir y hacer vivir al hombre y propiciar el pensamiento crítico para construir una sociedad más justa y equitativa.

Comparte la nota

Publica un comentario