IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Sacrificio de don Melchor Ocampo

29 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Este ilustre personaje poseía una personalidad muy vigorosa, pues fue un prominente sabio que estudió varios campos de la ciencia, realizó investigaciones sobre temas de interés nacional, ágil polemista, pensador inteligente, filántropo, pero también fue un destacado político, brillante orador, comprometido con la causa liberal, por cuyos ideales murió a manos de los eternos enemigos del progreso, aquellos que, según la frase de Bellereza, “tratan inútilmente de volver a un pasado imposible de injusticia y de desigualdad.”

Es digno de destacar el valor integérrimo con el que supo afrontar la muerte, el 3 de junio de 1861, en Tepeji del Río, actual Estado de México. ¿Qué había hecho este hombre para que fuera objeto de tanta saña al grado de fusilarlo sin juicio alguno? Simplemente era uno de los grandes reformadores del México independiente, cuyas notables capacidades intelectuales y grandes virtudes cívicas le permitieron responder con toda valentía ante los retos del clero político que nunca le perdonó sus acciones patrióticas.

Primero tuvo que vivir en la orfandad, bajo la protección de la rica hacendada michoacana doña Francisca Xaviera Tapia y Balbuena, dueña de la hacienda de Pateo, amplia extensión agrícola ubicada en el Valle de Maravatío, Michoacán. El pequeño fue bautizado con los nombres de José Telésforo, Juan Nepomuceno, Melchor de la Santísima Trinidad y, uno de sus biógrafos, el Dr. Raúl Arreola Cortés, afirma que nació en la ciudad de México, el 5 de enero de 1814. Otros opinan que nació en la Hacienda de Pateo (Romero Flores y José C. Valadés), pero don Melchor Ocampo festejaba el aniversario de su natalicio el día 6, según D. Matías Romero.

Hizo sus primeros estudios con el señor don José María Alas, Vicario de la Parroquia de Mineral de Tlalpujahua, Michoacán. Poco después, continuó su formación educativa bajo la guía del sacristán mayor de la parroquia de Maravatío, don José Ignacio Imitola, quien se maravilló de la gran inteligencia que poseía aquel niño, a quien llegó un momento en el cual ya no le podía enseñar nada, según palabras textuales del clérigo.

El 18 de octubre de 1824, a los diez años de edad, ingresó al Colegio Seminario de Valladolid (actual Morelia), donde estudió gramática latina, retórica y oratoria, lógica, metafísica y teología, matemáticas, geografía y física, obteniendo siempre las más altas calificaciones en todas las cátedras debido a “la sublimidad de su talento” (Eduardo Ruiz).

El 29 de marzo de 1831 fallece la señora Francisca Xaviera, protectora de Melchor Ocampo, y lo nombra heredero universal de todos sus bienes. La pérdida irreparable de una persona esencial en su vida lo hunde en la tristeza y se refugia en la hacienda ahora ya de su propiedad, de donde sale para inscribirse en diciembre de ese mismo año en la Universidad de México a fin de cursar la carrera de abogado, hizo su pasantía en el bufete jurídico del licenciado Espinosa Vidarte, Ministro de Justicia en el gobierno de Anastacio Bustamante. Según Ángel Pola, rechazó dedicarse al ejercicio de la abogacía  por la forma pícara en que se practicaba esta profesión y optó por el estudio y la investigación. Adquirió una de las bibliotecas más completas que existían en ese tiempo dentro del territorio nacional. Se dedicó a labrar la tierra y a leer con gran avidez obras de temas filosóficos, pero él sentía una especial predilección por las ciencias naturales: botánica, astronomía, física, química, geografía, etc., sin desdeñar las llamadas ciencias sociales como la economía, la historia, el derecho, la lingüística, etc. Era un verdadero investigador. Había leído a los autores más importantes de su tiempo y poseía una cultura muy vasta.

En 1840 viajó a Europa con el propósito de estudiar las grandes realizaciones de las culturas del viejo continente, pero sobre todo enfrentar sus problemas personales, entre otros, encontrar su verdadera vocación. Regresa y en 1842 lo nombran diputado por Michoacán al Congreso Constituyente, el cual estaba dividido por dos corrientes: la minoritaria –a la que pertenecía Ocampo- que aspiraba a establecer un sistema republicano, representativo, popular y federal; la mayoritaria que se oponía a la república federal, y preferían una república centralista. Aquí se perciben las dos posiciones: liberales y conservadores.

Desde el frente liberal se incorporaron a la lucha al lado de Benito Juárez, Ignacio Ramírez “El Nigromante”, Guillermo Prieto, Ponciano Arriaga, José María Mata, Santos Degollado, Miguel Lerdo de Tejada y demás luchadores políticos, sociales y militares que jugaron un papel fundamental en la instauración de una República Democrática, Representativa y Popular.

Melchor Ocampo vivió el destierro al lado de Juárez, estuvo integrado al grupo liberal en los momentos más difíciles: cuando se encontraban en Veracruz, donde se expidieron las principales Leyes de Reforma: La nacionalización de los bienes del clero secular y regular, la Separación de la Iglesia y el Estado, La Libertad de Cultos, La Creación del Registro Civil, la institución del Matrimonio Civil, Secularización de los Cementerios, entre otras.

Desempeñó con acrisolada honestidad los cargos de Secretario de Relaciones, Presidente del Congreso, Gobernador de Michoacán en dos periodos, Secretario de Hacienda, etc.

Pero, Melchor Ocampo, aún antes de esto, ya era un mexicano grande que poco después de la invasión norteamericana propone que se adopte inmediatamente la guerra de guerrillas para expulsar al invasor que viene con su rapiña a quitarnos lo que es nuestro. “La guerra debe hacerse bajo la pena, si no continúa, de que nuestros enemigos vuelvan mañana a quitarnos lo que hoy nos dejan por su sola magnificencia. La guerra debe hacerse si no queremos que en lo sucesivo nuestra nacionalidad sea un vano simulacro.”

Con estas últimas ideas que siguen teniendo una gran actualidad a propósito de la rabiosa postura del zaragate Donald Trump en contra de los mexicanos y, en general, de los latinoamericanos, lo cual nos incita a luchar por defender los derechos inalienables de nuestros connacionales, cuyo único delito es trabajar hasta 20 horas diarias en beneficio de la economía de ese país.

Al recordar la infame acción ordenada por “El Tigre de Tacubaya” Leonardo Márquez, viene a la memoria el espíritu indomable del gran luchador Ocampo, quien enfrente de sus verdugos todavía tuvo la serenidad del sabio, la paciencia del científico, para repartirles algunos de sus bienes, escribir su testamento, en el cual manifiesta: “He hecho por mi país cuanto en conciencia creí que era bueno”, dona sus libros al Colegio de San Nicolás.  Un sacerdote le ofrece sus servicios, y Ocampo le comenta: “Padre, estoy bien con Dios y Él está bien conmigo.” En el momento de la ejecución le piden que se arrodille, a lo cual se niega y con una lógica impecable les contesta: “Mi pecho está a la altura de sus balas”. Intentan vendarle los ojos y él estoicamente responde: “Puedo ver la muerte”. Les pide que no le disparen a la cara, lo cual no obedecen. Con el mayor rencor, después de fusilarlo, su cuerpo es colgado de  un árbol de pirú (pirul) y ahí permanece toda la noche. La nación entera se convulsiona. México había perdido a uno de sus mejores próceres y Michoacán al patricio que le dio su nombre.

Don Melchor Ocampo, al igual que toda la Generación de La Reforma, es elogiado por la mayoría de los mexicanos, pero existe una minoría que lo trata con desprecio e incluso llega a vituperar su memoria. Los que se expresan en forma tan torpe solo evidencian su ignorancia y falta de criterio para comprender el valor de un hombre excepcional que antepuso los intereses de la Patria a sus ambiciones personales. Bien pudo haberse dedicado a vivir despreocupadamente en su hacienda, disfrutando de la buena vida, sin preocuparse por los demás. Pero no, se fue a la lucha para tratar de mejorar las condiciones socioeconómicas y políticas del pueblo. Si queremos valorarlo en su exacta dimensión es imprescindible conocer cuál fue su ideario; motivo por el cual se incluyen en este artículo algunos aspectos de su pensamiento.

“Tres son los fundamentos filosóficos del cristianismo que siempre precederán y acompañarán perpetuamente los adelantos de la especie humana. Fe, esperanza, caridad. Sin la primera no hay resorte interno que mueva al individuo o a las masas; sin la esperanza, el resorte no tendría objeto; sin la última, el resorte y el impulso no serían benéficos. La religión y la política son una mismísima cosa bajo uno de los aspectos de aquélla. La religión se ocupa de las relaciones del hombre con Dios y de las del hombre con los otros hombres.”

“Pero en las relaciones por las cuales el hombre se llama prójimo, en el precepto magno Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo, en las relaciones necesarias que dan origen al derecho y al deber, como en las libres que se llaman caridad, amor fraterno, filantropía, en una palabra, sobre las relaciones de justicia y benevolencia, que los hombres deben tener entre sí, la religión y la política no tienen ni pueden tener más que un objeto: procurar que cada hombre sea lo más benéfico posible para los demás.”

“No hagas a otro lo que no quieras que te hagan, base de la moral; Haz a otro lo que desearías te hiciesen, base de la virtud, son fórmulas que a pesar de su vaguedad, conservan el mismo fondo de su esencia en la boca y en el corazón del más mustio y devoto de los místicos y del más despreocupado hombre de mundo, si suponemos a ambos, como hay tantos, sinceros y hombres de bien.”

“Hoy no hay Cristo: bastan las doctrinas que él sembró: a nadie pueden atribuirse los nuevos adelantos del espíritu humano. Crecen éstos y se desarrollan a sí mismos, porque son la obra de muchos: son la obra de la democracia, y a nadie será dado imponerles su nombre, aunque formen ya cuerpo de doctrina.”

“Estamos mal educados, señores. Por yo no sé qué interpretación de un pasaje bíblico tenemos por maldito el trabajo. ¡El trabajo, la fuente de la independencia personal, de la acumulación de la riqueza, de la prosperidad y poderío de las naciones! El trabajo, arbitrio único para dominar la naturaleza por medio del arte y de continuar y mejorar la creación.

“¿Queréis ser independientes? Trabajad, luchad, economizad. ¿Queréis que México lo siga siendo ¡Uníos!

Pero, sobre todo tiene una gran actualidad la frase: “ES HABLÁNDONOS Y NO MATÁNDONOS COMO HABREMOS DE ENTENDERNOS.” Debemos seguir esa consigna. No debe haber más asesinatos de padres que dejan huérfanos, hijos que aún no se desarrollan íntegramente, periodistas defensores de la libertad de expresión. En fin, ningún mexicano debe morir en forma cruel, brutal y despiadada, por respeto a las normas más esenciales de la convivencia humana.

Comparte la nota

Publica un comentario