IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Corriendo a destiempo

16 de marzo, 2016

admin/La Voz de Michoacán

A nivel nacional se está replanteando la estrategia de seguridad para atacar los problemas de la delincuencia común a través de esquemas como el Mando Único; sin embargo, al parecer los gobiernos locales, específicamente los Ayuntamientos, siguen actuando bajo una dinámica no identificada.

No identificada porque no se sabe a ciencia cierta cuál es el papel que tienen que desempeñar y a cuáles ilícitos deberán dar atención prioritaria. Al respecto, este lunes la organización Causa en Común pidió al Gobierno del Estado una estrategia de seguridad que ataque los principales problemas en la materia, pero que también contemple a los elementos policiacos como un factor determinante para el éxito o el fracaso de la medida, particularmente buscando que se les brinden los recursos mínimos para su labor.

Unas horas antes, el gobierno municipal de Morelia anunciaba un nuevo plan de policía de proximidad con la intervención de aproximadamente 100 cadetes que participarán en la práctica “Pie Tierra” como parte de su preparación inicial; ellos estarán realizando tareas de prevención porque no portarán armas ni harán trabajo policial, pero sí vigilarán las zonas más vulnerables de la ciudad.

Con estos dos escenarios en mente, la reflexión es que estamos corriendo a destiempo de dos situaciones: las necesidades de la población y la situación actual de la policía en Michoacán. Por una parte, los gobiernos locales son la autoridad más próxima a los ciudadanos pero no cuentan con la infraestructura básica elemental para atacar el problema. Por otro lado, los ciudadanos lo que requieren es seguridad para poder continuar con sus actividades diarias que promueven el sostenimiento y desarrollo económico en la entidad, es decir, no les interesa “a quien le toque” lo que requieren son resultados.

La tendencia en México en materia de seguridad es centralizar las decisiones y por lo tanto, las políticas y programas para lograr la seguridad ciudadana; entre los factores que han influido tal determinación está la infiltración del crimen organizado en las estructuras locales.

Sin embargo, esta transición de largo plazo está teniendo costos para la ciudadanía, por lo que los gobiernos locales no pueden quedarse estáticos hasta que los cambios empiecen a darse; la estrategia de enviar policías de proximidad que no porten armas ha resultado polémica, pero también valdría la pena esperar que la presencia de estas figuras de autoridad intimide a los delincuentes comunes y se prevenga la comisión de delitos.

En este sentido, recuperar las condiciones para la convivencia de los ciudadanos debería ser el objetivo principal de cualquier estrategia de seguridad, pero los programas que se tracen deben contemplar el contexto nacional y local para lograr una propuesta que resulte verdaderamente integral, sobre todo para lograr la primera parte: recuperar la confianza en los cuerpos policiacos.

Lograr que la institucionalidad domine los barrios y colonias de los municipios del estado es un gran reto para las dependencias gubernamentales, esta política sólo podrá implementarse acompañada de un verdadero compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas.

Apunte: A propósito de transparencia, ojalá que se encuentren a los responsables del subejercicio de 490 millones de pesos que encontró la Auditoría Superior de la Federación en el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública.

 

@panopticomx

Comparte la nota

Publica un comentario