IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de abril de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.80

19.24

Cuba no agachará la cabeza

11 de enero, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Vidal Mendoza

Trump nunca se ha sentido obligado a jugar con reglas convencionales -ni en los negocios ni en la política- la iconoclasia lo ha convertido en un multimillonario y presidente electo de los Estados Unidos. Pero si piensa que puede usar sus prácticas comerciales en el extranjero como modelo para las negociaciones con gobiernos extranjeros, estará en un rudo despertar, especialmente con Cuba. Las transacciones de negocios internacionales del señor Trump han sido lucrativas, pero ejemplifican el tipo de camaradería y trato sombrío que caracterizaba las prácticas empresariales estadounidenses en Cuba antes de la revolución de Fidel Castro, prácticas que alimentaron el nacionalismo cubano, aumentaron la popularidad de Castro y llevaron a la incautación de más de mil millones de dólares de propiedad estadounidense.

En una escena de “El Padrino II”, el dictador cubano, Fulgencio Batista, muestra un sólido teléfono de oro en presencia de líderes empresariales estadounidenses que se lo agradecieron por sus políticas de negocios.

En 1957, la compañía de telefonía cubana de propiedad estadounidense lo hizo en 1957. En otra escena, los líderes de las familias del crimen estadounidense que se divierten en La Habana cortaron un pastel cubierto con hielo que dice “Cuba”. Esta escena era apócrifa, pero el crimen organizado controlaba el La industria de la hospitalidad cubana en la década de 1950 – los hoteles, casinos, bares y clubes – junto con los vicios asociados de las drogas, los juegos de azar y la prostitución. La policía miró hacia otro lado, y Batista consiguió un pedazo de la toma.

Para Castro y muchos otros cubanos, tal comportamiento era una afrenta a la dignidad nacional ya la soberanía. En 1963, un reportero francés citó al presidente John F. Kennedy como quien dijo en una entrevista: “Ahora, tendremos que pagar por esos pecados”.

Los amargos recuerdos de esos años llevaron a Castro a expulsar a las empresas estadounidenses ya cerrar la industria del turismo. Sin embargo, este tipo de convivencia desagradable entre las empresas y el gobierno ha sido rutinaria en las operaciones en el extranjero del Trump. Él mismo incluso envió consultores a Cuba en 1998 para investigar un acuerdo de hotel, aunque eso violó las sanciones económicas estadounidenses.

¿Trump llevará su estilo de hacer negocios en la Casa Blanca? Hasta ahora ha sido vago acerca de cómo va a trazar una línea entre sus operaciones comerciales y su presidencia. El presidente electo se imagina como un extraordinario creador de acuerdos, así que no hay razón para pensar que, como presidente, no se acerque a las negociaciones de la misma manera que lo hacía como un hombre de negocios, duro, tempestuoso y amenazador. Después de todo, trabajó en la campaña electoral.

La muerte de Castro llevó al Trump a reiterar una promesa de campaña que hizo: A menos que Cuba esté dispuesta a negociar mejores términos con Washington, invertirá la política de compromiso del presidente Obama. “Si Cuba no está dispuesta a hacer un mejor trato para el pueblo cubano, el pueblo cubano / estadounidense y los Estados Unidos en su conjunto, pondré fin al trato”, escribió el lunes.

La relación entre Estados Unidos y Cuba que Trump heredará del Presidente Obama en realidad no es el resultado de un solo acuerdo, sino una compleja estructura de muchos “acuerdos”, más de una docena de acuerdos bilaterales y una variedad de relaciones comerciales en telecomunicaciones, transporte y atención médica.

¿Qué tipo de resultados puede esperar el Trump en un nuevo acuerdo? Durante dos años, las negociaciones diplomáticas entre Washington y La Habana han avanzado a gran velocidad, con una docena de nuevos acuerdos firmados, desde la protección del medio ambiente hasta la cooperación policial contra los narcotraficantes. Cuba no se opone a nuevas conversaciones y está dispuesta a buscar un terreno común. Incluso ha estado dispuesto a discutir la compensación por la propiedad estadounidense nacionalizada en la década de 1960 y la delicada cuestión de los derechos humanos.

Pero la soberanía es otra cosa. Raúl Castro, al igual que su hermano, siempre ha descartado negociar los arreglos políticos y económicos internos de Cuba. Durante la política de normalización del presidente Obama, Cuba ha mostrado algunos avances modestos en cuanto a libertad religiosa, liberalización económica e incluso libertad de expresión. Pero esos resultados no fueron paridos a partir de negociaciones directas o demandas de Washington. Son subproductos de la reducción de las tensiones entre Estados Unidos y Cuba, atribuible al propio compromiso.

En otras palabras, si los negociadores del Presidente Trump golpean la mesa exigiendo concesiones políticas de Cuba, no los llevará lejos. Los cubanos no se asustan con facilidad, habiendo sobrevivido medio siglo de parcelas incubadas en Estados Unidos para derrocar a Castro: la invasión, la guerra secreta de la C.I.A., los intentos de asesinato, el embargo económico y las amenazas de ataque directo. Nada de eso extraía concesiones. Una amenaza de los Estados Unidos de cerrar su embajada o cortar los viajes turísticos de sus ciudadanos no funcionará mejor.

Trump tiene suficiente experiencia de negociación para darse cuenta de que ambas partes deben aceptar un acuerdo. Si realmente quiere uno con Cuba, en realidad hay varios acuerdos que se deben hacer: indemnización por siniestros, términos para el comercio y la inversión, y una plétora de temas de interés mutuo.

Lo que seguramente no obtendrá es el tipo de tratos de amor que ha conseguido en otros lugares para la Organización Trump, tanto como él todavía podría soñar con la apertura de una Trump Tower en La Habana. Los cubanos no tienen interés en regresar a ese tipo de capitalismo de compadres. Pero como presidente, podría cerrar acuerdos que servirían a los intereses tanto del pueblo estadounidense como cubano. Un regreso a la hostilidad, a los llamamientos ya la burla como política no serviría a los intereses de ninguno de los dos y sería un gran fracaso conspicuo del arte del trato.

Comparte la nota

Publica un comentario