IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Apartheid mexicano

10 de febrero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

México es conocido a nivel mundial por la calidad de su gente y el sentido de solidaridad hacia otras naciones; sin embargo, cada vez es más difundido a través de redes sociales casos de discriminación por condiciones de sexo, edad, religión, género, situación de vulnerabilidad o raza.

Este lunes, en su cuenta de instagram Waris Ahluwalia publicó que Aeromexico le habría negado el acceso a su vuelo aparentemente por usar un turbante; por su parte, la aerolínea mexicana argumentó que previo al abordaje se le realizó una revisión de rutina al pasajero en atención a los protocolos que indica la Administración de Seguridad en el Transporte de los Estados Unidos y que buscaría los mecanismos para que llegara a su destino.

Haciendo gala de la destreza lingüística, la compañía de aerotransporte no negó ni afirmó en ningún momento que se hubiera impedido el traslado a Ahluwalia; por lo anterior, podemos suponer que efectivamente el diseñador y actor no pudo volar.

¿Discriminación?¿Xenofobia?¿Medidas de seguridad? Lo que sí es cierto, es que este tipo de incidentes están “brincando” muy frecuentemente, recordemos el caso de los integrantes de la banda mexicana Panteón Rococó a los que el año pasado un empleado de Interjet les pidió amablemente que se cubrieran los brazos para evitar que sus tatuajes fueran visibles para los demás pasajeros o no podrían abordar; por supuesto, la aerolínea después se disculpó

Un antecedente histórico sobre el miedo que tenemos los mexicanos a lo diferente, fue el caso de 303 chinos que aparentemente fueron castrados y marcados con hierros candentes e incluso asesinados durante un conflicto en Torreón el 15 de mayo de 1911, según relata una exposición del año pasado en el museo de la Memoria y la Tolerancia.

Hasta cierto punto, resulta un tanto ilógico que en un país tan diverso cultural y étnicamente tengamos aún políticas, tanto en lo público como en lo privado, que cobijan actitudes de discriminación y señalamiento.

Lamentablemente en nuestro país, a pesar de los avances en materia de inclusión social, continuamos inmersos en una cultura racista; tal y como lo habría ya advertido Conapred en el 2011 a través de su campaña 11.11 Cambio Social, en el que se exhibió que la mayoría de los niños mexicanos que participaron en el estudio asocian a un muñeco de piel blanca con la bondad y la belleza; mientras que a un muñeco negro lo identificaron con la maldad y la fealdad; además, de identificarse con la raza blanca.

¿A quién nos parecemos más? Sería la pregunta más interesante que le hacían a los niños mexicanos, sorprendentemente decían que al muñeco blanco y de ojos de color, tal parece una crisis de identidad social que nos lleva a discriminar nuestras propias raíces.

Los actos de discriminación, mas allá de los aspectos morales que son sumamente importantes, también pudieran estar asociados a costos económicos relativos a la diferenciación de salarios y ocupación laboral; como lo demuestran algunos estudios sobre el pago distinto que se otorga a hombres y mujeres por ejercer el mismo trabajo.

En esta ocasión, Ahluwalia experimentó sólo un trago amargo, retraso en la llegada a su destino y seguramente, adquirió la creencia de que en México no somos tan solidarios después de todo; sin embargo, parece pertinente la intervención de Conapred para la capacitación del personal de las aerolíneas porque cero y van dos (que se conocen públicamente).

Apunte: En plena fiesta de carnaval, Veracruz nuevamente enciende las alarmas, ¿cuántos más?

 

@panopticomx

Comparte la nota

Publica un comentario