IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Trayectoria de Alfonso Martínez Alcázar

23 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Por elección se entiende, en términos generales,  el procedimiento mediante el cual  se toma una decisión determinada con preferencia a otras posibilidades. Esta idea está vinculada a la libertad de que dispone el individuo para actuar de manera espontánea, sin restricciones de ninguna índole. Aun cuando estas afirmaciones caen dentro del campo de la metafísica o la ética, según se les quiera considerar, la verdad es que el ciudadano tiene ante sí diversas opciones al acudir a las urnas durante los comicios. Ahí se debe  llenar una boleta, vocablo que se derivó de la democracia antigua cuando se utilizaban bolas, las cuales  eran depositadas en un recipiente para así poder contar los votos. Durante las elecciones del pasado 7 de junio, los habitantes de Morelia en edad de ejercer el derecho al sufragio universal acudieron y, sin limitaciones reales o aparentes, expresaron su voluntad en favor de un candidato independiente, cuyo nombre es Alfonso Martínez Alcázar. Ahí se exteriorizó un deseo  como acto volitivo fundamental en el ejercicio de un derecho y una obligación, según lo define  nuestra Carta Magna. Sabido es que los partidos existentes en México han agotado su discurso, prueba de ello es el reciente nombramiento del presidente del PRI, arbitrio antidemocrático que refleja la crisis de este y las demás organizaciones, las cuales cada día inciden en errores más graves al imponer un modus operandi obsoleto por encima de los auténticos intereses sociales. La designación de Beltrones fue una acción del poder, conforme a la definición de Thomas Hobbes: “consistente en los medios para obtener alguna ventaja”. Desde otra perspectiva se podría valorar como la actitud del C. Presidente, quien en esta ocasión le concedió mayor importancia a su propio criterio, sentimientos, emociones o juicios y poco o nada le interesaron los de los demás. Al respecto dice Emmanuel Kant: “Desde el día en que el hombre comienza a hablar en primera persona lleva adelante y como puede a su apreciado yo, y el egoísmo progresa incesantemente, de manera escondida cuando no abierta (pues se opone al egoísmo de los demás).”  Este mismo comportamiento se observa en los llamados ‘partidos de izquierda’, pero en el sentido de Federico Nietzsche cuando dice: “El egoísmo es parte esencial del alma aristocrática y por egoísmo entiendo la fe inquebrantable en que, a un ser semejante a nosotros, deban estar sujetos otros seres y deban sacrificarse a nuestro ser.” De otra manera no se explica el por qué su único interés se centra en alcanzar beneficios personales en la carrera por enriquecerse y disfrutar del hedonismo del régimen capitalista sin preocuparse jamás por las situaciones de escasez en las cuales se debaten más de cincuenta millones de mexicanos, Ahí se da una contradicción, pues siempre existirá una marcada oposición entre el interés privado y el interés general. No se les pide que sean luchadores radicales, pero sí mayor congruencia entre sus convicciones y  su praxis política, cuya consistencia solamente estaría manifiesta si defendieran los intereses económicos del pueblo, pero se mantienen indiferentes ante las ambiciones desmedidas de los poseedores de los bienes de producción, y nunca les reprueban ese antagonismo entre el salario y el beneficio (plusvalía), por el cual aumenta la riqueza a expensas de la pobreza y las necesidades de las grandes mayorías, porque cuando la opulencia es resultado de la miseria, se convierte en una opulencia miserable. En general, los partidos políticos ven al ciudadano como un medio y nunca como un fin por el respeto elemental que merece  su dignidad humana.

Dentro de estas circunstancias históricas, surgió el joven ingeniero y maestro, cuyo nombre lleva por título este artículo. Él, con gran valentía, audacia y una enorme seguridad en sí mismo, se lanzó como un Quijote actual contra los molinos de viento en su afán de destruir las viejas estructuras decadentes, lo cual motiva el recuerdo de la frase expresada por José Ingenieros: “Jóvenes son quienes no tienen complicidad con el pasado.” Este impulso interno por destruir los vicios inveterados lo hizo triunfar sobre otros candidatos conformistas con las imposiciones de los partidos anquilosados en viejas prácticas utilitaristas. De él deberían aprender todos los jóvenes y también los adultos. Rebelarse contra lo existente es una característica de quienes anhelan verdaderamente cambiar el statu quo u orden prevaleciente. En otras palabras, salta a la vista que no está conforme con lo que es porque piensa en lo que debe ser.

Pero ¿quién es Alfonso Martínez Alcázar? A grandes rasgos, se trata de un político de la generación actual, en el sentido aristotélico, es decir, el que actúa y asume su responsabilidad en forma íntegra, sin distraerse en desaliños estériles que pueden eclipsar el mérito de su conducta acorde con las aspiraciones más legítimas de hacer valer la democracia mexicana auténtica. Sus datos biográficos consignan que nació en la ciudad de Morelia el  30 de enero de 1975. Se formó educativamente desde el punto de vista formal en instituciones públicas, tales como el Jardín de Niños “Lupita Diez de Arriaga”, la Escuela Primaria “Enrique García Gallegos”, la Escuela Secundaria Federal No. 5 y la Preparatoria del Instituto ICA que es propiedad de su familia, donde también hizo cursos de computación hasta obtener el título de Técnico Programador. Posteriormente, continuó sus estudios en el Instituto Tecnológico de Morelia, plantel de gran prestigio internacional, donde se exige al alumnado un máximo rendimiento, mucha disciplina, trabajo y dedicación de tiempo completo, normas que cumplió cabalmente a través de cinco años de arduos esfuerzos y graves responsabilidades hasta alcanzar su título como Ingeniero Industrial en 1998. Ahí es difícil entrar, pero más difícil es salir airoso. No satisfecho con los logros alcanzados cursó una Maestría en Calidad Total y Competitividad los años de 2002-04. También asistió a diferentes diplomados: Administración (2002),Calidad Total (2002),Rehabilitación Financiera (2003),Mercadotecnia (2003), Administración de Recursos Humanos (2003), Cambio Organizacional (2004).

El trabajo constituye la mejor escuela para la formación integral del hombre, pues si no se le cultiva para las actividades productivas no podrá enfrentar los problemas que plantea la existencia. Por esto el joven Martínez Alcázar laboró como campesino, sembró maíz, frijol y otras especies, escardó, cosechó en jornadas completas: de la 8:00  a las 13:00 horas y, por la tarde, a partir de las 14:00 a las 18:00  horas, cuando sus estudios se lo permitían, incluso atendió una cafetería en una preparatoria, a las 7 de la mañana iba al mercado a comprar lo necesario y a las 8 de la mañana ya estaba en la cafetería, hacía las tortas, cobraba, además de realizar las actividades necesarias, con una persona que le ayudaba; salía a las 12 o 1 de la tarde, se iba a bañar y a cambiar y de ahí a clases.

La práctica del deporte fue para él una de sus prioridades: “Yo crecí toda mi vida haciendo deporte, jugaba de todo, frontón, montaba a caballo, jugaba fútbol, aunque no era mi favorito; basquetbol jugaba muchísimo, nadaba, hacía pesas, jugaba tenis, de todo hacía, pero no era un adicto a un deporte, me invitaban a jugar e iba, todos los días hacia deporte”. Estas declaraciones  las hizo a un medio de comunicación durante una entrevista. Los temas abordados se complementan unos con otros  y nos permiten adquirir  una clara  idea de que se trata de un joven sano, inteligente, buen alumno y trabajador,  perteneciente a familias michoacanas distinguidas.

Con estos antecedentes inició su carrera política, siendo sus principales logros los que a continuación se indican: Consejero Estatal en el  Partido de Acción Nacional (PAN),Secretario de Finanzas del Comité Directivo Municipal en Morelia del mismo partido. Su experiencia legislativa ha sido        relevante, pues se ha desempeñado en diversos cargos de elección popular, tales como Diputado Federal Suplente, PAN, LIX Legislatura (2003-2006), Diputado Local Propietario, PAN              LXX Legislatura (2005-2008). En la iniciativa privada fue Brigadista AFORE Garante (1994), Asesor  Agropecuario, Rancho Joya de las Canoas (1995-2005), Jefe de Mercadotecnia                Preparatoria ICA (1998-2001),  Subdirector Preparatoria ICA (2001-2004) Asesor en Calidad, Códice 2002. Respecto a su trabajo empresarial, ha participado en el cultivo del aguacate, Rancho La Laguna (2006 a la fecha).  Pertenece a las siguientes asociaciones: Vicepresidente             Jóvenes  Emprendedores de Michoacán (JEMAC)                1996; Presidente Fundador        Club de Leones Morelia Universitario, 2001.  Ha sido conferenciante  en diversas ocasiones sobre temas diversos: Quehacer Legislativo, 05/12/2005; Siempre hay un camino, 19/09/2007;  Jóvenes en política,       21/11/2006. Trabajo docente: asignatura: Computación, 24/08/1998: asignatura: Desarrollo de emprendedores, 24/08/1998; asignatura: Desarrollo motivacional, 24/08/1998; asignatura: Matemáticas, 24/08/1998. Fue Presidente del Congreso del Estado de Michoacán en la LXX Legislatura.

Tal vez uno de las actitudes que le han dado un lugar especial en la historia política de Michoacán sea el hecho de haberse separado del partido al que perteneció durante varios años, y tomar la decisión de luchar por iniciativa propia en pro de conseguir la candidatura independiente a la Presidencia Municipal de Morelia, hecho insólito que le ha merecido  grandes elogios y reconocimientos. Desde que presentó su solicitud al Instituto Electoral de Michoacán (IEM) el 7 de enero de 2015 emprendió una lucha que podría calificarse de titánica, debido a que enfrentó una serie de obstáculos muy difíciles de superar.

El conocimiento de la realidad social del municipio, el cual había recorrido palmo a palmo en su postulación anterior para el mismo cargo, le permitió establecer una comunicación muy efectiva con el electorado, lo cual constituyó la piedra de toque para alcanzar un éxito evidente en las elecciones celebradas el 7 de junio del año en curso. Estos acontecimientos reflejan las convicciones democráticas de Alfonso Martínez Alcázar y ponen de relieve los anhelos populares por un cambio en las prácticas políticas, las cuales deben partir esencialmente del pueblo, al cual desafortunadamente casi no se le toma en cuenta cuando se nombra a los candidatos y en las boletas aparecen solamente los nombres que auspician los partidos políticos, cuyas decisiones muchas veces son tomadas de espaladas a la ciudadanía.

Triunfó el estudio, la dedicación, el trabajo y los ideales de Martínez Alcázar. Sin embargo, las tareas que le esperan exigirán una dedicación al máximo de sus capacidades. Ahora los ciudadanos debemos apoyar con acciones las políticas públicas que sean instrumentadas por el nuevo Presidente Municipal y su grupo de colaboradores.

Los problemas del municipio de Morelia son muchos y muy complejos, entre los principales se pueden señalar: La insuficiencia de las vialidades para la enorme cantidad de vehículos automotores que circulan por las diferentes calles, avenidas y  vías rápidas. Las administraciones municipales desde hace cincuenta años no hicieron una planeación para el desarrollo de la ciudad. Se tenía un plano regulador para evitar el crecimiento anárquico. Sin embargo, este jamás fue respetado, ya que los intereses de los fraccionadores siempre se impusieron. Si a esto se le agregan las marchas, plantones, tomas y bloqueos la situación no puede ser más crítica. Jamás las autoridades han hecho respetar el derecho de las personas afectadas y se les tolera casi todos esos atentados en contra de esta urbe que sufre los embates de grupos inconscientes con peticiones cuya solución quieren lograr a toda costa afectando la vida normal de la ciudad. El clima de inseguridad es muy grave, pues constantemente hay asaltos a mano armada, homicidios, robo de automóviles y en casas habitación. Todo esto resultado del desempleo y subempleo que afecta a importantes sectores de la población. Morelia siempre ha sufrido por la escasez de agua. A muy corto plazo la ciudad vivirá una verdadera crisis por la falta del líquido indispensable para la subsistencia humana, plantas y animales. Alrededor del 70 por ciento de la población no cuenta con agua todos los días de la semana. La contaminación por la basura, el aire, el agua y los alimentos es frecuente.  Las inundaciones seguirán hasta que  se busque una solución definitiva a este problema. Por los antecedentes enunciados, podemos esperar una buena administración municipal, nos hace falta conocer el proyecto o plan de gobierno.

Comparte la nota

Publica un comentario