IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 8 de diciembre de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

19.47

20.70

Un matrimonio sano II

17 de noviembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Juan Carlos Gómez, LC

En artículo pasado hacía hincapié en que un matrimonio o en general un proyecto de vida no se puede improvisar. Es necesario proyectarlo y construirlo minuciosamente. Pero dentro de este proyecto hay palabras claves que desarrollar.

Quién se ha animado a comenzar este camino difícil pero hermoso como lo es el matrimonio debe tener conciencia en primer lugar lo que es el amor, la primera palabra clave dentro del matrimonio es ésta y no puede por ningún motivo faltar. La segunda palabra clave es el egoísmo, que es contrario al amor. Ésta palabra en cambio, se debe conocer a la perfección, precisamente para que llegue a faltar en el matrimonio, de lo contrario lo que deja de existir es el amor y con el viene el fracaso en la vida conyugal.

¿Qué es el amor? El amor es entrega, es donación, es darlo todo sin esperar nada. El amor es desinteresado, siempre piensa en el otro, es decir en mi conyugue. El amor buscará que el amado siempre se encuentre bien. El amor hace que toda nuestra atención se centre sobre la persona que amamos. Nos hace romper la burbuja de nuestros intereses para preocuparnos de quién en verdad amamos. Es al antídoto contra el egoísmo. He estado leyendo un libro muy interesante del testimonio –diario de una esposa, el libro se llama Media vuelta al corazón. Continuamente se ve como ella en todo busca agradar a su esposo. Y su esposo en todo busca disculpar a su esposa. Esto es el reflejo de lo que es el amor. El amor sabe disculparlo. Me gustaría poner de la letra de San Pablo el himno del amor: “El amor es paciente y bondadoso, no tiene envidia, ni orgullo, ni arrogancia. No es grosero ni egoísta, no se irrita ni es rencoroso; no se alegra de la injusticia, sino que encuentra su alegría en la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. (1 Corintios 13, 4-7). ¿Quieres triunfar en tu matrimonio? ¿De verdad? Pues aquí tienes un mapa exacto de cómo llevar un matrimonio feliz. Ahora bien, no se debe perder de vista que un amor verdaderamente feliz no es fácil. Le entrega y la donación implican una continua lucha. Pero es un camino seguro de plenitud y felicidad.

Por contraparte hablamos del enemigo número uno del matrimonio es el egoísmo. Es el elemento indispensable para echar a perder tu matrimonio. Es decir, que en vez de pensar en hacer feliz a tu conyugue, estás pensando siempre en que te hagan feliz a ti, que en todo te complazcan, que todo te perdonen. Pensar siempre en primera persona. Y el amor es de dos, el egoísmo es de uno sólo, no para un matrimonio. Pero es un veneno tan atroz, porque el corazón del ser humano está hecho para darse a los demás. Qué razón tiene Jesús en los Evangelios cuando nos recuerda que hay más alegría en dar que en recibir. Y el matrimonio no es la excepción. El dar, no entra dentro del vocabulario del egoísta. Pero la felicidad tampoco.

Ahora te toca escoger que palabra quieres que predomine en tu matrimonio. Es un gran reto repito, pero es posible. Te invito a que tu matrimonio tenga la inventiva siempre nueva del amor, esto es buscar siempre innovar en mi amor, buscar sorprender al amado y no ahorrar en absoluto con tal de llenarlo de felicidad. Un matrimonio sano es el que elige amar y rechaza el egoísmo.

Comparte la nota

Publica un comentario