IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Mis tres guaruras

4 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Mis tres guaruras son San Miguel, San Rafael y San Gabriel. San Miguel trae encargo de alejarnos rápidamente del enemigo y decirle ¿Quién como Dios?, San Rafael es el que me acompaña siempre en el camino para librarme de todo aquello que puede impedirme llegar con felicidad al término de mi viaje, San Gabriel tiene alas de oro y se traslada fácilmente para llevar el mensaje más rápido de un lado a otro, en una palabra estos arcángeles están siempre pendientes de quien se encomienda a ellos para lograr andar el destino de la vida con eficacia y éxito.

Todos tenemos en la vida momentos difíciles y tienen una sabiduría tan grande que en un segundo pueden librar de la muerte a cualquiera. Son espíritus puros inteligentísimos y son superiores a la naturaleza humana. El hombre siempre tendrá derecho a equivocarse debido a su fragilidad y a su miseria. Pero los ángeles lo invitan siempre a recurrir al todopoderoso, porque ellos nunca se duermen y están pendientes de interceder a Dios por nosotros mientras caminamos a veces por cañadas oscuras.

Ellos nos hacen sentir conscientemente que no debemos vivir amargados y nos llenan de esperanza, tranquilidad y de paz, porque sabemos que nos cuidan amorosamente por encargo del todopoderoso.

Lo único que necesitamos es confiar plenamente en que ellos no nos fallan nunca cuando los invocamos con fe y con la absoluta seguridad de que su fuerza nos impulsa a vivir de la esperanza.

Ellos están encargados de abrir las puertas del cielo y llegar alegremente a la meta final. Pero los arcángeles estarán siempre pendientes de que nosotros no perdamos el camino de la eternidad.

Estarán con nosotros como los aviones capaces de traspasar las barreras del sonido.

Recordemos aquellos ángeles que sacaron a Pedro de la prisión a pesar de estar atado con cadenas y con miles de seguridades. Le pareció eso como un sueño el andar entre tantas dificultades para salir libre a la calle tomado de la mano invisible de aquel ángel que lo conocía perfectamente porque le habían encargado su cuidado.

Los arcángeles han sido creados por Dios para glorificarlo y alabarlo eternamente y para ayudar a los hombres a lograr vivir con esa plenitud buscando la verdad, la justicia y la paz.

A veces no nos explicamos cómo podemos sortear alguna grave dificultad, pero cuando levantamos los ojos al cielo vemos con claridad la providencia de Dios, que no nos deja ni un momento de su mano.

Me gustaría siempre repetir a mis amigos que Dios nos ama con amor indecible y que lo único que tenemos que hacer es ser fieles a ese amor, como aquél que está encargado de cuidar siempre y atentamente a su amo, a quien jamás le va a fallar porque lo ama.

La vida siempre será como, dijo Pablo VI: Dolorosa, Dramática, Magnífica. Dramática porque en cada instante nos jugamos nuestro destino. Magnífica porque todo es un don y un don de amor.

Que importe que las raíces sean oscuras, porque sabemos que, mientras ellas pelean bajo tierra, ya hay un pájaro cantando en sus ramas.

No son las fuerzas positivas del universo las que pueden actuar solamente. Sino el poder del creador, que está siempre vigilante de todos aquellos que tienen fe y plena confianza en el poder de los arcángeles que Él ha creado para el cuidado del hombre.

Amigo mío, te recomiendo conozcas a mis guaruras y comiences a invocarlos cuando sales a los caminos o en la noche oscura en la cual te encuentres. Ellos apartarán de ti la melancolía, la inseguridad y el desaliento, pero también te aconsejarán la prudencia y la sabiduría, porque los ángeles se bajan del coche en las altas velocidades y en las imprudencias de rebasar sin las debidas precauciones.

Algo no funciona en nuestra civilización actual. Entre más prepotentes nos creemos, pensamos que a pesar de nuestras imprudencias nada nos pasará, porque tenemos capacidad para lograr todas las cosas.

Con esa actitud estamos completamente equivocados. Los arcángeles no podrán actuar con aquellas personas que viven un estrés continuo, con los que andan constantemente nerviosos y privados de la paz interior. Con los que se distraen en el camino y se van por un sentido contrario, a los que traen siempre el celular en la mano y no les importa la seguridad para conducir un automóvil con un máximo de seguridad y un mínimo de riesgo; es decir, todos los irresponsables que no tienen cuidado de la vida de los demás, y están distraídos muchas veces por cosas vanas de la vida, se declaran a sí mismos ineptos para lograr que su vida sea lo primero y cuidar la vida de los demás y convertirse en los buenos samaritanos que nos ayuden a seguir adelante a pesar de todo.

Se ha olvidado actualmente encomendarse cada día con gran fe y devoción a nuestros ángeles de la guarda que Dios nos ha mandado a cada uno, para nuestra protección y, sobre todo, para cuando perdamos definitivamente el camino hacia la eternidad.

Además, todo es gratuito y los ángeles están siempre atentos a nuestras suplicas para liberarnos sobre todo del enemigo, a quien sólo le importa la maldad, la destrucción y la muerte. Por los caminos y por las calles circulan siempre ángeles malos; pero con nosotros, los que tenemos fe en la providencia, están siempre los ángeles buenos para hacer el bien a todos los que encontramos en el camino de la vida.

Ángel de mi guarda, dulce compañía no me desampares ni de noche ni de día.

Comparte la nota

Publica un comentario