IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

La delgada línea de la independencia

16 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Como lo marca la lógica, casi siempre lo mejor, es iniciar por el principio así que en esta ocasión me permitiré realizar un breve recuento de lo que nos llevó hasta la situación actual. A 15 días de la llegada de los alcaldes a sus respectivas Presidencias Municipales, los ciudadanos empiezan a distinguir qué tan factibles de aplicar son las promesas de campaña de sus ahora gobernantes.

Después de consolidar su candidatura independiente con más de 7 mil firmas de los habitantes de Morelia, Alfonso Martínez Alcázar, se convirtió en el candidato independiente a la alcaldía de la capital michoacana; después, con una campaña intensa en la que incluso se advirtieron intimidaciones por parte de partidos políticos hacia la planilla “Todos por Morelia”, Martínez Alcázar se colocaba en el puntero en las encuestas. Finalmente, logra llegar a la Presidencia Municipal en un acto sin precedentes en el estado y a nivel nacional.

Sin embargo, después de que se crearon amplias expectativas sobre el primer Gobierno Independiente en Michoacán, tal parece que las premisas básicas bajo las cuáles surgieron este tipo de candidaturas, están quedando de lado, es decir, el reclamo principal de la sociedad de representatividad en sus gobernantes está prácticamente fuera de la escena pública.

Entre las peticiones principales de los morelianos, está la necesidad de transparencia y rendición de cuentas, conceptos que si bien son de reciente introducción en el Sistema Político Mexicano van de la mano con la consolidación de la democracia y la evolución de México.

Esta transparencia, que sería la primera parte, está relacionada inevitablemente con el uso de recursos públicos de manera racional y atendiendo las principales prioridades de las tareas gubernamental, y también está involucrada  con los salarios de los funcionarios o en su fase más evolucionada del concepto, en sus servidores públicos.

“No importa cuánto ganen mientras trabajen”, suena razonable en un mundo de justicia humana, es decir, a quién más trabaje que más gane; sin embargo, no conocer los sueldos de los trabajadores de los Ayuntamientos nos llevaría a la opacidad en la que México vivió muchos años, al menos 70, y además quebrantaría la ley que norma la transparencia y el acceso a la información pública en el estado de Michoacán, que obliga a las instituciones públicas dar a conocer cuando menos ciertos datos sobre su estructura, funciones y sueldos de sus empleados.

Además, estudios como el de Walter Benjamin han demostrado que la legitimidad y la transparencia son dos variables que están íntimamente relacionadas, a tal grado que se logró construir un índice global de legitimidad; en dicho estudio, se expone que la legitimidad de los gobiernos municipales con características semi-urbanas en el estado de Michoacán depende en gran medida del nivel de transparencia con que se desarrollan sus procesos productivos.

Es decir, los gobiernos poco transparentes difícilmente logran la construcción de la legitimidad en las acciones y en la toma de decisiones, por lo que a dos semanas de iniciar labores sería importante que en la alcaldía capitalina revisaran sus planes y programas a implementar, considerando por supuesto los marcos legales a los que los demás Ayuntamientos están sometidos. Ser independientes o ciudadanos no tendría por qué eximirnos del cumplimiento de las normas dictadas en el estado.

Ya hubo una primera advertencia por parte del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública del estado de Michoacán, quien aplicó este año la primera multa al Ayuntamiento saliente de Lázaro Cárdenas, así que en estos casos habría que irse con pies de plomo, no vaya a ser que empiecen con las sanciones a los alcaldes por incumplir la disposición en la materia, sólo tienen 15 días en el encargo así que pueden enfilar aún sus planes de gobierno y las estrategias para cumplir lo prometido a los ciudadanos: representarlos verdaderamente.

Apunte: ¿Qué pasará con las licitaciones y obras públicas que se ejecuten por los Ayuntamientos de Michoacán, serán públicas o también no importa cuánto se gaste mientras que las obras queden bien?

Hasta aquí mi comentario, nos leemos, escuchamos o vemos en breve. Puedes seguirme en @panopticomx o escribirme al correo electrónico [email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario