IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Mística de Chapingo

7 de julio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

¿Qué quiere decir vivir con una mística definida y concreta? Hace poco tuve la oportunidad de charlar con un notable agrónomo egresado de la institución de Chapingo y le hice esta pregunta ¿Oye, Oscar: dime cuál es la mística de Chapingo en pocas palabras, tú que viviste ahí realizando tus estudios con gran satisfacción y éxito? La mística se puede definir en lo siguiente: enseñar la explotación de la tierra, no la del hombre, darle a nuestras actividades un sentido plenamente social y crear una responsabilidad muy grande para lograr un mejor bienestar del hombre.

De este hombre de campo que ama la tierra y dice que el maíz es sagrado, que el trigo es el encanto de ver crecer una matita y dar muchos granos, y el frijol con el tiempo de lluvias va creciendo juntamente con la mata de maíz y es para todos nosotros un alimento indispensable para la vida. Tener muy presente todas las zonas del país y por consiguiente buscar la cobertura nacional y dedicarse con gran empeño a buscar las soluciones a los problemas del campo.

El Ingeniero agrónomo de Chapingo adquiere un gran compromiso porque le ofrecen los medios de investigación, de información y de trabajo para lograr el bienestar nacional.

En Chapingo han estudiado gentes de bajos recursos -menciona Oscar- tuve compañeros muy inteligentes y estudiosos tratando de formarse lo mejor posible para después ir a demostrar lo que han aprendido, ayudando eficazmente a los campesinos.

Chapingo ofrece todo en los gastos de comida, estudios y formación en un internado de disciplina donde todos saben que hay que devolver el bien de una manera clara y exitosa sembrando en todos los campesinos un amor más grande al campo y a la vida.

Chapingo ha sido semillero de grandes agrónomos, forma profundas convicciones y un gran amor al campo en donde vamos a desarrollar nuestros conocimientos con gran generosidad y profundo agradecimiento al gobierno.

La historia de Chapingo la saben y la conocen perfectamente y la han escrito todos aquellos que han amado su vocación para bien de tanta gente. Estudian las necesidades en las diferentes regiones del país visitándolos poco a poco y el Ingeniero Oscar Neri recuerda con grande cariño y agradecimiento la gran amistad que hizo con tantos estudiantes de toda la región mexicana. Van especialmente a las regiones más apartadas para solucionar el problema de las plagas, realizar canales para regadíos y gastar el dinero del gobierno en beneficio real del campo, sin demagogias y falsas promesas.

Al platicar con hombres como el Ingeniero Oscar Neri aprendemos a vivir de una mística personal en nuestra vida que nos impulsa a mejorar en nuestra manera de vivir para beneficio de los demás.

Esta escuela de Chapingo fue fundada el 28 de febrero de 1854 siendo presidente de la Republica don Álvaro Obregón. Han pasado por sus aulas más de 6,000 alumnos hoy día dispersos no solamente en las regiones mexicanas sino en otras regiones como en Francia e Inglaterra. Estuvo en Texcoco Estado de México y hoy día es la Universidad Autónoma de Chapingo. Ha subsistido gracias al apoyo federal y han salido verdaderamente hombres de gran calidad humana que han volcado sus conocimientos en las regiones más apartadas de México como Oscar Neri que nos cuenta su historia con gran entusiasmo y profundo agradecimiento porque él ama la rectitud, la honestidad, la verdad ante todo para poder lograr ser alguien en la vida.

Oscar comenta que el reglamento y la disciplina estricta entre ellos militar le ofreció una formación muy sólida, muy comprometida y cumplir lo que se promete porque de otra manera el desaliento es terrible y la vida se pasa sin lograr el objetivo que tiene para cada uno de nosotros.

Es notable como el gobierno ofrecía a los estudiantes más distinguidos e inteligentes becas para maestrías, en Inglaterra, en Francia y otros países y sólo se las daban a los que eran verdaderamente disciplinados y ponían el corazón en lo que deseaban en la vida. No hay cosa que nos haga más felices que realizar lo que nos gusta y hacerlo siempre pensando en el éxito, si se ponen todos los medios para lograrlo.

En Chapingo también se practicaba el deporte, complemento muy importante para la formación de la persona. Haga de cuenta, Padre Samuel que vivimos en un seminario y con una disciplina semejante a los seminarios donde se forman integralmente a los sacerdotes y se les infunde una mística como a nosotros: “buscar el Reino de Dios en todas las circunstancias de la vida y hacerlo con amor y entrega generosa”

En el año 1854 inmediatamente se trasladó Chapingo al convento San Jacinto. El principal apoyo ha sido siempre del gobierno federal por medio de la Secretaría de Agricultura. Han salido de Chapingo excelentes ingenieros y maestros, investigadores notables y académicos de gran prestigio y también políticos que llevan la mística de Chapingo. Se abrieron extensiones de Chapingo en otras ciudades como: Cd. Juárez, Saltillo y otras.

Yo soy, dice Oscar Neri, de la generación del 45 donde viví con mucha satisfacción y aprendí de muchas personas a entregarse decididamente a trabajar. Porque estoy profundamente convencido de que sin trabajo no se puede lograr el éxito. Salimos hace 65 años. La organización sindical fue cambiando, la mística importante de Chapingo: formar hombres de principios y valores, infundir en el corazón un grande amor al campo y a México y ser verdaderamente útiles al país.

Esta gente de gran calidad que ha ocupado puestos importantes desea mostrar con sus hechos establecer los valores auténticos del hombre y enseñar la explotación de la tierra, no la del hombre. Actualmente ha disminuido la población de estudiantes de la Universidad de Chapingo por diversas circunstancias por las que ha pasado el campo mexicano.

Quiero felicitar cordialmente a mi gran amigo, Oscar Neri, originario de Juchipila Zacatecas que ama a su tierra, a Chapingo y a México y recuerda con mucha satisfacción a compañeros muy notables que sobresalieron y de los cuales se le aprendió a entregarse decididamente a una tarea difícil pero hermosa.

Actualmente el Ing. Neri vive en la ciudad de Morelia. Sus principios y sus vales son claros.

El recuerdo de Chapingo lo lleva en el alma como yo el recuerdo del seminario de Morelia donde comencé mi formación sacerdotal para servir y servir con alegría y generosidad con el mismo entusiasmo con que yo pisé las aulas del seminario para aprender los latines y los griegos, la filosofía y la teología, el derecho y todas aquellas materias que de alguna forma me dieron una formación integral, juntamente con mi amor al futbol y al básquet y a todos aquellos ejercicios que nos servían para el desarrollo integral de la persona.

Guardo un agradecimiento profundo para todos mis maestros, para todos mis compañeros con quienes compartí días felices, a todos mis alumnos durante mi estancia de maestro formador en el seminario. En la vida hay que tener algo de soldado para caminar siempre con aires de vencedor y no de vencido; algo de poeta para amar la belleza y el campo, amar la propia vocación que Dios nos ha dado con el único fin de servir a los demás, especialmente a los más necesitados.

Chapingo es un ejemplo. La institución con disciplina y orden será siempre una institución en donde se aprende ante todo a vivir.

Comparte la nota

Publica un comentario