IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 29 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Seguridad pública, prioridad para Michoacán

29 de septiembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Raúl Castellano

Hasta hace poco, quitando a Tierra Caliente, la Seguridad Pública en el resto del Estado, podríamos decir que era aceptable y, espacialmente en Morelia. Sin embargo, las cosas se han descompuesto de manera acelerada y la ciudadanía es ahora víctima de todo tipo de delitos. Asesinatos, secuestros, asaltos a transeúntes, robo a casas y demás delitos comunes. Las causas se deben a la laxitud con la que se aplica la política para combatir estos delitos.

Otro de los motivos, muy importante, es la falta de capacidad, por falta de preparación, de la policía preventiva.

El asunto tiene antecedentes desde los años en que Felipe Calderón emprendió la “guerra” contra la delincuencia y el narcotráfico, y sacó al Ejército, la Marina Armada y la Policía Federal, para combatirlos. Y, en general, los gobernadores se durmieron en sus laureles, y no hicieron ningún esfuerzo por mejorar sus cuerpos policiacos, tanto municipales como estatales, no obstante el llamamiento que les hizo, en una reunión a la que les convocó, y que tuvo lugar en el Palacio Nacional. Todos los gobernadores se comprometieron, pero ninguno, salvo la excepción, hizo algo por capacitar de manera adecuada a sus policías, y ejercer los controles de confianza de manera estricta.

Ante esta situación, poco después de tomar posesión de la gubernatura, Silvano Aureolesdijo que en tres años, tendría policías capaces y confiables, pero no hemos visto resultados que nos hagan ver buenos resultados en el trabajo policiaco, suponiendo que se hubiera llevado a cabo una reorganización de los cuerpos policíacos, incluido el de policías ministeriales y de investigación, o policía científica, así como a los agentes del Ministerio Público, ya que forman una cadena que no solo conlleva acciones preventivas, sino el proceso que permita hacer una adecuada consignación, para que probada la culpabilidad del transgresor de la ley, cumpla el castigo que se le imponga. En esta tarea, también debe incorporarse a la policía de tránsito, para cerrar el círculo de acción policiaca integral.

A fin de tener una “nueva policía”, era preciso haber impartido cursos intensivos de capacitación policiaca, a aquellos que hubieran superado unos escrupulosos exámenes que permitiera eliminar a aquellos elementos que no tuvieran el perfil requerido para fungir como agentes de la policía preventiva, así como de la de investigación, la científica y la ministerial. Hecho esto, a los aspirantes para formar parte de los diferentes cuerpos policiacos, se les debió haber sometido a exámenes de los conocimientos impartidos, que incluirían el manejo de armamento.

En paralelo, se debió haber trabajado en establecer los diferentes protocolos de actuación para cada uno de los cuerpos policiacos. Al mismo tiempo, convenía acercarse a la ciudadanía, estableciendo redes entre ellos, que permitieran difundir una cultura de seguridad pública que haga posible que el ciudadano esté capacitado para que participe como observador y sugiera acciones para prevenir el delito.

La modernización y equipamiento es indispensable para obtener buenos resultados en el combate a la delincuencia. Debe contarse con patrullas y grúas en el número adecuado para atender la vigilancia y las emergencias, reduciendo el tiempo de respuesta. A estos vehículos es conveniente darles un seguimiento diario vía GPS. El puesto de mando debe tener un número adecuado de radio operadores, para que la respuesta entre estos y las radio-patrullas sea lo más reducida posible. A esto hay que agregar programas de servicio y reparación de las unidades, para que no suceda lo que ya hemos visto, de que haya más unidades descompuestas que las que dan servicio.

Los helicópteros prestan un apoyo muy importante para búsquedas, localización y apoyo a las unidades terrestres, por lo que hay que mantenerlos en perfecto estado y, tal vez, adquirir otros más, especialmente ahora que se ha sufrido la pérdida de uno de ellos, en un lamentable hecho en el que fallecieron cuatro miembros de la policía. La vigilancia permanente en el aire es de gran utilidad.

Dentro del capítulo de equipamiento figura como punto de la mayor importancia el armamento del que se disponga, tomando en consideración que los grupos delincuenciales disponen de armas de lo mejor, con gran capacidad de fuego y calibres de la mayor potencia y penetración, como ocurre con los Barret calibre .50, rifles de asalto como el AK 47 o cuerno de chivo;pistolas 9mm como la Beretta o la Smith & Wesson, Glock .40 y otras. Los cuerpos policiacos deben estar dotados de armas iguales o equivalentes; combatir a la delincuencia con revólveres cal. .38, resulta muy desventajoso y,además, debe apoyárseles con armeros experimentados que mantengan las armas en perfectas condiciones.

Las prácticas de tiro son las que hacen al tirador, de suerte que si no se llevan a cabo, de manera regular, su preparación quedará coja.

Debe haber un Programa de inteligencia policial y una Estrategia contra la delincuencia, que hoy parece no existir, o de haberlo, no da resultados. La promesa de que Morelia, Uruapan y Lázaro Cárdenas serían las ciudades más seguras del Estado, no solo no se cumplirán, sino que la situación es alarmante ya que de acuerdo con el Consejo Nacional de Seguridad Pública, estas ciudades figuran entre las ciudades más inseguras del país. A estas habría que agregar a Zamora y Apatzingán, que figuran en la lista de las 50 más inseguras a nivel nacional.

Morelia parece no tener Policía Preventiva, pues la vigilancia es nula, si se ve el aumento de robos de todo tipo, entre ellos, el de muchas esculturas de bronce, entre las que destaca la del eminente Doctor Manuel Martínez Solórzano, hombre sabio, que fue robada en plena calle Madero, a un costado del edificio de San Nicolás, Universidad de la que fue Rector. También, es el único Diputado al Congreso Constituyente de Querétaro en 1917, egresado de San Nicolás. De la tubería de cobre y cables con el mismo metal, se han robado lo que les ha dado la gana. En fin, la cuestión es que el Ayuntamiento debe hacer algo, como exigir resultados a su policía que no funciona adecuadamente.

Ya se ha consumido un año y solo quedan dos, para que Silvano cumpla su compromiso de tener cuerpos policiacos capaces de garantizar la seguridad de las personas y de sus bienes. Michoacán no debe depender eternamente de la Policía Federal, el Ejército y la Marina, para que haga el trabajo que le corresponde.

 

Comparte la nota

Publica un comentario