IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Conjunto Erandi

30 de junio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Cuando oigo interpretar este conjunto musical “Erandi”; la armonía de sus instrumentos musicales me llena el alma de alegría y sus pirekuas angelicales ungidas del encanto de las sierras michoacanas; siento un amanecer o un ocaso maravilloso que me hace transportar de la tierra al cielo.

No necesito alabar a los componentes de este conjunto, cuyo elemento primordial es el gran Javier Bautista, uno de los más grandes violinistas de hoy, hombre sencillo cuya vida es amar el arte, la vida, la música y el canto.

¡Oh su violín prodigioso! Regalo que le hizo uno de los más grandes violinistas del mundo, que conoció la destreza y tocó el corazón armonioso de Javier y quiso manifestarle su admiración con el más grande regalo de su vida.

Javier Bautista pasará a la historia de una familia que se ha distinguido por su originalidad, creatividad, por sus diversas interpretaciones de esas maravillosas “pirekuas”-poemas inspirados por el amor a su raza, a sus raíces, a su incomparable familia donde hay amor, paz y alegría.

Siempre que me he encontrado con Javier casualmente o en algún concierto suyo, me contagia su sonrisa amable y misterios. Desde ahí empieza a comunicar su grandeza de alma.

Esas pirekuas tan sugestivas y tan misteriosas son sentidas plegarias que se elevan hasta las estrellas para entonar la armonía de la creación. Por eso a todo el mundo le encanta oír a este conjunto tan nuestro y tan universal. Por diversas partes del mundo han dejado en alto el nombre de México y el de esta tierra michoacana que les vio nacer en su querido Paracho. Cada vez cantan y tocan con mayor sensibilidad y con una profunda originalidad que arrancan los aplausos espontáneos y ellos los transmiten al inspirador de las verdaderas armonías del espíritu.

Este conjunto Erandi tiene la singularidad de estar formado por miembros de la familia y no sólo es reconocido altamente en estas tierras michoacanas sino también en Europa y en el Oriente y en otras regiones del mundo. Los que saben del arte musical que tiene tantas variaciones y géneros saben descubrir la grandeza del Espíritu del hombre. Por eso el conjunto Erandi es universal. Jamás va a morir este conjunto como jamás va a morir la gran familia purépecha.

Javier Bautista es hoy por hoy el impulsor más importante de la música Purépecha- oración y poesía, ingenio y creatividad- él ha recibido del cielo un don muy grande que él agradece mucho a Dios porque lo hace vivir la armonía del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

Quiero pedirle a Javier que quiera oír una pirekua a la Virgen de la Salud, quien los acompaña en todas sus actuaciones por el mundo pero que le cante en la lengua purépecha. “Madre mía, salud y vida, llena de luz y de gracia, toda hermosa. Quiero darte las gracias porque tu amor de madre me hace cantar las glorias de tu Hijo.

Madre mía, tan bonita yo te quiero tanto. Dame salud y vida. Virgen Inmaculada madre toda hermosa, llena de gracia. Bendita entre todas las mujeres” Yo sé, Javier que a ti no se te dificulta nada. El día que cantes esta pirekua acuérdate de todos tus amigos. Las guitarras de Paracho sonarán mejor y su fama seguirá siendo internacional pero el corazón con que se tocan esos instrumentos maravillosos tiene la sonoridad de los más bellos amaneceres y los más sugestivos ocasos de estas tierras.

Su estilo singular, su armoniosa intervención es siempre creativa y siempre nueva. Por eso son únicos e irrepetibles. Armonía. Canto. Gracia. Poesía.

La excelencia está en que todo lo hacen como si en un momento estuvieran extasiados en acción de gracia cantando a Dios por la vida porque ese amor más grande es hacernos vibrar con lo divino que toda armonía expresa con gran personalidad. Su lengua purépecha tiene un lejos de nostalgia, nos traslada a horizontes infinitos donde el canto es alabanza a Dios.

Al conjunto Erandi hay que escucharlo en silencio, casi meditando y sintiendo lo que ellos sienten cuando miran hacia lo alto como invitando a una peregrinación hacia el cielo y pronunciar la más bella plegaria de alabanza a Dios y a María.

Estas personas impregnadas de armonía hacen más grato el mundo, jamás piensan en hacer el menor mal. Almas limpias y transparentes que sólo saben amar, cantar, vivir y dar generosamente lo que llevan el alma, con profunda alegría.

Estas personas hacen del mundo más amable. Merecen nuestro respeto, nuestro cariño, nuestro agradecimiento, nuestro apoyo no sólo para difundir su música sino para ayudarles a sentir muy cerca nuestra amistad. Viven sin ambiciones. Luchan por vivir más dignamente recordando que los valores espirituales son los más importantes y que lo único que nos va a hacer libres es sentir y vivir la armonía de Dios. No se avergüenzan de comunicar lo que llevan en el corazón.

La música es como el agua que siempre da más sed al beberla. Quien ama de verdad jamás podrá sentirse satisfecho. Porque un amor verdadero no puede ser sino una entrega apasionada. El amor tiene que ser don y sólo don. ¿Por qué nació un día el conjunto Erandi? Porque Dios los creo amorosamente para comunicar con su música la alegría de amar y sentirse amado por Dios hecho hombre en cada uno de sus hijos.

El verdadero amor pone a la gente fuera de sí. Son diferentes los caminos; pero el que vive de la fe, todos los caminos llevan a Dios y comprende que la verdadera felicidad es ser hombre armoniosamente constituido por Dios.

Cómo tenemos que agradecer a tantas personas, que con su música, con sus canciones han impedido que nuestras almas se congelen. Un cantor prominente como Placido Domingo, un compositor inmortal como Beethoven, o el eterno Pavarotti, como un conjunto Erandi, cada uno a su modo y con su estilo porque han cantado con el alma lo que llevan en su corazón y lo han transmitido a la gente para recordarlo en su santuario interior.

El poeta de lo musical ve las cosas y los acontecimientos con una mirada transparente.

Yo creo que no habrá cielo sino grandes compositores y los que recibieron ese don tan apreciado los seguirán repitiendo con los ángeles del cielo con el mismo gozo que cantaron en la tierra el amor infinito. Serán siempre los que saben vivir y cultivar excelencia del Espíritu.

Javier, tu hermano Francisco, que acaba de morir está feliz ahora con el conjunto angélico cantando la pirekua inolvidable a la Reina del Cielo.

Comparte la nota

Publica un comentario