IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Más pobreza

29 de julio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Apenas el miércoles anterior, me referí a la desigualdad existente en nuestro país, calificándola de insoportable; insoportable para todos aquellos que, teniendo una situación económica por arriba de los millones de pobres que hay en nuestro país, y con un poco de conciencia y amor al prójimo, sienten que esta situación es injusta y que debería de hacerse lo necesario para elevar su nivel de vida y puedan tener al menos una situación que les permita satisfacer sus necesidades más ingentes.

Y ahora abordo, una vez más, el problema terrible de la pobreza en México y en nuestro Estado, porque en sí mismo lo amerita, pero también, porque nos han llegado datos duros sobre el tema.

Ha sido el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL, quien ha informado que el número de mexicanos pobres aumentó en 2 millones, entre 2012 y 2014, de suerte que la población pasó de 45.5% a 46.2%, o lo que es lo mismo, que 55.3 millones de personas en México, sufren, por lo menos, de una carencia social y perciben un ingreso insuficiente para comprar la canasta básica alimentaria y no alimentaria.

Remenda e injusta situación de tantos millones de compatriotas que no tienen lo suficiente para comer.

Pero aquí no acaba el problema, sino que se vuelve terrible, pues de este grupo se desprenden 11.4 millones de mexicanos en pobreza extrema. ¿Qué quiere decir esto?, pues significa que este grupo tiene en promedio 3.6 carencias sociales y su ingreso no alcanza ni para la canasta básica. Las carencias pueden ser de acceso a la salud, seguridad social, alimentación, vivienda, servicios básicos en la vivienda y rezago educativo. La pésima noticia es que la pobreza en nuestro país aumentó, debido a que el ingreso bajó.

A mediados de 2014 los resultados de la medición de la pobreza indicaron que 63.8 de mexicanos, 3.2% más que en 2012, por sus ingresos, se colocaron por debajo de la línea de bienestar, estimada en 2 mil 542 pesos al mes, en las ciudades y mil 614 en el campo.

Otro dato negativo fue el reporte de que aumentó en 600 mil el número de personas que tienen problema de acceso a la alimentación, no obstante el programa de la Cruzada contra la Pobreza, lo cual ciertamente no debería extrañarnos, pues desde hace tiempo he señalado que se ha tratado de programas disfrazados de sociales, pero que al final, su objetivo es electorero. El hecho de que esta tarea le haya sido encomendada a Rosario Robles lo confirma, pues está probada su capacidad para hacer trampas.

Otra cifra que conmueve es la de los indígenas del país, de los que 73.2% de ellos viven en la pobreza. 31.8% de la población indígena vive en la pobreza extrema y 41.4% en la pobreza “moderada”. La pobreza extrema entre los indígenas, supera el cuádruple de la del resto de la población que es del 7.1%

Esos resultados muestran el rotundo fracaso de la política social de Peña Nieto. Esto, considerando los datos del CONEVAL; sin embargo investigadores del Colegio de México, conocidos por su experiencia y capacidad, utilizando otros parámetros para medir la pobreza, afirman que en esta condición se encuentra el 84.3%, por lo cual la cifra rebasa los 100 millones, considerando otros indicadores de carencias sociales.

Si trasladamos el problema a nuestro Estado, las cosas andan mal también, pues la pobreza aumentó en un 10.7% general, para sumarse a una lista de 17 estados en donde la “lucha” contra la pobreza ha fallado. Y entre comillo lo de “lucha”, pues en verdad me pregunto: ¿en Michoacán se ha llevado a cabo una lucha? Para mi una lucha es lo más cercano a una batalla, es decir, a llevar a cabo un esfuerzo sobre humano. No me parece que estemos en ese caso. Un Estado endeudado a más no poder; un Estado prácticamente quebrado, no puede llevar a cabo ninguna lucha, y menos, cuando se sabe que, por lo menos, en lo relativo a la salud, que es uno de los indicadores para calificar el grado de pobreza, los dineros correspondientes al Seguro Popular eran desviados para entregarlos a miembros de la sección 22 de maestros y, de seguro, al bolsillo de quien directamente manejaba estos recursos, en un acto verdaderamente criminal e impune.

26.6% de los pobres no tienen servicios de salud; 26.6% carecen de servicios básicos de vivienda y 27.6% tienen rezago educativo. Uno de cada 4 michoacanos no tiene acceso a los servicios de salud.

En Michoacán el 59.2% de sus pobladores son pobres. 2 millones 700 mil michoacanos son pobres.

De 2010 al 2014, la pobreza se incrementó porcentualmente en prácticamente 5%. Y ¿sabe usted, amable lector, que es lo que se hace para combatir el problema? Bueno, le diré; a este respecto, no se hace nada.

Michoacán ocupa un penoso quinto lugar, entre los 32 estados de la República, con mayores niveles de pobreza, solo después de Chiapas que tiene un 76.2%, Oaxaca con 66.8%, Guerrero con 65.2% y Puebla con 64.5%

La “estrategia” que emplea el Gobierno Federal para combatir la pobreza, ha fallado; la formalización de la economía no camina; las Reformas Estructurales no han aterrizado o, de plano, han fracasado; el peso se desliza de manera constante y aparentemente, de manera imparable.

La situación que revela CONEVAL es, a mi juicio, alarmante. Tenemos que convencernos que nuestro país, es un país pobre, por lo que la violencia, corrupción, latrocinio, impunidad, y política equivocada, cabalgan como los 4 jinetes del Apocalipsis, sobre un pueblo indefenso.

Comparte la nota

Publica un comentario