IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Problemas actuales

16 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

En el escenario nacional han surgido una serie de problemas que deben ser analizados para comprender sus causas y posibles soluciones. Los partidos políticos atraviesan por una seria crisis en su organización, ideología, contacto con el pueblo, aspectos programáticos y praxis. Ninguno de los partidos existentes responde a las expectativas de nuestra nación, lo cual se ha demostrado en sus acciones tan negativas, por no decir nefastas, respecto a lo que predican, pero no aplican, como suele decirse coloquialmente. El PRI, cuyo lema es “Democracia y Justicia Social”, está muy lejos de este proloquio, pues es evidente la intervención de la máxima autoridad del país en el nombramiento de su presidente, cuya trayectoria y frases lo retratan como un militante a la vieja usanza. El filósofo Emmanuel Kant llamó  abderitismo a la concepción que considera a la historia siempre en el mismo estado, ni en progreso ni retroceso, opinión refutada por él mismo al señalar que la especia humana está en constante progreso en todos los órdenes, pues de lo contrario sería idéntica  a otras especies animales, cuyo comportamiento siempre ha sido el mismo desde que existen en la mayoría de los casos, pues hay algunas que sí modifican su comportamiento al adaptarse a otras condiciones naturales. La cúpula priista no comprende esta cuestión tan elemental y sigue contemplando el mismo paisaje desde su fundación, hace ya más de ochenta  y cinco años. Sin embargo, persisten en llevar a cabo las mismas prácticas obsoletas, desechando cualquier idea de cambio o transformación para que responda a las nuevas exigencias de una sociedad del siglo XXI. El futuro presidente de este “instituto político” ha tenido el descaro de expresar: “Somos el partido en el gobierno. Y el gobierno es Enrique Peña Nieto. Que nadie se extrañe. Que a nadie le llame la atención. Ahí estaremos. Aquellos tiempos en los cuales se hablaba de una ‘sana distancia’ están muy atrás”. ¿Por qué no se detiene a pensar que en la medida que se acercan más a un presidente sin arraigo popular, cuyo porcentaje de aprobación está muy por debajo de una cifra más o menos aceptable, se alejan más del electorado? Es necesario revolucionar este organismo si desean un futuro promisorio, pues de no hacerlo así corren el riesgo de quedarse rezagados desde el punto de vista dialéctico. ¿No se dan cuenta de que el pueblo ya ha estado dando muestras de rechazo mediante su apoyo a las candidaturas independientes? ¿Qué les pasa? ¿Por qué no ven la realidad social? No es con programitas de lucha contra la pobreza como se ha de resolver el problema de la falta de desarrollo. Que no hay democracia salta a la vista, mucho menos justicia social; motivo por el cual se les propone un cambio en su lema, el cual podría ser: “Conservar la misma estructura siempre”, o tal vez, “Ningún cambio es bueno”; “Todos contra el cambio”, etc. Lo lamentable de esta historia es que los demás partidos siguen en las mismas, siempre queriendo acomodar las cosas conforme a sus intereses de grupo. El PAN finge ser un partido demócrata y hace un teatro mediante delegados, quienes reciben consignas para definir a los nuevos dirigentes, exactamente igual que el PRI, solo que con menos descaro. El PRD atraviesa por un momento muy difícil, en el que parece que perdieron la brújula, pues no saben hacia dónde orientarse. Se dicen de izquierda, pero sin entender que la verdadera izquierda marcha siempre al lado de las causas más enaltecedoras de la dignidad humana, entendiendo por esta: La condición que le da al ser humano cierto rango por el solo hecho de pertenecer a esta especia, sin distingos de ninguna índole, siendo un fin en sí mismo y, bajo ninguna circunstancia un medio. La dignidad humana constituye la piedra de toque en cualquier sistema de valores. Respecto al partido Verde Ecologista, que no es partido, ni verde,  menos aún ecologista. Se trata de una concesión otorgada a una familia, donde un “niño verde”, verde en todos sentidos, es quien decide el rumbo que debe tomar y sus determinaciones son las únicas que valen, pues él es el dueño de esta franquicia. Exactamente igual que Andrés Manuel López Obrador, quien fundó un partido para volverse a postular como candidato a la presidencia de la República, jamás pensando en el beneficio de la gente. Todos engañan. Reciben elevadas sumas de  dinero y se ha convertido en el mejor negocio del mundo, ya que no se requiere invertir en maquinaria, ni contratar mano de obra, en los partidos se extiende la mano y el dinero se usa discrecionalmente, esto aparte de los recursos que les proporcionan diferente grupos con intereses creados. Nuestro sistema de partidos es un fracaso rotundo. ¿Por qué el señor López Obrador no le contestó a Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, más conocido por el alias de “El Bronco”, quien le dijo a través de los medios que no se valiera del dinero que le daba el gobierno, que hiciera como él: valerse de sus propios recursos para convencer al electorado. Cada vez que aparece López Obrador en la televisión nos cuesta a todos los mexicanos, tanto por tener que soportar su imagen tan desagradable como por las mentiras contenidas en sus mensajes. Debería poner a una hermosa joven que dejara una grata impresión visual. Recibe del gobierno, al cual considera como una mafia de lo peor, pero está muy de acuerdo a la hora de recibir el dinero. Ahí está la falta de congruencia. Es una izquierda muy especial, sin convicciones revolucionarias, solo la egolatría.

En otro aspecto, hace algunos días fue detenido en el Aeropuerto de la ciudad de México el joven Óscar Álvaro Montes de Oca, cuya conducta ha sido ejemplar, pero las autoridades o el aparato de la PGR jamás indaga quiénes son las personas a quienes se les acusa de narcotráfico. Una demostración muy clara fue el llamado “Michoacanazo”, cuando se acusó a varios ediles y funcionarios de la Procuraduría de Justicia de Michoacán por estar supuestamente involucrados en delincuencia organizada y el tráfico de estupefacientes, con base en declaraciones de algunos “testigos protegidos”. Tal parece que aquí vale más la opinión de un delincuente que la solvencia moral que puede respaldar la conducta de una persona honesta. Estos crasos errores tienen detenida a una joven de nombre Angélica López, quien fue víctima de una deficiente investigación por parte de la PGR al acusarla de narcotráfico por haberle encontrado una cantidad de drogas en su maleta, aun cuando dicha maleta no era de su pertenencia o había sido violada. ¿Por qué no se le fincan responsabilidades a la compañía de aviación? Se perjudica, como en todos los sistemas autoritarios, a los más débiles, quienes no tienen los recursos suficientes para demostrar su inocencia.  Es oportuno recordar una frase que dice, palabras más o menos, lo siguiente: “Oigo muchas voces que dicen: ¡Castiguen al culpable! ¡Castiguen al culpable! Pero nadie se ocupa de redimir al inocente.” Esto debería ponerse en todas las dependencias encargadas de la  procuración e impartición de justicia, para que se ponga especial cuidado y no se cometan estos errores tan graves para el destino de algunas personas. Pero, debemos recordar que esto nos puede suceder a cualquier ciudadano, sin importar su calidad moral y comportamiento apegado a las normas establecidas, es decir, sin haber incurrido en ningún delito. Sólo porque lo encontraron en una maleta que muchas veces no es propiedad de los presuntos acusados.

Uno de los problemas más graves que está afectando a nuestro país es la paridad de nuestra moneda frente al dólar. Se ha dicho que circunstancias exteriores han causado estos desajustes, los cuales a futuro pueden incidir en las condiciones económicas de todos los mexicanos. Ciertamente, el entorno internacional no es de lo más benéfico para ningún país del orbe, pero aquí es donde se debería demostrar la capacidad de nuestros economistas y de las autoridades hacendarias, ya que somos una economía emergente, por no decir subdesarrollada. Sin embargo, es preciso hacer una planeación a futuro para que la producción sea cada vez mayor, las condiciones de vida mejoren constantemente, para estructurar una economía independiente sobre bases sólidas y dejar de ser un satélite de los Estados Unidos, pues esto último compromete inclusive nuestra soberanía.

Los últimos días se ha sentido en Morelia, al igual que en varias ciudades del Estado y la República, un calor muy intenso, especialmente durante las noches. Hemos modificado nuestra ciudad de manera radical, y jamás hemos reparado en  la necesidad de sembrar árboles para tratar de mantenernos al margen del calentamiento global. Hace muchos años hubo una campaña en este sentido. Repartían folletos en los que se decía: “Quien lea este folleto debe sembrar un árbol frutal cada semana, así cuando sus hijos crezcan tendrá muchos árboles frutales,  y  producirán tantos frutos para ellos, de tal suerte que estará asegurada su manutención.” La Organización Mundial de la Salud recomienda que debe haber por lo menos 10 m² de áreas verdes por habitante, Morelia debería contar con  6 400 000 m²,  tan solo tiene 1 900 000 m²; esto significa que hay un déficit en este sentido. Los morelianos y las autoridades de todos los niveles de gobierno deberían preocuparse más por fomentar el bienestar de la población, creando un ambiente más saludable. El cambio climático nos está afectando de manera muy significativa, pero parece no importarle a nadie, pues no se ven programas que tengan ese objetivo. La contaminación también incide en este problema. Sin embargo, no existen verdaderos programas para concientizar a la población   y evitar este conflicto con la naturaleza, que es de suyo  irreversible.Por las calles y avenidas de Morelia transitan 400 000 vehículos automotores, aproximadamente, que arrojan grandes cantidades de monóxido de carbono, además de otras sustancias tóxicas.

Se ha dicho hasta el cansancio que habrá una legislación adecuada para resolver el problema de la corrupción, pero  ¿cómo pueden hablar de medidas anti-corrupción  quienes se han enriquecido en los cargos públicos? Los integrantes de la legislatura federal saliente acaban de dar una muestra de su nula calidad moral al llevarse un millón de pesos cada uno. ¿De dónde sale ese dinero? Del esfuerzo y el trabajo de todos los mexicanos. ¿Con base en qué criterios se les permite este abuso, independientemente de si se están apegando a las normas establecidas? No siempre lo que dice la ley es lo correcto. Recientemente en Michoacán, nuestros diputados consideraron el delito de peculado y enriquecimiento ilícito como no graves. Claro que así lo piensan, porque ponen sus barbas a remojar, debido a su propensión natural hacia los actos de corrupción, pues muchos de ellos, sobre todo los que han hecho “carrera política”, por no decir “carrera delincuencial”, cuentan en su haber personal con bienes patrimoniales superiores al dinero obtenido en forma legítima.

La peor desgracia de México son sus políticos y de esto sobran pruebas evidentes. No se requiere ser un experto para darse cuenta de que en Michoacán ningún exgobernador vive en la pobreza, tampoco los expresidentes municipales de Morelia. ¿Cómo le hicieron? Todos los lectores ya lo saben.

Comparte la nota

Publica un comentario