IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

La fallida lucha contra la corrupción (Segunda y última parte)

22 de febrero, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Raúl Castellano

 

En mi pasada colaboración, primera parte de este artículo, publicada el viernes pasado, me faltó espacio para hablar de un tema tan terrible y generalizado. Los últimos párrafos de esa primera entrega, se refieren a las empresas fantasma y las facturas falsas, lo que nos debe hacer ver cómo se van refinando los métodos de los delincuentes que constituyen verdaderas mafias delincuenciales, verdaderos cárteles equivalentes a los de los narcodelincuentes.

Este método, fue empleado por gobernadores como Javier Duarte, quien formó decenas de este tipo de empresas, al igual que Cesar Duarte. A propósito de los exgobernadores, debo decir que dentro de los nombres que relacioné en la primera parte, hay omisiones, como el caso de Fidel Herrera de Veracruz, quien tiene un largo y negro historial de delitos y escándalos, siendo el último, el que produjo su vergonzosa renuncia al Consulado en Barcelona. Lo exasperante del asunto, es que vienen otros, como el actual Gobernador de Puebla. En fin, esto es como una fábrica de chorizos en la que van saliendo uno tras otro.

De la “Renovación Moral” de De la Madrid, hemos llegado al “Sistema Nacional Anticorrupción” de Peña Nieto. Este sistema nace del disgusto de la gente ante la descarada, evidente y escandalosa corrupción que priva en el país; al mismo tiempo que el Presidente nombra a Raúl Cervantes como Procurador de la República, para que de ahí pase a ser, en automático, Fiscal de la Nación. Con esto, Peña Nieto se cubre las espaldas, pues Cervantes es su amigo y una persona muy ligada a él, cuyo nuevo cargo duraría como 10 años, esto es que años después de que Peña termine su mandato, el Fiscal permanecerá y tendrá como encargo, esconder las fechorías del sexenio y asegurar la impunidad transexenal.

El Sistema Nacional Anticorrupción coordina a actores sociales y a autoridades de los distintos ordenes de gobierno, a fin de prevenir, investigar y sancionar la corrupción. Los llamados siete pilares del Sistema Nacional Anticorrupción son:

1.- Ley General de Responsabilidades Administrativas.( Ley 3 de 3); 2.- Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción; 3.- Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Administrativa; 4.- Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República; 5.- Adecuaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 6.-Adecuaciones al Código Penal; 7.- Adecuaciones a la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación

El Sistema deberá estar conformado por un Comité Coordinador, un Consejo Nacional para la Ética Pública  y un Comité de Participación Ciudadana, que se coordinarán entre sí, para cumplir  con las políticas en materia de prevención, corrección, combate a la corrupción y promoción de la integridad pública.

El Consejo estará formado por el Presidente de la República, el Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los presidentes de las mesas directivas de cada una de las cámaras del Congreso de la Unión, los titulares de los órganos constitucionales autónomos en el ámbito federal, el Auditor Superior de la Federación, el presidente del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, los titulares de los Poderes Ejecutivos de las Entidades Federativas y los integrantes del Comité de Participación Ciudadana.

Así les gusta, o ¿lo quieren más complicado? Vean quienes integran el Consejo; ¡es que son los mismos responsables de los latrocinios!, con algunas salvedades.

Mientras esto ocurre, el Comité de Participación Ciudadana urge al Senado para que nombre al Fiscal Anticorrupción, retraso que además de despertar sospechas retarda la puesta en marcha del Sistema; además, le piden que ni el amiguismo ni el dedazo intervengan en la designación. En este punto, uno de los miembros del Comité, Luis Manuel Pérez de Hacha, que preside Jacqueline Peschard, lo señala de manera específica: el problema de las prioridades es confuso, “por haber sujetado o apalancado el tema del nombramiento del Fiscal Anticorrupción a la aprobación de una iniciativa de reforma constitucional presentada por el Presidente de la República”, para que haya “el pase automático del actual Procurador como Fiscal General de la República”. Hay 31 candidatos a Fiscal General y el Senador Héctor Yunes ha informado que la Comisión de Justicia emitirá, en breve, la convocatoria para iniciar el proceso de auscultación.

Y apenas hace unos días nos enteramos de que la Auditoría Superior de la Federación informó que el resultado de la revisión de la cuenta pública de 2015, hay un daño al erario por 63 mil 442.3 millones de pesos, tanto de la Administración Pública Federal como de las Entidades Federativas. Las entidades auditadas tienen 30 días para aclarar las irregularidades, de lo contrario, esos desvíos podrían ser causa de denuncias de hechos ante la PGR.

Por otro lado, se descubre que la importante constructora brasileña, Odebrecht, ligada a Lula da Silva, destinó 10 millones de dólares para sobornar funcionarios públicos en México. Pronto se sabrán los nombres de los beneficiarios, dice el Procurador de la República.

Por donde quiera saltan los escándalos de corrupción, por esto, Denise Dresser ha dicho que México ha pasado de ser “La Dictadura Perfecta”, como la calificara Vargas Llosa, a ser “La cuna del pillaje perfecto”. “La tranza, la corrupción y la impunidad, son los males que agobian al país”.

Sin embargo, el ejemplo extremo de corrupción, impunidad y encubrimiento, es el de Humberto Moreira, ex Gobernador de Coahuila, quien fue encarcelado en España, acusado de los delitos de blanqueo de capitales, pertenencia a una organización criminal, malversación de caudales públicos y cohecho. Hay que recordar que Humberto dejó una deuda a su Estado que provocó la quiebra financiera y todavía pudo maniobrar para dejar a su hermano Rubén como su sucesor como Gobernador y le cubriera las espaldas.

La organización criminal a la que se refiere la acusación de la Audiencia Nacional española, es la de los Zetas, y fue señalado en México como protector y cómplice de esta banda criminal, de quien recibía grandes cantidades de dinero. Un incumplimiento de Moreira, señalan fuentes informadas, fue lo que causó el asesinato de uno de sus hijos.

En el periódico El País, apareció una información hecha por José María Irujo, en la que dice que cuando encerraron a Moreira, el gobierno de Peña Nieto, para vergüenza de México, “puso a su disposición toda la maquinaria diplomática y legal de su embajada en España para…conocer su situación… atender a su familia y sacarle de la cárcel”. Parte de esa vergüenza la comparte Peña con las autoridades españolas que cedieron ante la presión y dejaron en libertad a un delincuente consumado.

Todo se reduce a una burla más al pueblo de México.

Comparte la nota

Publica un comentario