IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Wendy Rufino. Son 5 los estados que participan en la 11va edición del Festival de Cine y Video Indígena.

FECVI busca que la sociedad no ignore la cultura étnica

19 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El documental etnográfico se encuentra entre el arte y la ciencia, realizadores y estudiosos toman posturas frente a la importancia que debe tener el contenido y la forma en una producción de este tipo; en lo que no hay duda es la importancia de conocer la diversidad cultural que existe en el planeta, lo que busca poner en pantalla la decimoprimera edición el Festival de Cine y Video Indígena (Fecvi), que actualmente se realiza en la Casa Natal de Morelos.

Interculturalidad y equidad de género son términos que deben permear en la producción cinematográfica relacionada con los pueblos indígenas, ya que si bien comenzó en Europa como una herramienta para estudiar a las poblaciones colonizadas, actualmente sirve para la autorreflexión de los integrantes de las comunidades originarias, gracias a que existe mayor acceso a los medios tecnológicos, destacó Alfonso Muñoz Güemes, investigador de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, quien impartió la conferencia de apertura del Primer Encuentro de Realizadores que se realiza en el marco del Fecvi.

Asimismo, el profesor expuso que hay diferencias entre la ficción y el documental etnográfico, por ejemplo en el manejo del tiempo, ya que en el primero puede manipularse a placer, mientras que en el segundo hay una secuencia y un tiempo sagrado que se debe respetar, aunque paulatinamente, la antropología visual se fortalecido como disciplina y la cuestión estética ha enriquecido el lenguaje y las posibilidades creativas para llevar a la pantalla las experiencias de los pueblos indígenas.

Por la tarde se proyectaron los cortometrajes Lacandones expedición de Leonard 1955 (Lacandon), del director Saudhi Batalla; Mujeres solas (purépecha), de Fernández Alonso y Kathia Jemal; Fiesta del tambor: sabiduría ancestral (wixárika), de Nuvia Hernández, y Los monjes (purépecha), de Dorian Neyra y Clementina Campos. Al término de la exhibición se suscitó un intercambio de opiniones entre el público, principalmente respecto al trabajo Mujeres solas, que a algunos les pareció conmovedor, pero a otros disgustaron las fallas técnicas, lo que de nuevo puso en la mesa el tema del arte y la ciencia.

Para más información, consulta la edición impresa de La Voz de Michoacán.

Comparte la nota

Publica un comentario